lamarea.com

miércoles 24 octubre 2018

Sociedad

El colegio sevillano en el Polígono Sur donde el currículum no es lo más importante

El primer colegio construido en el barrio, Nuestra Señora de la Paz, cumple 50 años: “El curso anterior trabajamos a Murillo y este a Cervantes, pero el próximo vamos a dedicar una unidad didáctica entera al barrio, porque es la única manera de cambiarlo”.

12 junio 2016
14:02
Compartir
El colegio sevillano en el Polígono Sur donde el currículum no es lo más importante

Cambiar el mundo no es locura ni utopía, sino justicia, le dice un Don Quijote a un Sancho Panza pintados sobre la pared del patio de un colegio. Enfrente, un profesor intenta controlar la clase. Más allá, una profesora insiste en razonar con un par de alumnos que se han peleado y se han encarado con otra profesora. Al otro lado, un padre pide insistentemente hablar con la directora. “Maestro, yo no voy a estudiar porque los gitanos no estudian”, argumenta una niña de 4º. “Maestra, mi madre ha empezado a trabajar limpiando casas y mi padre ha dejado de robar”, sostiene un niño de 5º. Es un día cualquiera en el colegio Nuestra Señora de la Paz, el primer centro construido, hace 50 años, en el Polígono Sur, el barrio al que Sevilla sigue dando la espalda.

niños polígono sur

Aquí el debate no son los deberes, ni la Lomce o si la religión debe estar dentro o fuera de las aulas. Aquí el debate, además de todo eso y antes de todo eso, es si los menores acuden a clase, si llegan aseados, si han desayunado esa mañana. “50 años trabajando por las personas y la educación”, reza una pancarta a la entrada del centro, cuya labor acaba de ser reconocida por el Ayuntamiento de Sevilla con una de las medallas de la ciudad. “Por ese orden, primero las personas y luego la educación”, insiste el jefe de estudios, Rafael Maqueda. “Aunque tampoco podemos perder de vista la parte curricular, porque si no se llega a unos mínimos estamos excluyendo a esos niños del sistema”, explica la directora, Concha Delgado, mientras entra y sale constantemente para resolver problemas. Son unos 180 alumnos y 20 profesores.

“Le estoy diciendo que este año van siete alumnos del barrio a la selectividad”, le informa el jefe de estudios. “Los conflictos no se pueden prever. De repente, estalla una situación. Y cuando un día te dicen que la niña en la que tienes puesta toda la esperanza para que acabe sus estudios está embarazada, ese día no me preguntes…“, suspira la directora. “Nosotros aspiramos a lo mejor para nuestros niños y creemos en ellos para cambiar las cosas, tenemos esperanza y somos unos privilegiados por poder trabajar con ellos”, afirma orgulloso el jefe de estudios. Él y sus cuatro hermanas estudiaron en ese mismo centro, procedentes de Carmona, en los años sesenta. Todos son universitarios. “Mi padre ha sido conductor de Tussam [los autobuses urbanos] hasta que se jubiló. Mi madre, ama de casa”, recuerda Rafael, que lleva 44 de sus 48 años en aquella zona.

rafa maqueda polígono sur

Según relata, la droga ha ido minando poco a poco un barrio de 145 hectáreas con más de 50.000 habitantes donde hasta hacía poco no entraban los autobuses, ni los taxis, ni el correo, ni el camión de la basura. “Vivo aquí y trabajo aquí porque creo que el barrio se puede transformar; creo en ello, si dejara de creer sería un problema”, afirma. Su padre es ahora voluntario en el colegio y lleva el huerto: hay tomates, pimientos, habas… “El otro día cogimos las aceitunas del olivo y las aliñamos. Aquí es fundamental enseñarles a sumar, por supuesto, pero tenemos que fomentar principalmente la buena convivencia“, sostiene. En unos días, irán de excursión en tres autocares a la playa de Matalascañas, en Huelva. “Ya le hemos dicho a la madre que su hijo no irá”, avisa la directora a una maestra sobre uno de los niños castigados. “Es que tú no sabes lo que ese niño ha vivido en su casa el día anterior”, detalla de vuelta en la entrevista. Un día es un tiro, otro día una redada…

En las paredes hay colgados cuadros de Lorca, Velázquez, Machado, Juan Ramón Jiménez y Miguel Hernández. “El curso anterior trabajamos a Murillo y este a Cervantes, pero el próximo curso vamos a dedicar una unidad didáctica entera al barrio, porque es la única manera de cambiarlo. Lo que ven ahí lo trasladan a la escuela”, repite Rafael. A su clase, sólo una chica ha llevado esa mañana lápiz.

En este contexto, el método de enseñanza tradicional no sirve. “Hemos empezado a soñar, a soñar con el centro que queremos, los profesores, los alumnos y los padres”, afirma el jefe de estudios sobre el modelo denominado comunidad de aprendizaje, que acaban de iniciar. El objetivo es construir el futuro de esos niños con la participación de todos. “Necesitamos a las familias. En este modelo, el aprendizaje es entre iguales, nadie es más que nadie; la directora no es más que un padre o una madre. Y el maestro no es más que un alumno. Todos somos iguales y todos tenemos que aportar”, describe. Sí, los gitanos sí estudian, confirmaron varios jóvenes universitarios a los que llamaron desde el colegio para que contaran su experiencia.

pies polígono sur

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Olivia Carballar

Olivia Carballar

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".