lamarea.com

jueves 26 abril 2018

Opinión

El cese de Sánchez Mato, un ejemplo de política subyugada

“El cese no era obligatorio, ni técnico, sino una cabeza que tanto Montoro como Carmena querían cobrarse”, opina Daniel Bernabé.

20 diciembre 2017
11:55
Compartir
El cese de Sánchez Mato, un ejemplo de política subyugada
Manuela Carmena durante el pleno de investidura.

El cese de Sánchez Mato como concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid por parte de Manuela Carmena ha supuesto un nuevo episodio en el que la alcaldesa, y quienes la apoyan, han vuelto a agachar la cabeza ante la derecha, en este caso ante Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Función Pública del Gobierno central. Sin embargo este suceso, más allá de sus protagonistas concretos, nos puede valer para analizar los males que azotan a la izquierda y el funcionamiento político de nuestra sociedad actual. De hecho, su desenlace es la constatación de que esos males no son percibidos como tal, sino tan solo como el único resultado posible. Lo que aquí se juega es más que una batalla partidista o un modelo municipal, lo que aquí se dirime es que sea la política quien dirige a la economía o que quede relegada a mero apéndice gestionario del modelo neoliberal.

La primera consecuencia, la más grave, es que muchos simpatizantes de Ahora Madrid, así como una parte de los políticos de eso que se llamó el cambio, han aceptado el horizonte de la abnegación, el there is no alternative thatcheriano, la siniestra confusión que nos lleva a pensar que la responsabilidad es un término absoluto y no dirigido: siempre se es responsable respecto a alguien o algo y en este caso Carmena lo ha sido respecto a Montoro, la Troika y los mercados, no hacia sus votantes. La responsabilidad es mucho mayor que la de una mala decisión o una simple decepción –la cual siempre es superable–, la responsabilidad es la educar en una mentira interesada a miles de personas hipotecando nuestro futuro inmediato. Resulta paradójico que quien se aupó sobre el sí se puede diga ahora que no es el momento, que se jacte de la imposibilidad.

A Sánchez Mato, quien había hecho una más que correcta labor en su área, logrando superávit, reduciendo la deuda y aumentando la inversión, se le cesa con la excusa de su negativa para votar su plan económico y financiero, para entendernos, un papelote que los ayuntamientos que han superado el techo de gasto impuesto por Montoro, esto es, Bruselas, tienen que presentar al ministro para decirle que se van a portar bien. Encontramos aquí la primera mentira en el asunto. Decir que este plan era de Sánchez Mato equivaldría a decir que el Quijote es autoría del señor que activa la imprenta donde se edita. El concejal, junto a otros compañeros de grupo, se mantuvo firme en la convicción de no aprobar algo que no representaba su trabajo, su línea política, la del programa con el que Ahora Madrid se presentó a las elecciones. El PP salió al quite. Los compañeros de viaje lo expresan todo.

Había herramientas legales y vericuetos administrativos para no haber tenido aún que poner en marcha el plan. Lo que se ha presentado como una elección entre la independencia del ayuntamiento o la intervención del ministro es realmente aceptar una intervención de facto. Reducir la partida de inversión a límites de supervivencia ni siquiera vistos en los momentos más duros de la crisis para pagar la deuda de la M30 y sus sobrecostes –veremos de qué naturaleza– es algo más que una intervención, es ponerte la careta del ministro pero recibir tú los golpes. Del no debemos, no pagamos, a pase y sírvase usted mismo.

El cese no era obligatorio, ni técnico, sino una cabeza que tanto Montoro, como la alcaldesa querían cobrarse. La razón es doble: por un lado, no ha convenido mostrar a la ciudadanía que otra política económica es posible; por otro, que quien la ha llevado a cabo sea un comunista ha despertado grandes suspicacias, y no solo en la derecha. El ministro se quita a una de las pocas figuras que le había plantado cara, la alcaldesa elimina a quien le recordaba cuál era el compromiso fundacional de Ahora Madrid. Efectivamente, como se ha dicho, había razones estratégicas y electoralistas, pero no precisamente por parte del concejal.

Montoro ha hecho su trabajo. Su herramienta, presentada como una falsa asepsia económica, ha sido la de retorcer su propia norma de gasto para pedir unos recortes aún más exagerados a Madrid, una dureza inédita en otros ayuntamientos, donde se ha sido más suave o directamente se ha mirado hacia otro lado. La razón es obvia: Madrid era la punta de lanza de las políticas contrarias al austericidio. Hacer fracasar su proyecto es asestar un aldabonazo a las mismas.

Si esta es la situación concreta, donde las excusas han venido más por parte de la propia Carmena que de la derecha –que se ha limitado a observar y frotarse las manos– cabría indagar en las causas de cómo ha sido posible que se llegue hasta aquí. Si bien las razones del reparto de poder dentro del contexto del Podemos madrileño han importado, también habría que recordar que Carmena ya representa una corriente en sí misma, donde su mano derecha en la sombra, Cueto, ha ejercido de Richelieu contra los sectores más avanzados de la convergencia: IU, Anticapitalistas y Madrid 129. La auditoría municipal, el caso del Open de Tenis o la operación Chamartín se han destapado como los casos en los que el carmenismo ha pugnado con estos sectores, es decir, se ha hecho patente la lucha entre la tecnocracia social liberal y la izquierda transformadora.

Es cierto que la división favorece a la derecha, como no es menos cierto que esta ya es una coartada que nos debería sonar: fue la que durante años utilizó el PSOE cada vez que aplicaba políticas de derechas. Que quien crea las divisiones advierta de ellas es tan solo un mecanismo para cargar la culpa sobre quien, justamente, las critica. Esta no ha sido la primera línea roja que el carmenismo ha cruzado. Desde el caso Zapata, pasando por los titiriteros, hasta sus encontronazos con las plataformas de vivienda no ha dudado en dejar a los pies de los caballos a quien haya hecho falta para no enturbiar su buscada imagen de sensatez. Mención aparte quizá merezca el caso de Rita Maestre, donde la concejala conservó su puesto y, pese a haber recibido el apoyo de todos los sectores de Ahora Madrid así como de la izquierda en general, no dudó en utilizar un vídeo en las primarias de Podemos donde abjuraba de ellos. Los significantes vacíos no entienden de lealtad.

La propia línea política del carmenismo podría encajar a menudo en el propio Ciudadanos. Insistir en la mentira de la gestión neutra, en la ideología de la no ideología, en el gobernar para todos. Siempre se gestiona de acuerdo a unos principios, en una dirección, buscando unos resultados, siempre se gobierna de acuerdo a una ideología, nunca se puede gobernar para todos, cuando ese todos, la ciudadanía, está compuesto por clases sociales con intereses contrapuestos. Insistir en despolitizar Ahora Madrid no es más que politizarlo de acuerdo a una ideología muy concreta, la que piensa que tratando bien a los ricos se podrán crear unas condiciones óptimas para todos. El PP opina lo mismo, solo que sabe que la segunda parte de la propuesta es tan irreal como prescindible.

Carmena se ha movido a la perfección en las guerras culturales y en la crítica de los sectores más reaccionarios a sus proyectos de movilidad. Mientras que ella sea presentada como una peligrosa revolucionaria por los grandes medios, mantiene a salvo su imagen para la mayoría de sus votantes, que perciben lo exagerado de las acusaciones. El juego le ha permitido ir sorteando el conflicto, tapado por encontronazos teatrales, hasta que el conflicto se ha presentado y no ha tenido más remedio que hacerle frente, elegir, aplicar una ideología, la suya. Carmena, al renunciar unilateralmente al programa de Ahora Madrid y condenar al ostracismo a las bases de Ganemos, no ha mostrado independencia, sino cesarismo, aquella forma de proceder que sitúa las decisiones personales –las de su corriente y los intereses que representa– por encima del proyecto que representaba.

Porque este ha sido el pecado original no, siendo justos, de la alcaldesa, sino de quien la aupó a ser quien es. Carmena, ya como creación electoral, fue una figura indispensable para ganar el ayuntamiento, no por sí misma, sino por los valores que se le asociaron en una campaña que duró meses y que se construyó desde abajo: sin el esfuerzo coordinado de miles de personas no hubiera sido más que una candidata más. El problema de las figuras vacías es que nunca lo están realmente y en este juego de matrioskas lo que Carmena traía coincide poco con lo que Ahora Madrid decía pretender.

Esto no es un conflicto entre una izquierda radical, insensata y perdedora contra una nueva política victoriosa con los pies en la tierra. Lo primero porque, resulta absurdo, calificar lo que Sánchez Mato ha representado como idealista, cuando no ha existido nada más material que sus cuentas, dirigidas ideológicamente hacia el objetivo de una gestión más justa. Lo segundo porque las victorias no son cosas de campañas ni de piruetas retóricas, sino de contextos y saber aprovecharlos, y el que se dio en las pasadas elecciones no se dará en las siguientes. Lo tercero porque lo electoral era solo una herramienta para ir más allá, o al menos eso se nos dijo con el asalto municipalista: la clave era aprovechar las instituciones para mostrar otra forma de hacer, pero también para fomentar una repolitización por abajo. Justo al revés de lo hecho, ya que la idea no era crear superheroínas, sino dejar claro que sin la movilización ciudadana y su implicación en los asuntos de la polis no hay transformación posible. No esperábamos la revolución, sí algo de oxígeno.

Hay que tener, efectivamente, los pies en la tierra. Pero para ello lo que es imprescindible es recordar que siempre existen dos tierras, la del club de campo y la de los barrios que te votaron. No hay nada peor que el escapismo atroz de la falsa sensatez.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Daniel Bernabé

Daniel Bernabé

14 comentarios

  1. vilardelara
    vilardelara 27/12/2017, 18:13

    Aunque también desde la periferia, observo lamentablemente que el contenido de este artículo confirma mis peores impresiones. Las explicaciones de la alcaldesa no me resultaban convincentes.

    Responder a este comentario
  2. Tolia
    Tolia 24/12/2017, 02:35

    Desde la periferia, me ha gustado leer este artículo, con contenido sólido.

    Responder a este comentario
  3. Temprano
    Temprano 21/12/2017, 08:59

    Vivo fuera de Madrid, en la España periférica, y estoy muy cansado de la subordinación de la política de la izquierda a las disputas entre tribus madrileñas plagadas de personalismo y egocentrismo. Aquí tenemos un nuevo ejemplo dispuesto a reventar cualquier proyecto que pueda servir de estímulo a la unión, basada en objetivos, que sirva para avanzar a la izquierda real de este país.
    Entre las élites extractoras y las tribus egocéntricas de la izquierda nos lleváis de cráneo.
    ¿Para cuándo la independencia de Madrid?
    ¡España Donut ya!

    Responder a este comentario
  4. takeda
    takeda 21/12/2017, 08:39

    “Había herramientas legales y vericuetos administrativos para no haber tenido aún que poner en marcha el plan.”

    ¿Cuales?

    Responder a este comentario
  5. Ernesto
    Ernesto 20/12/2017, 23:40

    Buen artículo, y gracias a los que han comentado con sus explicaciones. Me ha servido de ayuda para entender mejor el artículo.

    Responder a este comentario
  6. María Socorro
    María Socorro 20/12/2017, 18:42

    Yo creía que lo de Carmena era un caso de transfuguismo por arriba, pero estoy empezando a pensar que es un topo que nos han colado desde el principio.

    Responder a este comentario
  7. Pensador
    Pensador 20/12/2017, 17:52

    Hasta las narices de gente que pone en riesgo todo un proyecto por cuestiones de pureza individual.
    Carlos Mato ha sido bien destituido y tras una gestión fantástica, ha fallado al proycto poniendo a la alcaldesa en una situación límite en una batalla que está ganada en el Parlamento. Ha sido un acto de individualismo frente al proyecto común. Llamadlo como queráis, pero es lo contrario de los valores de izqueirda
    No comparto nada este artículo.
    ¿De verdad luego hablamos de reformar el régimen del 78? ¿A sí? ¿Cómo? ¿Con un gobierno del cambio donde los ministros le lleven la contraria al Presidente y voten en el Parlamento en contra de sus mociones? Luego nos extraña que la gente no se tome en serio a la izquierda. A mi no me extraña nada.

    Responder a este comentario
    • P. González
      P. González 20/12/2017, 18:31

      Es usted muy dueño, Sr “Pensador”.
      Pero muchos (al menos yo) nos tememos que el asunto del PEF haya sido una mera cortina de humo para realizar un “ajuste de cuentas” (de carácter preventivo).
      Y, por otra parte, a algunos (al menos a mí) los argumentos de D. Daniel Bernabé nos parecen sólidos y coherentes y la narración de los hechos que realizan D. Eduardo Garzón y algún que otro “testigo, parecen bastante verosímiles”.
      Por otra parte ¿qué problema hubiera habido en consultar a los ciudadanos?
      Saludos.

      Responder a este comentario
    • Berlanga
      Berlanga 20/12/2017, 18:55

      Para ser “Pensador” no te lo aplicas y quizás debieras rebautizar en “Hablador”…
      Recuerda el paralelismo: Troika = (Montoro); Varoufakis = (Sánchez-Mato); Tsipras = (Carmena); Pueblo Griego = (Pueblo Madrileño).
      El único que gana es Montoro (Troika), un Ministro tramposo y reprovado por la Cámara Legislativa de la Soberanía del Pueblo por hacer leyes anticonstitucionales (Amnistía Fiscal para defraudadores). Carmena (Tsipras) ha quedado desacreditada. Sánchez-Mato mantiene su profesionalidad, su dignidad y su credibilidad intactatas. El pueblo madrileño (pueblo griego) engañado/traicionado con sus propios votos.

      Responder a este comentario
    • La AIReF explica
      La AIReF explica 20/12/2017, 20:06

      Sr. Pensador se lo explicamos:
      La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha aclarado este miércoles que no ve al Ayuntamiento de Madrid como una de las entidades locales “más incumplidoras” en lo que se refiere a las reglas fiscales. De hecho, han asegurado que no se encuentra en una mala situación y que su evolución ha sido correcta, por lo que no entienden por qué se tomó la decisión “del seguimiento semanal de sus cuentas” desde el ministerio de Hacienda.

      Las declaraciones la han realizado en la presentación del Informe sobre las Líneas Fundamentales de los Presupuestos de 2018 de las Entidades Locales y tras el cese del responsable de Hacienda y Economía, Carlos Sánchez Mato. La alcaldesa Manuela Carmena tomó la decisión de destituir al concejal después de que este rechazara apoyar el Plan Económico y Financiero (PEF) que el Ayuntamiento había elaborado para cumplir con la regla de gasto impuesta por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
      El ministerio de Hacienda llegó a intervenir en las cuentas del Ayuntamiento exigiendo un reporte semanal de los gastos municipales tras haber rechazado en tres ocasiones el PEF presentado en Madrid. Una medida que AIReF, el organismo que audita las finanzas de sus administraciones públicas, ha aclarado que no ve “por qué se llevó a cabo” ya que la situación de las cuentas “no era mala”.
      De hecho, la entidad ha explicado que se había conseguido reducir la deuda y que no es una de las ciudades más incumplidoras de las reglas fiscales: “Madrid ha elevado su contribución al superávit acumulado de las entidades locales y han reducido su deuda en los últimos años”.

      Por lo que no ve en sus presupuestos, a nivel de cumplimiento de las reglas fiscales que se establecen en la normativa de estabilidad, ningún motivo para desencadenar esa medida ni por el cual deba “singularizarse” con respecto a otras entidades locales.

      La Airef también ha explicado que aún no conoce aún el PEF de Madrid aprobado ayer, que planea incumplir en 100 millones de euros la regla de gasto en 2017 a cambio de acatar la limitación a la inversión el próximo año.
      Diario Público 20/12/2017

      Responder a este comentario
      • Kyopaxa
        Kyopaxa 23/12/2017, 13:58

        Ya, bueno, y la deuda de Grecia también se auditó por organismos independientes y se consideró injusta e indigna. ¿Consiguió Grecia someter al poder neoliberal? NO.

        Un problema que tenemos en la izquierda es la fragilidad al considerar todo desvío de los planes idealistas como un error o traición, da igual la realidad del problema principal de la izquierda: QUE LA DERECHA PONE EL TABLERO DE JUEGO. Qué gran día descubriremos que no se trata de luchar sin torcerse, sino de seguir luchando después de haberse torcido.

        Todo tiene un límite, claro está, de allí que el PSOE ya no sirva. De allí que Ahora Madrid tampoco servirá en unos años. Pero es muy pronto, Ahora Madrid todavía sí.

        Responder a este comentario
  8. P. González
    P. González 20/12/2017, 14:16

    En mi buenismo he intentado evitar el pensar exactamente igual que D. Daniel Bernabé y he preferido achacar este último palo de ciego al exceso de autoestima de la Sra. Carmena que no puede consentir que se le desautorice en público y, de paso, se cobra la factura del desaire que le hicieron a su Rasputín de cabecera (D. Luis Cueto) en el asunto de Madrid Open tenis.
    Aunque cada vez con menos fe, voy a seguir intentando creer en ello.
    Pero lo cierto es que las cosas están llegando demasiado lejos y con su inexplicable decisión lo que va a hacer es poner de rodillas y dejar con las manos atadas a la espalda a todo el equipo de gobierno que, por su personal “ocurrencia”, tendrá que gobernar el próximo año sin dinero (salvo para la banca y los gastos corrientes).
    Por eso me ha alegrado que los Sres. de Izquierda Unida, dejen constancia de la gravedad y la irresponsabilidad de la decisión adoptada por la Sra. Alcaldesa y le pidan que la recopnsidere.
    Y yo me pregunto:
    ¿Por qué nuestra señora alcaldesa, por muy alcaldesa que sea, pactó con el Sr. Montoro sabiendo que no había consenso dentro del equipo de gobierno?
    Mucho me temo que su “humilde soberbia” y sus arrebatos de personalismo le están jugando malas pasadas en los últimos tiempos.
    Y pienso esto porque, como le tengo por persona independiente y honesta, me niego a suponer como hace DF. Daniel Bernabé, que simplemente esté trabajando (junto con Podemos) para preparar una candidatura “limpia” (de perroflautas, desobedientes y comunistas) para el 9 de junio de 2019 y este episodio no sea más que un bombardeo previo para ir “ablandando posiciones”.
    Lo malo del caso es que empiezo a no creérmelo.
    Me gustaría que alguien con más conocimientos administrativos que un servidor, me ilustrara sobre si aún se está a tiempo de revertir la tropelía por el simple procedimiento de no aprobar los próximos presupuestos y prorrogar los actuales.
    Sería una salida un poco cutre, pero bastante práctica, aunque tendría que contar con el convencimiento de todos (salvo el PP) los que han propiciado esta genuflexión ante el Sr. Montoro.
    Saludos.

    Responder a este comentario
  9. Pedro T.
    Pedro T. 20/12/2017, 13:14

    Magnífico artículo. Algunos se asustan cuando hay que luchar contra el poder económico.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

¿Dónde está mi derecho a decidir?

"Se trata de hacer valer una más que dañada democracia, que parece que nunca acaba de despertar"

Los socios/as escriben

Mentalidad postcapitalista

"Lo de la meritocracia resultaría de risa si no tuviera unas consecuencias tan crueles. ¿Qué méritos han hecho los ocho hombres más ricos del planeta para tener la misma riqueza que los 3.600 millones de personas más pobres?". Antonio Zugasti reflexiona sobre el imaginario capitalista.