lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Opinión

Todavía es fácil echar al PP

El PSOE, junto a Podemos y Ciudadanos, es lo menos malo, dadas las circunstancias.

27 junio 2016
10:01
Compartir
Todavía es fácil echar al PP

Este domingo muchos votantes tuvimos que elegir entre lo malo y lo peor, porque ningún partido político de izquierdas, en España, está cerca del ideal. Estamos acostumbrados, los votantes de izquierdas, a tener que elegir entre lo malo y lo peor: es hora de exigir a nuestros políticos de izquierdas que hagan lo mismo y que lo hagan por nosotros (si de verdad tanto les importamos).

Lo malo es un Gobierno del PSOE con el apoyo de Podemos y Ciudadanos. Lo peor es cuatro años más del PP. Ya no vale el argumento de que un Gobierno liderado por el PSOE será igual que uno liderado por el PP, de que las políticas serán las mismas. En caso de que el PSOE llegara a gobernar, con el apoyo de Podemos y Ciudadanos, lo haría obligado a un intenso diálogo y a la búsqueda de consensos alambicados: no cabría esperar nuevas salvajadas como la reforma del 135 o la asunción cerril de los memorándums de la troika.

Un Gobierno PSOE-UP-Cs podría, además, iniciar la muy necesaria regeneración de las instituciones y la reforma de la Ley electoral. Por fin, dos partidos de la nueva política podrían tutelar ese proceso y lograr que el PSOE (una de las formaciones del bipartidismo) tenga que escuchar nítidamente el mensaje de los nuevos. Un mensaje que, tanto Rivera como Iglesias se han hartado de repetir, no es antagónico en lo que se refiere a la regeneración democrática.

En manos de Iglesias está el quitarse el sambenito de haberle dado al PP y a Rajoy un balón de oxígeno y cuatro años más en La Moncloa. Tiene la posibilidad Pablo Iglesias de librarnos en esta próxima legislatura de las políticas salvajes del PP.

En manos de Rivera está el quitarse el sambenito de que es la marca blanca del PP, el submarino de Génova. Tiene la posibilidad Albert Rivera de mostrar si es verdad, como no se cansa de repetir, que realmente el suyo no es un partido de la derecha pura y dura.

En manos de Sánchez está la posibilidad de articular un proyecto de país que atienda a la mayoría social y, además, emprender la regeneración del PSOE desde la posición de fuerza que le da el haber resistido al sorpasso y, también, el hecho de que todos sus barones (y baronesas) hayan perdido en sus respectivos territorios.

Nadie ha ganado. Tampoco el PP: porque no puede gobernar en solitario. La única lectura madura y realista del resultado electoral, para la izquierda, es que nos toca quedarnos con lo malo si queremos evitar lo peor. Sánchez y Rivera lo vieron claro en diciembre. Iglesias deberá ceder ahora, si es que la gente le importa de verdad más que su destino personal. A la gente le conviene más casi cualquier cosa que otros cuatro años de Rajoy.

Todavía es fácil echar al PP y a Rajoy. Basta con abandonar la ética de la pureza y asumir la de la responsabilidad. El PSOE, junto a Podemos y Ciudadanos, es lo menos malo, dadas las circunstancias.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".