lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Cultura

El paciente cero de la piratería

Las patentes relacionadas con el MP3 hicieron millonarios a varios académicos, dato que conoce muy poca gente, subraya el autor

02 julio 2016
13:11
Compartir
El paciente cero de la piratería

Las visiones románticas, acríticas o interesadas sobre el desarrollo de internet tienen los días contados. La bibliografía en castellano va aumentando con ensayos que nos descubren muchos aspectos que habían pasado desapercibidos hasta el momento. Uno de estos libros es el recientemente publicado por la editorial Contra Cómo dejamos de pagar la música, del periodista estadounidense Stephen Witt.

Si en el ensayo #Gorrones nos sorprendía la pulsión de grupos organizados en la Red por filtrar todo tipo de discos antes de que salgan al mercado, en Cómo dejamos de pagar la música se disecciona el origen y la explosiva extensión de esta subcultura y las funestas consecuencias para la industria del disco. En este ensayo se entrecruzan varias historias relacionadas con la difusión no autorizada de discos, protagonizadas por diversos personajes, con una trama que perfectamente hubiese servido para hacer una magnífica novela negra con trasfondo tecnológico. Pero todo lo que se cuenta es real y perfectamente documentado.

La llamada “piratería” no fue algo intrínseco a la arquitectura de la Red y la lectura de este libro muestra a las claras que la historia podría haber sido muy distinta. Es un contrapunto necesario a los numerosos y manidos retratos que se han hecho de internet, donde se ha llegado a un extraño consenso sobre lo “inevitable” de la gratuidad en los contenidos. De hecho, en uno de los momentos más desternillantes del libro el autor sintetiza las distintas visiones que se han tenido de los portales relacionados con la piratería:

El economista clásico veía que las ventajas de que el consumidor pudiera descargar de manera ilimitada superaban a los inconvenientes del costo […] y del riesgo de que te pillaran. El economista conductual veía a una base de usuarios acostumbrada a consumir música gratis y que habitualmente no tenía ninguna predisposición a pagar. El político teórico veía una base de disidentes activos que combatían el “segundo cercamiento de tierras comunales” e intentaba proteger internet del control corporativo. Los sociólogos veían gente aficionada a los cenáculos […].

Este libro nos hace recapacitar sobre a quién beneficia la manera en cómo se distribuye la música en la actualidad: las patentes relacionadas con el MP3 hicieron millonarios a varios académicos, dato que conoce muy poca gente. La propiedad industrial del MP3 hizo que la propiedad intelectual de las obras de los creadores musicales saltara por los aires, sin que hasta el momento se haya podido dar con una solución a la remuneración de los autores porque… aunque se alude en el libro, Spotify es parte del problema y no de la solución, aunque ilustres ex-piratas paguen por su tarifa Premium.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
David García Aristegui

David García Aristegui

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".