lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Medio ambiente

Cop22: ecologistas frustrados y empresarios felices en el día de la foto

La Cumbre de Marrakech ha pasado de ser la cita que iba a dar vida al Acuerdo de París a convertirse en un encuentro hasta ahora vacío en el que gana terreno el miedo a que se den pasos atrás.

15 noviembre 2016
23:58
Compartir
Cop22: ecologistas frustrados y empresarios felices en el día de la foto

MARRAKECH// Dirigentes y altos cargos de más de 80 países posaron este martes para la foto oficial de la Cumbre de Marrakech (COP22), la primera que se celebra con el Acuerdo de París en vigor. Sin embargo, la instantánea tuvo dos grandes protagonistas: la ausencia de los líderes de los principales emisores de gases contaminantes, entre ellos Barack Obama y su homólogo chino, Xi Jinping, y las manos vacías de quienes sí posaron, incluidos Mohamed VI, rey de Marruecos, y el presidente de España, Mariano Rajoy, quien finalmente compareció ante los medios para confirmar las “excelentes” relaciones bilaterales y el carácter prioritario de Marruecos para la política exterior de España. Este miércoles está previsto que la nueva ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, pronuncie un discurso ante el Plenario en representación de España.

En su alocución, el monarca alauí, anfitrión del evento, presumió reiteradas veces del “enorme interés” que Marruecos otorga a la cuestión climática y pidió “asumir la responsabilidad ante Dios y ante la historia” para frenar el calentamiento global. Tanto el presidente francés, François Hollande, como el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, lanzaron indirectas a Donald Trump para que abandone la idea de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París, el primero que cuenta con la firma de todos los grandes emisores de gases de efecto invernadero. “Estados Unidos debe respetar los compromisos firmados”, espetó el presidente galo al futuro inquilino de la Casa Blanca. La amplia presencia de jefes de Estado el año pasado en París contrasta con la débil asistencia vista este martes en Marrakech. Además de los presidentes de Estados Unidos y China, tampoco han acudido los de Rusia, India, Brasil y otras naciones clave para combatir el calentamiento global.

Con el transcurso de los días, la Cumbre de Marrakech ha pasado de ser la cita que iba a dar vida al Acuerdo de París a convertirse en un encuentro hasta ahora vacío en el que gana terreno el miedo a que se den pasos atrás. A falta de solo cuatro días para que concluya el encuentro, no hay logros significativos para hacer frente a la urgencia del calentamiento global. Varias fuentes que siguen de cerca las negociaciones afirman que se está avanzando “a buen ritmo”; sin embargo, los grupos ecologistas y diferentes representantes de la sociedad civil se muestran menos esperanzados ante la falta de novedades para poner en marcha el Fondo Verde y otras herramientas clave en esta lucha global. “No podemos esperar más de esta cumbre, está claro que van a dilatar la acción hasta 2018”, opinó Javier Andaluz, asistente a la cita de Marrakech y responsable del área de Cambio Climático de Ecologistas en Acción. “Los gobiernos no tienen voluntad política, no escuchan las propuestas de la sociedad”, denunció Blanca Chancoso, indígena quechua que asiste a la COP22. Mientras que en París fueron prohibidas y reprimidas las multitudinarias manifestaciones que pedían medidas más ambiciosas para combatir el cambio climático, en Marruecos la movilización social en la calle está siendo muy reducida.

La llegada de mandatarios internacionales a Marrakech coincidió con la celebración, en el mismo recinto donde se desarrolla el encuentro, de varias presentaciones por parte de multinacionales que se dicen comprometidas en la lucha contra el calentamiento global, incluidas compañías cementeras, bancos, grupos del sector energético, empresas del holding propiedad de la familia real marroquí e incluso la armamentística francesa Thales.

Florent Marcellesi, eurodiputado de Equo, recordó que “a día de hoy las temperaturas subirían más de tres grados, muy por encima de los 1,5 grados acordados en París” y criticó el papel de Rajoy en esta cumbre porque “su viaje parece más motivado por el afán de hacerse la foto que de cambiar la nefasta política energética y climática de estos últimos cuatro años (…), una señal equivocada en un momento político relevante”. España es uno de los 174 países firmantes del Acuerdo de París, aunque aún no lo ha ratificado. El Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió a reducir las emisiones contaminantes en un 26% antes de 2030, aunque en 2015 aumentaron un 3,5%, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Este martes, Rajoy aseguró: “Estamos en la senda de cumplir nuestros objetivos para 2020 y trabajamos con objetivos más ambiciosos para 2030”.

La Marea participa en la delegación de periodistas que ha podido asistir a la COP22 de Marrakech gracias a la ayuda de Ecologistas en Acción para sufragar gastos de desplazamiento y estancia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".