lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Opinión

¿Por qué soy comunista?

Marina Albiol, Maxi Nieto, Marga Ferré, Esther López Barceló, Felipe Alcaraz y Carmen G. Magdaleno explican qué es ser comunista hoy.

18 diciembre 2017
13:30
Compartir
¿Por qué soy comunista?
Pintura de Dimitri Vrubel en el muro de Berlín que muestra al líder comunista Erich Honecker (RDA) besando a su homólogo soviético, Leónidas Breznev. Foto: Marta Nimeva N.

A raíz de la publicación de Por qué soy comunista (Península, 2017), de Alberto Garzón, preguntamos a seis personas relacionadas con el movimiento comunista acerca de qué tiene que aportar hoy en día el comunismo a epígrafes tan dispares como el municipalismo, el feminismo o la construcción europea.

Marina Albiol

Eurodiputada del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea

En el contexto europeo, donde la ultraderecha parece renacer de nuevo tras la crisis, ¿por qué cree que el comunismo no ha tenido un repunte similar? ¿Cuál piensa que puede ser el papel de las comunistas en el presente inmediato?

La extrema derecha está en auge porque siempre ha sido el plan B del sistema para situaciones de crisis de representatividad como la que vivimos. Son el aliado perfecto de las élites porque, aunque se presenten como alternativas al sistema, no cuestionan sus bases económicas y materiales, lo que las convierte en una apuesta muy cómoda para evitar que las clases populares encuentren en la izquierda la respuesta al modelo neoliberal que genera paro, pobreza y desigualdad.

Trump o Le Pen son cómodos a las élites y por eso los impulsan. Lo hacen de muchas maneras, pero sobre todo asumiendo las políticas que llevan en sus programas. Así, cuando la Unión Europea pone en marcha políticas racistas contra las personas migrantes y refugiadas –como el cierre y la externalización de fronteras, las deportaciones forzosas, o los CIE–, y los gobiernos estatales las aplican obedientemente, se da alas a la extrema derecha.

En este contexto, no debemos perder de vista dos cosas. Por un lado, que con la UE de Maastricht, del BCE, del euro y de la doctrina de la Europa fortaleza, no hay futuro para el pueblo europeo y los pueblos de Europa. Y por otro, que los y las comunistas podemos jugar un papel esencial en revertir esto y construir una alternativa junto a las organizaciones de izquierda anticapitalista, en base a la unidad y la movilización.


Maxi Nieto

Profesor en la Universidad Miguel Hernández

En un mundo de economía globalizada donde el capitalismo parece ser omnímodo e invencible, ¿tiene el comunismo alguna propuesta económica actualizada? ¿Se ha adaptado a las condiciones materiales de nuestro presente?

El comunismo en Marx es un proyecto de emancipación social consistente en el autogobierno ciudadano que se ejercería sobre la base del control consciente, racional y democrático de la producción. El dispositivo institucional para lograrlo es la planificación económica, que permite superar la anarquía de la producción capitalista y habilitar un control social del excedente, acabando así con la explotación del trabajo, todo lo cual ha de permitir orientar libre y democráticamente el desarrollo social.

Pero coordinar eficientemente una economía compleja, lo cual implica poder realizar un cálculo racional de costes, exige condiciones tecnológicas —además de políticas— muy concretas que en tiempos de la URSS no se daban. Sin embargo, el desarrollo científico-técnico actual (informática, big data, inteligencia artificial) permite por vez primera en la historia una genuina planificación eficiente y democrática de la economía basada en las ideas de Marx.

Funcionaría como un sistema distribuido, centralizado y descentralizado a la vez, con espacio para la experimentación empresarial y el trabajo independiente. Amazon o Wal Mart, con su gestión informatizada de insumos en tiempo real, prefiguran algunos de los mecanismos de ese modelo comunista viable y eficiente. Estas ideas se desarrollan en Ciber-comunismo. Planificación económica, computadoras y democracia (Cockshott y Nieto, Trotta, 2017).


Marga Ferré

Secretaria de elaboración política de IU

A 100 años de la Revolución, ¿qué queda del comunismo? ¿Qué es ser comunista hoy?

Haré una primera afirmación quizá provocadora: yo sería comunista aunque la revolución de octubre no hubiese ocurrido. Quiero decir que las ideas que inspiraron e inspiran el comunismo siguen siendo tan válidas como vivo está el capitalismo depredador y explotador que combaten.

Tras la caída del Muro, la tergiversación histórica se ha hecho ley hasta el punto de que es imposible imaginar un mundo no capitalista para la mayoría de la gente, es decir, nos cuesta imaginar un mundo sin explotados ni explotadores, sin clases sociales, sin competencia, sin mercado. La idea de que los seres humanos podemos construir una sociedad de hombres y mujeres libres e iguales es tan poderosa y justa, que el capital necesita todo su enorme poder de seducción para intentar evitarla y convencernos de que no es posible soñar mundos fuera de los estrechos límites de su feroz tiranía económica.

Hoy, como en el siglo XIX, el trabajo es el centro de la explotación humana; cada vez más y es por eso que las ideas que desvelan esta aberración como antihumanas y que proponen un mundo justo e igualitario, tienen tanto o más sentido que en otras épocas de nuestra historia.


Esther López Barceló

Profesora de Historia

¿Qué pueden aportar los comunistas al municipalismo, a la política más cercana?

Las políticas municipales son una suerte de oportunidad para generar empoderamiento popular y garantizar que el colectivo pueda formar parte de la toma de decisiones. Las comunistas reivindicamos una sociedad en la que el bien común esté a disposición de las necesidades de la mayoría y, para ello, desde la política local, podemos conseguir participación directa de las vecinas y vecinos en cómo redistribuir los presupuestos, someter a escrutinio público la auditoría de la deuda, impulsar el tejido económico alternativo social y solidario… En definitiva, tenemos la posibilidad de subvertir el orden impuesto, ese que establece que lo económico no se puede someter a debate. Estoy por todo ello firmemente convencida de que nuestra visión, eminentemente marxista, es imprescindible para cooperar con otras en la construcción de ciudades democráticas, en el más profundo y bello –por qué no– sentido de la palabra.


Felipe Alcaraz

Escritor

¿Cuál cree que fue el papel del comunismo en la caída de la dictadura franquista, así como en la consolidación del llamado régimen del 78?

Vázquez Montalbán acuñó aquello de “correlación de debilidades”: el franquismo no podía retroceder, reinventándose, ni la oposición democrática podía ir más adelante. En todo caso, el santo no se cayó por el lado del PCE, que dio todo lo que tenía en la lucha por las libertades. Aquel empate lo resumió bien Marcos Ana, cuando dijo aquello de que él no había luchado por una democracia como esta. Quizás la explicación esté en el artículo determinado: se decía “el” partido, sin necesidad de añadir ningún otro término; artículo que habla de cierta soledad para alcanzar las alianzas necesarias para la ruptura. Alguien lo dijo ante los carteles del PSOE en 1977: 100 años de antigüedad y 40 de vacaciones. Y después la historia se complica: hay dos relatos de la transición, el dominante (unos pocos sabios diseñan una transición modélica) y el real: la lucha social por las libertades estuvo ahí, en las bases del PCE y de otros partidos “radicales”; en la modélica transición hubo más de 300 muertos, 190 de ellos a manos de franquistas “incontrolados”. Hoy la correlación ha alimentado continuidades, pero a la vez hay impulso para saber que hay mimbres para un proceso constituyente. En la C78 no cabemos ya todos.


Carmen G. Magdaleno

Responsable de comunicación en IU de Lugo

¿Cómo ve las relaciones entre el movimiento feminista y el comunista?

La subordinación de la mujer al hombre es una forma de dominación directamente relacionada con la explotación de clase. La sociedad patriarcal ahorra costes y favorece al modelo productivo capitalista: es una forma de organización muy rentable porque legitima que las mujeres, nada menos que la mitad de la población mundial, se ocupe sin remuneración del trabajo doméstico y los cuidados y que, además, reciba salarios (más) reducidos y contratos (aún más) precarios en el trabajo remunerado. Por lo tanto, el único modo efectivo de combatir esa alianza entre patriarcado y capitalismo es la unión entre comunismo y feminismo. Es decir, adoptar la perspectiva de género en la lucha de clases y la perspectiva de clase en la lucha contra el patriarcado. El objetivo de ambos movimientos es la emancipación y la igualdad de todos los seres humanos. Para cumplirlo hay que derribar las dos divisiones sociales que permiten a la élite explotar a la mayoría social trabajadora: la de clase y la de género. Por eso tengo claro que una persona comunista debe ser necesariamente feminista, y al revés.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Daniel Bernabé

Daniel Bernabé

4 comentarios

  1. cuñadano
    cuñadano 12/01/2018, 17:00

    muy bien . eso es. Lo mejor es el liberalismo. que ninguna norma te impida despedir a gente sin motivo, el dinero a ultranza aunque para buscarlo haya que asesinar con misiles gente inocente. Bueno, inocente no, los pobres son culpables por no ser ricos. hay que acabar con ellos y asi te quedas tu solita en el mundo con cuatro liberales mas.viva el capitalismo de camboya y tailandia. necesitamos que los niños se pongan a trabajar ya que son mas baratitos. no sea que vayan al colegio, se eduquen y acaben pidiendo derechos de ricos. viva el capital y que se jodan los demas

    Responder a este comentario
  2. Marga
    Marga 29/12/2017, 16:36

    Todos los grandes habladores de mierda en este periodico de mierda, deberían pedir asilo politico en Cuba, vivir el comunismo con carta de racionamiento, sin libertades de ningún tipo, ni siquiera la de salir libremente del pais y escapar, antes de defender el comunismo, esa ideologia retrograda que ha causado tantas muertes a la humanidad. una vergüenza de periodico, espero que que se extinga rapidamente esta plaga de periodistas divulgadores de odio hacia la humanidad.

    Responder a este comentario
    • ponzano
      ponzano 09/01/2018, 16:01

      Totalmente de acuerdo. El comunismo solo ha traído totalitarismo, muerte, ausencia de libertades, represión y miseria. El Muro de Berlín que se levantó en agosto de 1961 hasta su caída en 1989 es la prueba más fehaciente del gran engaño y crimen del comunismo. Luego hay unos cuantos listos en España que pretender repetir la historia cuando no la quieren tergiversar.

      Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 22/12/2017, 21:04

    Cultura/sabiduría, inteligencia versus ignorancia, codicia, egoismo, insolidaridad.
    A más cultura (no confundir con culturas tipo Vargas Llosa), no cabe duda de que se tiende a ser más de izquierdas.
    El mismo Alberto Garzón manifestaba hace unos meses que a la izquierda no le vota el obrero sino la clase media ilustrada.
    Agradezco su compromiso y militancia a todas estas admirables personas.
    Muy acertada y con las ideas muy claras Marga Ferré:
    “Tras la caída del Muro, la tergiversación histórica se ha hecho ley…
    Pues sí, Marga, ahí empezamos a recular y recular y no hemos parado de perder terreno desde entonces.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".