lamarea.com

domingo 17 diciembre 2017

Medio ambiente

Cuatro propuestas para contribuir a paliar el cambio climático

Cuatro iniciativas sencillas que cualquier persona puede realizar, en mayor o menor medida, para ayudar al planeta y combatir el calentamiento global.

27 noviembre 2017
10:25
Compartir
Cuatro propuestas para contribuir a paliar el cambio climático
Comer carne en las proporciones actuales no es sostenible. Foto: Carlos Octavio Uranga.

Este artículo forma parte de #LaMarea54. Puedes comprarla o suscribirte en nuestra tienda online.

Decía John Donne hace 400 años que ningún ser humano es una isla, sino que cada uno es parte de un ente mayor y colectivo: un país, un continente, un planeta. El poeta metafísico inglés pronunciaba así una máxima que se esgrime contra el liberalismo, corriente que promulga que el bien común sería la suma de bienestares individuales, obviando que el lugar en el que naces te dará más o menos oportunidades para alcanzar ese objetivo. Siguiendo la línea de pensamiento de Donne, si nuestras acciones tienen consecuencias a una escala superior y global, se podría destacar la necesidad de la iniciativa individual porque, como dijo Kropotkin, “despierta el espíritu de la revuelta de masas”.

A menudo escuchamos consejos sobre qué podemos hacer, como individuos, para lograr un cambio colectivo. Esto sucede en el ámbito ecológico, donde se promueven desde hace décadas iniciativas como reciclar, reducir el consumo de energía, adquirir productos ecológicos, utilizar menos el coche… Pueden parecer estériles, pero lo cierto es que, más allá de que tengan un impacto más o menos real sobre el medio ambiente, pueden inspirar un cambio de conciencia. Es decir, pequeñas acciones individuales que se generalizan pueden ejercer presión, saltar a la opinión pública y, con suerte, influir en la agenda legislativa. La regulación nos obliga a actuar conforme al deber, como diría Kant, hasta llegar a actuar por deber. Es decir, reciclar por miedo a una multa para terminar haciéndolo porque realmente es lo correcto.

La antropóloga Yayo Herrero afirma que cualquier propuesta que no sea universalizable es injusta, porque no es un derecho sino un privilegio al que no todo el mundo puede acceder. Por ejemplo, promover el consumo de productos ecológicos es algo a lo que solo pueden aspirar personas con un alto poder adquisitivo. Por eso, desde La Marea proponemos cuatro iniciativas que cualquier persona puede realizar, en mayor o menor medida, para ayudar al planeta. Son recomendaciones de organismos como la Organización Mundial de la Salud o la propia Unión Europea.


EVITA COMER CARNE

El mundo (clasificado como desarrollado) come carne por encima de sus posibilidades. Los ecologistas llevan décadas advirtiéndolo, pero ahora lo afirma también la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según un informe de este organismo, publicado en 2015, hay cuatro factores medioambientales que limitan la producción de carne a escala global: la superficie que ocupa la zona de pastos (según el economista Óscar Carpintero, 103 metros cuadrados para un bocado de solo 10 gramos); el agua empleada en el proceso y por los animales; los gases de efecto invernadero provocados por las flatulencias de las vacas; así como la energía invertida en la producción.

En una entrevista, el catedrático de Nutrición de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Lluís Serra-Najem  aseguraba que “si en España se ingiriese menos carne, no solo se produciría una mejora medioambiental, sino en la salud”. Si se redujese el consumo, “las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la producción de alimentos bajarían un 72%, el uso de tierras agrícolas se reduciría un 58%, la energía requerida, un 52%, y el agua disminuiría hasta un 33%”, según el citado estudio realizado por la OMS. Cabe recordar que España está entre los 15 países que más carne consumen, un ranking encabezado por Estados Unidos, el país más carnívoro en el último medio siglo.

Comer carne en las proporciones actuales no es sostenible, y sería imposible si el consumo se generalizase: para que todo el planeta pudiese comer tanta proteína animal como la que consume una minoría privilegiada se necesitarían tres planetas, según una investigación del Instituto de Derechos Humanos de la Universitat de València. La revista The Atlantic se hacía eco el pasado agosto de un estudio llevado a cabo por un grupo de científicos de la Universidad de Oregón, el Bard College y la Universidad Loma Linda. ¿Qué calcularon? Exactamente qué pasaría si los estadounidenses sustituyesen la carne de ternera por las judías pintas (en inglés, beans instead of beef): solo con ese cambio en la dieta se podría cumplir la promesa de Barack Obama de reducir en un 30% los gases causantes del cambio climático. Y no en 2030, como aseguró el expresidente, sino en 2020. Es decir, aunque estructuralmente no cambiase nada más (ni en el tema energético, ni en el de contaminación) e incluso si la gente siguiese comiendo carne de cerdo y pollo, se reducirían las emisiones en, al menos, un 46%.


USA MENOS EL COCHE

Según la OMS, en 2014 el 92% de la población vivía en ciudades con una baja calidad de su aire. Lo que se suele decir es que hay que bajar el nivel de uso del coche. ¿Cómo? Cambiándolo por transporte público. El problema es que, a menudo, las clases populares viven en la periferia, que está lejos de donde se suelen situar sus lugares de trabajo. Así, por ejemplo, es factible pedirle a alguien que vive cerca de su trabajo que use el autobús, pero no lo es para quien tiene la casa a más de seis kilómetros y a quien le tocaría invertir, al menos, una hora.

Según la OMS, el 65% de la contaminación (emisiones de CO2) de nuestro aire tiene un responsable directo: el transporte por carretera. Y según la Unión Europea, las emisiones de CO2 son responsables del 63% del calentamiento global. El resto de la polución se achaca a otras actividades, como la quema de biomasa y carbón para cocinar o como medio de calefacción, la industria de pequeños fabricantes, la quema de madera y carbón para calentar los hogares (sobre todo en las zonas rurales) y la actividad de las centrales eléctricas que usan carbón. Por ello, quizá es injusto pedirte que no uses el automóvil si vives en el extrarradio, pero quizá, si de vez en cuando realizas un viaje, puedes emplear el tren o el autobús para llegar a tu destino. Intenta compartir vehículo con personas que realicen trayectos similares en horarios compatibles con el tuyo.


AHORRA EN PLÁSTICO

A menudo no reparamos en detalles mínimos que pueden no solo reducir el impacto ambiental, sino ahorrarnos costes a final de mes. Un ejemplo es el de las bolsas de plástico que adquirimos cada vez que vamos al supermercado. En España, cada persona usa, de media, 120 bolsas de plástico al año. Además de pagarlas, el problema es que únicamente se usan en torno a 15 minutos (del súper a casa) pero tardan 400 años en degradarse. De hecho, la Comisión Europea abrió un expediente sancionador a España para que, antes de 2019, redujese un 25% el consumo de bolsas. En Europa solo el 7% del total de bolsas que se utilizan son recicladas.

¿Cómo puedes contribuir tú? Puedes hacer la compra con un carrito: no necesitarás usar ninguna bolsa, te ahorras el coste (aunque sean unos céntimos) y, además, transportar los productos te resultará más fácil. Si ya tienes bolsas de plástico en casa, puedes reutilizarlas para hacer la compra, así no tendrás que adquirir nuevas y les estarás dando uso en vez de acumularlas. Solo recuerda llevártelas antes de salir de casa.

También puedes ahorrar plástico en las botellas de agua. España está entre los cinco países europeos que más agua embotellada consume. El Confidencial analizó hasta 76 aguas de botella para compararlas con la del grifo y concluyó que por lo que cuesta un litro de agua embotellada, podemos pagar más de 1.300 litros de agua corriente. Además, tan solo una marca igualaba en calidad a la del grifo. Por tanto, una buena opción para consumir menos plástico es beber agua del grifo; y si quieres llevar una botella de agua contigo, puedes usar una de vidrio (también las hay reutilizables de acero inoxidable o barro cocido).


DESENCHUFA APARATOS

Microondas, módem, televisión, tostadora, cafetera, cargador del móvil, ordenador… Hay decenas de electrodomésticos que usamos en un momento concreto del día pero que, sin embargo, mantenemos enchufados a la corriente. El Lawrence Berkeley National Laboratory, del Departamento de Energía de EEUU, calculó cuánto consumían estos aparatos apagados o en stand by y demostró que, incluso apagados, ingerían (y malgastaban) una cantidad significativa de energía.

Además de contribuir al impacto ambiental, ese mal uso engrosa tu factura cada mes. Por eso, cuando salgas de casa o vayas a dormir, puedes desenchufar estos aparatos y conectarlos cuando vuelvas (como el módem) o vayas a utilizarlos (cafetera en el desayuno, por ejemplo). Acuérdate de las alargaderas y los ladrones. Quizá no ahorres más de cuatro o cinco euros en la factura de la luz, pero contribuyes a que no se malgaste energía.

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Noemí López Trujillo

Noemí López Trujillo

6 comentarios

  1. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 03/12/2017, 20:58

    ATAQUE DIRECTO A LA LIBERTAD DE EXPRESION E INFORMACION DE UN CIUDADANO POR PARTE DE LA CONFEDERACION HODROGRAFICA DEL SEGURA.
    Al funcionario y delegado sindical de CC OO en el Ministerio de Medio Ambiente en Murcia, FRANCISCO TURRION, se le ha incoado un expediente disciplinario por la Confederación Hidrografica del Segura. Dicho expediente se ha iniciado contra él como consecuencia del informe que presentó el pasado mes de agosto junto a Greenpeace.
    “el expediente abierto contra él es una clara agresión contra la libertad de expresión a un funcionario en el ejercicio de sus derechos como ciudadano”.
    Para la elaboración del informe LA TRAMA DEL AGUA EN LA CUENCA DEL SEGURA, 10 AÑOS DESPUES, Francisco Turrión solamente ha utilizado información que se encuentra publicada y a disposición del público en general, por lo que puede consultarse por cualquier persona.
    Este expediente produce verdadero sonrojo e indignación ante esta actuación de INTENTAR CALLAR CUALQUIER VOZ QUE NO ESTE DE ACUERDO CON LOS POSTULADOS OFICIALES DE LA CONFEDERACION HIDROLOGICA DEL SEGURA.

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 30/11/2017, 14:00

    COMER ANIMALES de Jonathan Safran Foer.
    Safran Foer revela la espeluznante verdad sobre el precio pagado por el medio ambiente, el Tercer Mundo y los animales para que podamos tener carne en nuestras mesas.

    Comprar local, favorecer a las tiendas de barrio y a los agricultores naturistas locales, sí, aunque ello requiera de invertir más tiempo y el precio posiblemente sea menos ventajoso. Deberíamos hacerlo con tal de no engordar más a la agricultura industrial, nefasta para la salud, para apoyarnos entre nosotros la gente del pueblo y para dejar de alimentar a grandes empresas y multinacionales que forman parte de la bestia capitalista que nos va engullendo cada vez más rápido.
    Carlos Taibo en su libro “COLAPSO” propone alternativas como:
    una activa rerruralización, con crecimiento de la población del campo en un escenario definido por las pequeñas explotaciones y las cooperativas, la recuperación de las tierras comunales y la desaparición de las grandes empresas. Cinco verbos resumen, acaso, el sentido de fondo de muchas de estas transformaciones: decrecer, desurbanizar, destecnologizar, despatriarcalizar ydescomplejizar.
    Una sociedad autoorganizada desde abajo, desde la autogestión, desde la democracia y la acción directas, y desde el apoyo mutuo.

    Responder a este comentario
  3. María R.
    María R. 28/11/2017, 20:37

    Acaba el año hidrológico 2016-2017 y, con él, parte del bombardeo de noticias sobre el ‘problema de la sequía’de los últimos meses con el telón de fondo de los siempre mediáticos embalses, en sus orillas descarnadas y en sus pueblos e iglesias emergidos. Es necesario reflexionar y recordar que esas imágenes no son solo reflejo de las escasas precipitaciones, sino que muestran el otro elemento de la ecuación: los consumos, en gran medida excesivos.
    la última sequía tan solo se limita a recordarnos que nuestra planificación hidrológica sigue sin adaptarse a la realidad climática, y que las decisiones que se toman para hacerles frente, mayoritariamente centradas en la oferta,se activan en base a información parcial y planteamientos erróneos.
    La verdadera joya de los recursos hídricos del España, las masas de agua subterráneas, están en un estado preocupante.
    Por ello, antes de exponer ciertas soluciones, debe ponerse sobre la mesa la gran realidad que eludimos afrontar: no hay agua para tanto consumo, y lo que es aún peor: no hay agua para tanta expectativa.
    http://www.alasobreagua.com/la-sequia-no-es-el-problema/

    Responder a este comentario
  4. Pedro T.
    Pedro T. 27/11/2017, 13:13

    Es un error promover el consumo de productos NO ecológicos, pues de esa manera favorecemos a las grande multinacionales del sector y la explotación de los trabajadores y los agricultores, en vez de ayudar a los pequeños agricultores ecológicos que cuidan la tierra y que son los que realmente alimentan a la población mundial y especialmente en el Tercer Mundo. Además el consumo de productos no ecológicos envenenan la tierra con los agrotóxicos,fertilizantes, insecticidas, etc y favorecen la mortandad de especies animales que se envenenan como consecuencia de su uso. En cuanto al precio, argumento que se esgrime en el artículo, la diferencia entre mi grupo de consumo de productos ecológicos y el super del barrio es insignifacante; todo es cuestión de prioridades. Por favor, no digamos disparates en La Marea.

    Responder a este comentario
    • María R.
      María R. 28/11/2017, 13:06

      Soy testigo de que el uso del glifosato que muchos agricultores, (de pocos escrúpulos) utilizan en grandes dosis para matar las hierbas improductivas ha dejado sin aves a extensos territorios sino comarcas enteras. Esos productos con la lluvia van a parar a acuíferos y ríos.
      Luego extraña que muera tanta gente de cáncer.

      Responder a este comentario
    • Iñaki
      Iñaki 28/11/2017, 18:50

      Efectivamente.

      Hacia mucho tiempo que no oía argumentos tan simplistas como los que esgrime el articulo.

      Tal y como dices hay mil maneras de abastecerse de alimentos locales y en linea con la agroecologia de manera directa desde el pequeño campesinado , lo que hace que la diferencia en precio con el convencional sea mínima .

      También podríamos hablar de que no diferencia entre los diferentes modelos de producción alimentaria, para la autora parece ser que es mejor una proteína vegetal producida en base a monocultivo y kilométrica que una carne en base a pasto local.

      Por un lado este es un tema muy profundo y con muchas aristas que no se puede despachar tirando de corta y pega , y por otro no podemos pretender cambiar la situación desde el buenismo pequeño burgués y la “comodidad” de la compra con el carrito en la gran superficie.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño