lamarea.com

martes 17 julio 2018

Opinión

#HolaQuéTal

España, país esclavista

El Ministerio de Trabajo debe de pensar que las esclavas sexuales tienen contratos en regla y el de Hacienda, que están al corriente de sus pagos.

18 octubre 2017
17:50
Compartir
España, país esclavista

Usted cree que España no es un país esclavista, ni la UE una comunidad esclavista.

Usted cree que hace años que se abolió la esclavitud, al menos en los países “occidentales desarrollados”.

A usted, cuando se habla de esclavitud, se le ponen los pelos de punta y recuerda películas donde hombres y mujeres generalmente negros son obligados a trabajar por nada, maltratados, y muchos enferman y mueren.

Usted sabe que, si nos enteráramos de que en cualquier campo español un empresario tiene un grupo de esclavos trabajando en sus tierras o en su fábrica, un grupo de trabajadores encerrados, drogados, golpeados, tratados como animales, o sea, lo que llamamos esclavos, el país entero se levantaría, el Ministerio del Interior mandaría a los cuerpos de seguridad y muy posiblemente nos agolparíamos a las puertas de esa hacienda o industria con pancartas.

Usted cree que la esclavitud es cosa de tiempos pasados, tiempos bárbaros. Y se equivoca.

En España, en esta España en la que usted cree que no hay esclavitud, conviven con la población entre 30.000 y 40.000 esclavas. Sexuales. Hay más, hay esclavas que no vienen para llenar prostíbulos, son las menos. Pero sucede que las mujeres importan tan poco que ni como esclavas las consideramos. Las cifras son de los investigadores de la Universidad Pontificia de Comillas, institución nada sospechosa de radical o feminista a ultranza. Más exactamente, del año pasado. Y los mismos investigadores admitían ya entonces que esas cifras se quedaban cortas, porque “la prostitución se está trasladando a los pisos, especialmente cuando se trata de víctimas de redes de trata y seguro cuando son menores de edad”. Las esclavas sexuales son mujeres y también son niñas.

Pero a lo nuestro.

Lo nuestro es que creemos que España es un país donde no existe la esclavitud, seguramente por esa bonita idea de que no hay campos de algodón. O por otra más fea, porque esclavizar a mujeres y niñas para que un hombre las use sexualmente, las violente y las maltrate no está considerado exactamente “esclavitud”. Está considerado club de carretera, club de alterne, club de copas, vámonos de fiesta el sábado o vamos a pillar un par de gramos ahí donde las putas para acabar la noche.

Donde usted vive, pongamos en Madrid, que es desde donde escribo esto, hay cientos de prostíbulos. Si usted sale de la ciudad, hacia Zaragoza, hacia Burgos, hacia Valencia, La Coruña o Extremadura, hacia donde sea, usted ha visto los “clubes” a uno y otro lado de la autovía. A usted nunca se le ha ocurrido pararse a preguntar si allí tienen encerradas a esclavas sexuales, pese a que usted sabe que están llenos de prostitutas, y que un enorme porcentaje de las prostitutas de España son esclavas, mujeres traídas por redes de trata.

Como esos “clubes” de carretera, que son cientos, miles, que están también en La Castellana de Madrid y La Diagonal de Barcelona, que están en su barrio y por delante de los que pasa habitualmente, como esos “clubes” permanecen, como nadie los cierra, como no vemos que el Ministerio del Interior intervenga, debemos pensar que están llenos de mujeres que trabajan su jornada laboral, que tienen sus papeles en regla. Como no vemos que el Ministerio de Trabajo ni el Ministerio de Hacienda intervengan, deberíamos pensar también que su contrato es legal y que están al corriente de sus pagos con Hacienda y la Seguridad Social.

Y después de conocer las miles y miles de esclavas que conviven con nosotras en nuestras ciudades, atadas, violadas, drogadas, cosidas cuando las revientan, golpeadas, después de que nos informen, deberíamos hacernos una pregunta honesta y urgente: ¿qué vamos a hacer con la esclavitud?

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad informó en 2016 que la trata mueve en España alrededor de 3.000 millones de euros al año. No hace falta añadir signos de admiración a esa cifra. Si acaso, lágrimas. O sea, más de 8 millones de euros cada día. Quizás ahí está una de las razones.

Usted pasa a menudo por los lugares donde están esclavizadas esas mujeres y esas niñas. A no ser que seamos esclavistas, en fin, que queramos seguir siéndolo, a alguna de esas puertas habría que llamar, ¿no?

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

Periodista y escritora. También colabora en Público.es y Cuatro, entre otros medios. Su última novela es Honrarás a tu padre y a tu madre. Recibió el Premio del Director de la Semana Negra de Gijón (2012) y el Premio Dashiell Hammet de novela negra (2012), entre otros galardones. Previamente trabajó para El Mundo, Cadena Ser, RNE, Diario ADN, Telecinco, Antena 3, La Sexta...

10 comentarios

  1. Aless
    Aless 05/12/2017, 10:53

    La esclavitud sexual existe por otro lado existen las personas que libremente ûtilizan el sexo . Estoy de acuerdo con Cristina , no miramos aunque tengo que admitir que de forma individualno me atrevo a intervenir ya que no es efectivo , ellas misma se niegan en algunos casos a que vayas contra su protector. Necesito urgente Cristina ponerme en contacto contigo por un tema de pornografia infantil. Por favor no se como hacerlo .

    Responder a este comentario
  2. L Bravo
    L Bravo 21/10/2017, 13:50

    En Alemania y Paises Bajos está legalizada la prostitución.

    La prostitución paga impuestos, tienen su seguridad social y no hay mafias.

    En España, preferimos la hipocresia y no se legaliza la prostitución.

    Responder a este comentario
  3. Andrea
    Andrea 20/10/2017, 22:30

    Hola sinceramente no tienes ni idea de lo que estás diciendo. Deberías indagar tú en lo que dices porque tu argumento es completamente equivocado

    Responder a este comentario
  4. .....
    ..... 19/10/2017, 23:13

    Cristina es cierto que en muchos prostibulos hay esclavas. Pero internet y los portales de anuncios han hecho que las mujeres sean individuales e independientes sin tener que rendir cuentas a nadie de si les compensa o no ejercer la prostitucion ( que por cierto es mucho mas extensa de lo que dices, hay masajes, hay mazmorras, trans, clubes de intercambio, fantasias , acompañamientos etc etc etc) . Para hablar de prostitucion hay que tener conocimientos de historia, filosofia, psicologia y sociologia, por lo menos para hablar con conocimiento de causa y encuadrar cada historia en su lugar. Soltar un articulo tan general y encuadrar la prostitucion directamente en lo q a esclavas se refiere, es tener una vision muy focal, es ver solo unas cuantas lentejas de todas las que hay en el plato. Supongo que estas en el pensamiento de que la prostitucion debe erradicarse pero lo que solo hay que erradicar es la trata de seres humanos. Son muchas las mujeres que deciden hacerlo y muchas de ellas tiene una vision del amor y el sexo muy diferente a lo comun, una vision liberal, sin prejuicios, sin tener que rendir pleitesia. Hay que tener la cabeza bien amueblada por supuesto, porque no es un trabajo facil como hay muchos otros que requieren un trabajo psicologico duro. Hablando desde la psicologia estas personas actuan como guias psicologicos, tratando fantasias o eliminando frustraciones. Si necesitas información o documentarte de verdad ponte en contacto conmigo. Un saludo!

    Responder a este comentario
    • KlavdiaPerez
      KlavdiaPerez 06/12/2017, 02:22

      Pues que la guía psicológica sea por ejemplo tu madre. Las mujeres q ejercen libremente la prostitución, como una opción laboral son una minoría anecdótica. Con las connotaciones negativas qué tiene, el peligro qué entraña, la humillación qué supone, quién coño va a ejercer esa ‘rama de la psicología’ vocacionalmente y con entusiasmo?
      Deja de flipar o algo, tío.

      Responder a este comentario
  5. César
    César 19/10/2017, 20:47

    La exclavitud sexual es una lacra de un sistema capitalista caduco y retrógrado, alimentado por una recua de degenerados prostituidores, o sea, los que pagan.

    Responder a este comentario
  6. Gaia
    Gaia 19/10/2017, 18:39

    Gracias, Cristina. Por poner el dedo en la llaga, por decir alto y claro lo que hay….

    Responder a este comentario
  7. Mteora
    Mteora 18/10/2017, 23:22

    Corregidme si me equivoco, pero la prostitución (osea, la exclavitud sexual) no se incluyó hace años en el PIB?

    Responder a este comentario
    • Yasmina
      Yasmina 19/10/2017, 11:59

      No, no te equivocas, en toda la Unión Europea. ¡El colmo de la hipocresía! Como seres humanos no valemos nada; como especie, hemos fracasado, somos un error letal para todo lo que nos rodea.

      Responder a este comentario
  8. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 18/10/2017, 21:05

    Es el capitalismo, estúpido…
    y la modorra de la sociedad inducida por tal sistema criminal.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.