lamarea.com

lunes 18 diciembre 2017

cambio climático

El tiempo que está por venir

La Cumbre de Bonn será el compás de espera hasta la cita en 2018 de Katowice, clave para adoptar medidas concretas en la lucha contra el cambio climático.

04 noviembre 2017
23:50
Compartir
El tiempo que está por venir
Un pájaro sobre un árbol con Madrid al fondo. ÁLVARO MINGUITO

Puedes comprar #LaMarea54 en kioscos y en nuestra tienda online. Suscripciones anuales desde 22,50 euros.

Octubre de 2017. Temperaturas que superan los 30 grados en la mayoría de ciudades españolas. Semanas enteras sin ver una sola gota de lluvia. Pantanos bajo mínimos. Cosechas que se adelantan. A 1.700 kilómetros de distancia, en la ciudad alemana de Bonn, del 6 al 17 de noviembre, se celebrará la conocida como Conferencia de las Partes, la COP23, patrocinada por la automovilística BMW y la empresa de paquetería y logística DHL, algo que ya pasó en París (2016) con Nissan e Ikea, y en Marrakech (2017) con BNP-Paribas, el banco que financia grandes proyectos de extracción minera.

Bonn acoge una cumbre que no ha levantado grandes expectativas a la espera de la que tendrá lugar el año que viene en la ciudad polaca de Katowice, donde los países que firmaron el Acuerdo de Parísdeberán revisar sus compromisos de reducción de emisiones de gases contaminantes. Hasta entonces, desde el movimiento ecologista ya se escuchan voces que alertan de que los compromisos firmados hasta el momento se muestran “insuficientes” y confían en que la próxima década se tomen medidas para salvar el futuro del planeta más allá de 2030. Precisamente para ese año, Europa se ha comprometido a reducir sus gases de efecto invernadero en un 26% respecto a 2005. Asimismo, del total de la energía consumida, al menos el 27% deberá proceder de fuentes renovables, y la eficiencia energética tendrá que mejorar otro 27% respecto a la situación actual. Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo, cree que de la reunión alemana deberían salir más acciones concretas que pongan en práctica el citado Acuerdo de París, y apela a que cada Estado haga una revisión más ambiciosa de sus compromisos. Por otro lado, destaca que es el momento de actuar desde el ámbito local y “dar más relevancia a nuevos actores de la lucha contra el cambio climático, como las ciudades del cambio o la ciudadanía energética”.

Alemania acogió la primera conferencia de las Partes de la CMNUCC (COP1) hace 22 años. Desde entonces, se han firmado acuerdos vinculantes como el de París y Kyoto. Además, se han desarrollado 12 sesiones de la Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto (CMP12) y una sesión de la Conferencia de las Partes del Acuerdo de París (CMA1). La próxima cita se celebra  en mal momento: llega pocas semanas después de que el presidente de EEUU, Donald Trump, haya decidido derogar el Plan de Energía Limpia, aprobado por el anterior gobierno y que estaba dirigido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. “Con esta decisión vamos a facilitar el desarrollo de los recursos energéticos de Estados Unidos y a reducir cargas reguladoras innecesarias”. Las declaraciones de Scott Pruitt, dirigente de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, son una prueba más de la falta de compromiso de la administración de Trump en la lucha por el clima.

En España, el pasado 9 de octubre concluyó el periodo abierto (en pleno verano) por el Gobierno para presentar aportaciones a la Ley de Cambio Climático y Transición energética que debe aprobarse esta legislatura y que servirá de base para cumplir los acuerdos de París. Greenpeace es una de las organizaciones que han presentado propuestas a la normativa que, a su juicio, debe ir encaminada a crear un marco normativo que establezca un modelo energético 100% renovable. En eso coinciden con la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA, que defiende el modelo de “quien contamina, paga”. Otras voces, como la del director de Política Energética y Cambio Climático de la multinacional Iberdrola, Carlos Sallé, ven en la lucha contra el cambio climático una “gran oportunidad social y económica”.

Elevadas temperaturas

Mientras la clase politica y los organismos internacionales se ponen de acuerdo, el clima sigue con su tendencia, marcando máximos de temperatura. El año 2017 ha sido el que más olas de calor ha registrado desde 1975, la fecha a partir de la cual se manejan datos. Las cinco que se han producido suman 25 días bajo esta situación. En 1991 y 2016 hubo cuatro olas de calor cada año; y en 2015, las temperaturas fueron tan altas durante 29 días que la Agencia Española de Meteorología tuvo que dar un aviso a la población. A estas elevadas temperaturas hay que añadir la falta de lluvias, que ha provocado la peor sequía de las dos últimas décadas y ha dejado los embalses al 38% de su capacidad total. Además, el último informe de Ecologistas en Acción sobre la calidad del aire en España denuncia que cuatro de cada cinco españoles respiraron niveles de ozono superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), un contaminante que afectó al 87% del territorio.

En 2021 se entregará el sexto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Su función es evaluar los aspectos científicos, técnicos, ambientales, económicos y sociales de la vulnerabilidad al calentamiento global. A través de la fotografía fija que elaboren, el mundo tendrá una imagen real de hacia dónde nos encaminamos, quizás sin solución ya que, como apuntan algunos expertos como Ed Hawkins, del Centro Nacional de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Reading (Reino Unido), ya habríamos superado el temido umbral de los 1,5 grados centígrados. Esperemos que cuando llegue el informe del IPCC no sea demasiado tarde. Quizás para entonces París, Marrakech, Bonn y Katowice solo sean algunos nombres de un extenso listado de oportunidades perdidas.


CRONOLOGÍA DE UNA LUCHA A DESTIEMPO

2006

Verdades incómodas

El exvicepresidente estadounidense Al Gore protagonizó el documental Una verdad incómoda, la primera gran producción que hablaba de las causas y consecuencias del cambio climático. Diez años después Leonardo di Caprio produjo Before the flood. Este otoño, Gore ha ido más allá con Una verdad muy incómoda: ahora o nunca. En el mundo literario, Naomi Klein publicó en 2014 el libro Esto lo cambia todo, un manual de referencia para tomar conciencia sobre la gravedad del problema.

China vs. EEUU

Ese año China adelantó a Estados Unidos en la dramática carrera por ver cuál de los dos países emite más gases contaminantes a la atmósfera. Juntos representan el 40% del total de las emisiones globales. Los presidentes Barack Obama y Xi Jinping firmaron en 2014 un acuerdo para reducirlas. Ya nadie se acuerda de esa fecha ni del compromiso. El tercer país más contaminante es India.


2007

El primo de Rajoy

Mariano Rajoy hizo famoso a su primo el negacionista. En una conferencia, el entonces líder de la oposición, más allá de algún chascarrillo propio de sus discursos, afirmó al referirse al cambio climático: “Tampoco lo podemos convertir en el gran problema mundial”. Su gobierno ha firmado el Acuerdo de París y, por suerte, su primo no está entre los ponentes que deberán discutir la nueva ley sobre cambio climático prevista para este año.


2014

Esto va en serio

El quinto informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) acaparó la atención mundial. Los científicos demostraban que los impactos del calentamiento global ya son visibles en todos los continentes y sentenciaban que la responsabilidad es humana. Además, los expertos alertaban de que si había un aumento global de las temperaturas de más de dos grados, el planeta sufriría daños irreversibles.

Marchas: no hay un plan B

Nueva York acogió una de las manifestaciones más numerosas de su historia. Más de 300.000 personas salieron a la calle para recordar a los jefes de Estado que el cambio climático es un problema global. En todo el mundo se realizaron un total de 2.808 marchas en otras tantas ciudades pidiendo medidas urgentes. Una de las pancartas más repetidas, que sigue en vigor, sentenciaba: No hay plan B porque no tenemos un planeta B.

2017

La irrupción de Trump

El 1 de junio, el presidente Donald Trump anunció que Estados Unidos abandonaba el acuerdo firmado en la COP21 de París con la excusa de “proteger a Estados Unidos y a sus ciudadanos”. Trump, que se ha rodeado en su gabinete presidencial de negacionistas del cambio climático, denunció las condiciones “draconianas” y pidió un acuerdo “justo” que no restrinja el desarrollo económico. Del futuro del planeta no dijo nada.


2020

La última oportunidad

Los países que hayan firmado los acuerdos de París deberán empezar ese año a cumplir sus compromisos de reducción de gases contaminantes, que tendrán que ser mucho más restrictivos que los del Protocolo de Kyoto. El objetivo será que el aumento de la temperatura mundial no supere los dos grados centígrados a finales de este siglo. Quizás el año 2020 ya sea demasiado tarde, lo que está claro es que será la última oportunidad.

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

1 comentario

  1. Chorche
    Chorche 07/11/2017, 21:09

    L DECLARACION DE LOS GUERREROS CLIMATICOS DEL PACIFICO SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO.
    El cambio climático supone una amenaza directa para nuestros hogares y nuestra gente. La quema continua de combustibles fósiles está llevando a un aumento acelerado del nivel del mar, olas de calor más largas y más intensas y desastres naturales exacerbados. A la velocidad en que el mundo desarrollado está excavando y quemando los combustibles fósiles, seguiremos teniendo impactos desastrosos sobre quienes casi no han hecho nada para provocar estos problemas.
    Por más de dos décadas, las negociaciones han fracasado en el actuar que se requiere para proteger nuestros hogares y medios de vida ante el peligroso cambio climático. Comunidades de todo el mundo están alzándose para asegurarse de que sus voces sean escuchadas y para que el vacío de liderazgo dejado por los líderes mundiales sea llenado y que ofrezcan el cambio que necesitamos, al ritmo que lo necesitamos para evitar un catastrófico cambio climático. Nosotros, los Guerreros Climáticos del Pacífico, en nombre de las comunidades de donde provenimos, hacemos un llamado a un actuar más ambicioso en relación al cambio climático de parte de nuestros líderes mundiales.
    Firma la Declaración:
    https://es.haveyoursei.org/?utm_medium=email&utm_source=actionkit#sign

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño