lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Sociedad

Surrofair: el negocio de la gestación subrogada

Este fin de semana se celebra en Madrid el mayor evento de promoción de gestación subrogada en España.
La recién constituida Red Estatal contra el Alquiler de Vientres denunció la feria ante la Fiscalía.

06 mayo 2017
19:30
Compartir
Surrofair: el negocio de la gestación subrogada
Protesta durante la celebración de Surrofair 2017 en el Hotel Weare Chamartín de Madrid.

El personal de seguridad advierte en la entrada: “no se pueden hacer fotos ni vídeos”. Una vez dentro, en una sala sin ventanas en la que predomina el rosa, ofrecen chucherías y caramelos en algunos expositores. Se habla español, pero también inglés y ucraniano y las sonrisas, de oreja a oreja, terminan en un “¿estás buscando formar una familia? ¿podemos ayudarte?”. Es Surrofairel mayor evento de promoción de la gestación subrogada en España, que tuvo lugar entre el 6 y el 7 de mayo en Madrid.

Ni las denuncias a la Fiscalía por parte de la recién constituida Red Estatal contra el Alquiler de Vientres, ni la cancelación del acuerdo por parte del Hotel Meliá Avenida América —espacio que en un principio iba a acoger la feria— lo impidieron.

Días antes de la muestra, desde la organización anunciaban en su página web el nuevo emplazamiento: el Hotel Weare Chamartín, cobijado en la estación madrileña del mismo nombre, mientras aseguraban que tomarán “las medidas legales oportunas” contra el Meliá Avenida America, que no ha aclarado los motivos de ruptura del acuerdo.

Una veintena de agencias estadounidenses, ucranianas y canadienses —países donde la gestación subrogada sí es legal—, junto a otras españolas, se daban cita para promocionar sus técnicas y tratamientos: desde la donación de óvulos o esperma, hasta la fecundación in vitro o la transferencia del embrión a una mujer que gestará y parirá el bebé —la práctica que legalmente se conoce como gestación subrogada y que es ilegal en España—.

No obstante, sus servicios no terminan ahí: la coordinación del proceso en su totalidad, con una disponibilidad permanente, el acompañamiento psicológico para todos los implicados, la asesoría y el control de los aspectos legales, los procedimientos médicos y los seguros médicos y de vida, así como la recuperación post-parto de la mujer gestante, hacen que un “programa completo” supere los 100.000 euros. Al menos, en Estados Unidos, donde hay Estados, como California o Illinois, que permiten esta práctica de manera clara en su legislación. “Quienes no pueden afrontar los costes del proceso en Estados Unidos pueden irse a Ucrania, siempre que sean parejas heterosexuales casadas, allí es más asequible” explica una promotora de la feria. En este país, el coste total de un programa similar ronda los 50.000 euros y cubre viajes, servicio de intérprete, niñera, selección del sexo del bebé e incluso el cambio de la gestante.

Empresas como SurroBaby tienen Ucrania, Canadá y Estados Unidos entre sus posibles destinos y otras, como Building Families Open Arms, solo operan en este último. Pero todas tienen algo en común: hacer de la felicidad y la ilusión su estrategia de márketing. “We have the happiest Eggs Donors” —tenemos las donantes de óvulos más felices—  alerta un cartel colocado en el expositor de la clínica EggHelpers, que en su panfleto informativo aclara que “descartamos a aquellas mujeres cuyos antecedentes médicos o sociales las hacen no aptas para donar óvulos”.

Rodeados de fotos de bebés blancos sonrientes junto a mujeres y hombres también blancos, se leen otros slogans que siguen esta línea: el “Todo parece imposible hasta que se hace” de Surrofamily, el “Desafiando al destino” de SurroConexión o el “Construye la familia de tus sueños”, de Building Families.

Las mujeres gestantes son la parte olvidada de Surrofair. Varias promotoras insisten en el carácter invisible de su papel: “Nos aseguramos de que las gestantes tengan muy claro que no son las madres del bebé”, explica una de ellas. Otra señala que, aunque lo ideal es establecer una relación entre los padres de intención —así es como se llama a quienes solicitan que una mujer geste a su bebé— y las gestantes, “hay quien prefiere no hacerlo y es respetable”. Eso sí, “un matching perfecto es fundamental para que el resto del proceso se desarrolle de forma satisfactoria”, reiteran desde el folleto informativo de Building Families. Algunos agencias incluyen en su programa la posibilidad de cambiar de mujer gestante, que a menudo es elegida por la propia empresa.

Protesta contra los vientres de alquiler

Durante la celebración de la feria este sábado, un centenar de personas aproximadamente se han concentrado en la puerta del Hotel Weare Chamartín para protestar por lo que consideran “una feria de úteros”. “Esto es un mercado de mujeres y de niños y las personas ni se compran ni se venden”, ha denunciado Alicia Mirayes, de la Red Estatal contra el Alquiler de Vientres, que ha calificado el evento de “clandestino”. “En el hotel ni siquiera hay un cartel que indique que la feria es aquí, se están escondiendo y por algo será”, explica la portavoz en relación con la quinta edición de Surrofair. 

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Alba Mareca

Alba Mareca

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".