lamarea.com

martes 16 octubre 2018

Opinión

El feminismo ante los cambios sociales. De la teoría a la acción

“Después de más de tres siglos de historia, de lucha y de trabajo, todavía no se nos considera agentes sociales”, denuncia la socióloga Lourdes Pastor.

11 octubre 2016
11:42
Compartir
El feminismo ante los cambios sociales. De la teoría a la acción
Manifestación por los derechos de las mujeres. FERNANDO SÁNCHEZ

Lourdes Pastor* // El título del XXVII Feminario que organiza la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres -El feminismo ante los cambios sociales. De la teoría a la acción- es una llamada a la acción desde un posicionamiento feminista. Las organizaciones de mujeres feministas hemos conseguido en este país, y en el mundo, el avance en derechos y libertades para las mujeres. Sin embargo, después de más de tres siglos de historia, de lucha y de trabajo, todavía no se nos considera agentes sociales; es más, estamos retrocediendo en nuestras posiciones, volviendo a ser relegadas en cajones de sastre en los que compartimos políticas y recursos con sanidad, población en riesgo de exclusión, dependencia y otras variables, sin entender que las mujeres formamos parte de la sociedad en su conjunto. Que los colectivos más excluidos, las minoría étnicas, la población migrante, las personas mayores, la población joven, etc., está formada también por mujeres.

¿Por qué se nos sigue tratando como un colectivo política y presupuestariamente? ¿Por qué los reducidos presupuestos destinados hasta ahora a ONG de mujeres se comparten con otras organizaciones y, sin embargo, nuestras entidades sólo pueden concurrir a las convocatorias específicas para mujeres? ¿Por qué no se nos llama para acordar presupuestos generales del Estado u otras cuestiones de carácter político, al igual que se convoca a otros agentes sociales? ¿Por qué el trabajo para conseguir derechos y libertades para las mujeres se entiende que debe hacerse desde el voluntariado y no se asume como necesidad que debe cubrirse desde el Estado?

Vivimos un momento sociopolítico muy complejo, la forma de gobernar se está cuestionando, la lucha por el poder es manifiesta y el dominio del capital sobre las decisiones políticas cada vez es más evidente. Las organizaciones de mujeres feministas debemos exigir que no se ignore a la mitad de la población que somos las mujeres. No se nos puede echar al rincón del olvido por que se considere que la agenda feminista es secundaria.

La abolición de la prostitución, siguiendo el modelo sueco, la igualdad salarial entre mujeres y varones, la prohibición de los vientres de alquiler, la inclusión de las empleadas del hogar en el Régimen General de la Seguridad Social, la implantación de los permisos de paternidad obligatoria e intransferible, el cumplimiento de los pagos de pensiones alimenticias en caso de separaciones, la racionalización de los horarios laborales y escolares… son cuestiones imprescindibles de abordar si queremos hablar de un Estado de derecho, una sociedad del bienestar y una democracia real.

*Lourdes Pastor Martínez es socióloga, artista y activista feminista.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Tus artículos

Tus artículos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".