lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Opinión

Los trabajadores invisibles

“Tus maletas seguirán en peligro por las prácticas empresariales que consisten en ganar dinero a costa de reducir el coste laboral, tu ego de justiciero estará colmado por haber conseguido que despidan a un trabajador. La empresa salvada, el trabajador jodido. Otro gran éxito de comunicación corporativa”.

10 julio 2017
00:27
Compartir
Los trabajadores invisibles
Una trabajadora de hosteleria en el centro de Madrid. F.S.

“Al menos mírenme a la cara”. Un auxiliar de vuelo, cansado de que el trabajo que le obliga a hacer su compañía low cost durante el viaje sea ignorado por los pasajeros, coge el interfono por última vez antes de aterrizar para anunciar el sorteo de rasca y gana que la compañía vende en pleno vuelo. “Sé que están aburridos de verme pasar con el carrito, qué pesado que soy, lo sé, soy consciente, pero al menos mírenme a la cara cuando paso a su lado y les hago el ofrecimiento”, dice usando el humor, sonriendo, y consigue sacar un tímido aplauso y varias carcajadas entre el pasaje. Pero es un momento triste. Se siente en sus palabras la frustración del empleado que de forma rutinaria realiza su labor sintiéndose ignorado por sus similares; apesadumbrado porque es consciente de que para el pasaje solo están vinculados por una relación exigente de servilismo que no precisa de una simple muestra de gratitud. Es uno de los trabajadores invisibles.

La anécdota no pasaría de un mero sobrecogimiento temporal si no fuera porque esta semana ha quedado patente lo que ocurre con esos trabajadores invisibles a los que tratamos con displicencia y el desdén del nuevo rico, que exige un trato de privilegiado aunque sea por el simple hecho de haber comprado un billete de avión de oferta. Nadie quiere que nada le perturbe el asueto, un merecido descanso y esparcimiento vale más que cualquier vicisitud laboral del otro. Que no se le ocurra a ningún trabajador de cualquier proceso que sirva para llevarnos a nuestro destino vacacional ponerse en huelga para intentar defender sus derechos. En vacaciones no. Que molestan.

Cuando los trabajadores no tienen la solidaridad y comprensión de sus compañeros de clase van perdiendo derechos. Menos sueldo, menos trabajadores, menos recursos. La rueda sigue girando y un operario de handling con mucha prisa toma una curva a excesiva velocidad en el aeropuerto de Ibiza. Las maletas, que no van suficientemente aseguradas, se derraman por la pista. El trabajador no actúa de forma conveniente, da un maltrato al equipaje similar al que recibe cada día en su empleo. Es entonces cuando uno de esos ciudadanos bajo el síndrome del nuevo rico saca su smartphone y graba la escena para después colgar el vídeo en las redes sociales indignado por el trato dado a sus maletas y exigiendo con vehemencia a la empresa que actúe con firmeza.

Naturalmente, la empresa toma medidas. No contratará a más trabajadores para quitar carga de trabajo a ese empleado, ni le facilitará nuevos recursos técnicos que eviten que tenga que ir tan rápido para cumplir con sus objetivos. La empresa tiene fácil solución, hace caso a la turba que le exige tomar represalias contra su empleado y además la gente le agradece la premura con la que ha actuado para resolver la crisis. Tus maletas seguirán en peligro por las prácticas empresariales que consisten en ganar dinero a costa de reducir el coste laboral, tu ego de justiciero estará colmado por haber conseguido que despidan a un currante. La empresa salvada, el trabajador jodido. Otro gran éxito de comunicación corporativa.

Los empresarios saben explotar –y que sirvan varias acepciones– el desprecio que los trabajadores ejercemos sobre aquellos que no nos sirven adecuadamente; ese espíritu egoísta que a todos nos asiste cuando queremos ascender socialmente aunque solo sea de forma fugaz en un vuelo, un concierto o un restaurante. Cualquiera que haya trabajado de cara al público conoce las exigencias desmedidas, el ninguneo y la poca consideración con la que es tratado por el cliente. Aunque en muchas ocasiones comparta el mismo origen y clase social. La nula empatía y falta de solidaridad adquiere tintes dramáticos cuando un trabajador que para algunos era parte del atrezzo cae desde 30 metros de altura y muere antes de la actuación de un grupo de rock. Para la empresa se convierte en un mero percance que no va a hacer que el negocio se frustre. Sabe que pocos entenderían que se suspendiera un festival por la muerte de un simple operario.

Pedro Aunión ha sido el ejemplo extremo de la cada vez más patente invisibilización de los trabajadores que nos prestan servicios. Solo existen para nosotros cuando algo nos perturba o necesitamos su ayuda, cuando nos llega el aburrimiento o cuando queremos una solución rápida, solo son visibles a la opinión pública cuando alguno comete un error y es masacrado por la turba necesitada de saciar su sed vengadora. Para no convertirte en uno más de esa masa resentida ávida de cobrarse piezas inocentes del mercado laboral solo es preciso un sencillo ejercicio. Cuando un trabajador te ofrezca sus manos y pida tu atención, sonríe y mírale a la cara.

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".