lamarea.com

viernes 20 julio 2018

Opinión

Ese tema mejor no me lo toques

El autor compara nuestro futuro con el de los vecinos de Europa: “A ellos no les toman el pelo (o no han dejado que se lo tomen). A ellos no los tratan como a gilipollas”.

07 junio 2016
10:33
Compartir
Ese tema mejor no me lo toques
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. LA MONCLOA

Ese tema es el que hace que parezcamos gilipollas; así que mejor déjalo estar, porque pierdo los papeles. Parecemos gilipollas y claro, nos tratan como a gilipollas. Ya ves: me hierve la sangre y se me nubla la vista. Mejor no me hagas hablar, porque nadie va a salir bien parado. Ni tú, ni yo, ni nadie. Porque ese tema, en realidad, es el único tema.

No sé ni por dónde empezar. Se me agolpan las ideas en la cabeza y me indigno. Lo curioso es que da igual por dónde lo pilles, al final acabas en el mismo sitio: en el tema, el dichoso tema. Porque todo está relacionado. Y lo peor es que es evidente. No importa a quien preguntes: prácticamente todo el mundo está de acuerdo.

Y no es algo nuevo. Pudimos haber empezado a resolver el tema (o al menos a no dejar que se agravase) hace muchos años, pero no hicimos nada. Y fíjate que hablo de nosotros, de todos nosotros. Podría echarles la culpa a ellos, pero a ellos los elegimos nosotros ¿no?

No dejo de preguntarme por qué no nos dimos cuenta antes de la equivocación. Es comprensible confiar la primera vez y, quizá, a la segunda; ¿pero tantas veces? Por eso digo que quizá seamos gilipollas, y perdón por repetir el taco; pero es que hemos tardado muchísimos años en darnos cuenta de cuál es el tema (aunque todavía haya muchos que ni por esas).

Es comprensible que durante un tiempo el tema pasase desapercibido: cuando todo parecía ir viento en popa. No nos paramos a pensar en que nadie estaba pendiente del medio y largo plazo, nadie estaba pendiente del futuro (ese que ahora es presente). Quizá no supimos ver las señales de alerta, quizá no quisimos verlas, pero ¿las hubo?

Los medios tienen su parte de responsabilidad en el tema, claro que sí, pero no cabe de duda de que, quien hubiese querido enterarse, lo hubiera hecho. Quien quiere saber, acaba sabiendo, aunque sea demasiado tarde.

Si echas la mirada atrás, si lees noticias antiguas, promesas antiguas, proyectos antiguos; y luego miras el presente, te das cuenta de cuál es el tema y, también, de que nos han tomado el pelo (y de que nos hemos dejado tomar).

Es algo parecido al síndrome de Estocolmo. Estamos en sus manos y, de nuevo, varios millones de nosotros van a elegir a los mismos: a los responsables del tema.

Porque si comparas con los datos de nuestro entorno, el tema está clarísimo.

Basta con mirar hacia nuestros vecinos de Europa:

Mira sus horarios.

Mira su red de escuelas infantiles públicas, su sistema de ayudas y sus medidas de conciliación. Ellos tienen hijos porque pueden. Porque para criar a sus hijos no tienen que hipotecar su vida.

Mira su sistema educativo. La preparación de sus profesores y de sus alumnos.

Mira a sus empresarios: su formación, su nivel cultural, su concepto del beneficio.

Compara la diferencia de salario entre jefes y empleados.

Mira el salario medio.

Mira sus condiciones laborales.

A ellos no les toman el pelo (o no han dejado que se lo tomen). A ellos no los tratan como a gilipollas.

Algunos de ellos lo pasan mal, claro que sí, pero en general, ellos pueden mirar al futuro con tranquilidad. Pueden dar por hecho que habrá relevo generacional, que habrá quien pague sus pensiones.

Ellos saben que alguien les tiene en cuenta.

Mira a sus trabajadores autónomos. La flexibilidad de sus cuotas, la cantidad de derechos que tienen pagando mucho menos que nosotros. La racionalidad del sistema: el sentido común.

Mira su sector bancario, las condiciones de sus hipotecas. Si les cuentas que en España la dación en pago es algo novedoso y difícil de lograr, que nadie nos habló de ello… Díselo y verás cómo se llevan las manos a la cabeza. Diles que aquí te quedas con la deuda de por vida, aunque pierdas la casa. Cuéntales que lo hemos tolerado y que, todavía, hay gente que sigue firmando hipotecas con esas condiciones.

Mira a sus líderes, políticos, sociales y sindicales.

Mira cómo dimiten, cómo se avergüenzan. Mira cómo respetan a sus ciudadanos.

Mira a su tejido asociativo, su capacidad de organización vecinal. Mira la transparencia, la democracia de la vida cotidiana, de los gestos pequeños.

Compara las estadísticas, la productividad, el sistema fiscal, los salarios medios.

Admírate por cómo funcionan la meritocracia y la igualdad de oportunidades.

Mira cómo tratan a sus becarios, a sus científicos y a sus artistas.

Piensa ahora en los últimos 40 años.

Reflexiona.

Ahora mira tu futuro.

Ése es el tema.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.