Dos de cada cien autónomos de los 623.144 que cotizaban por accidentes de trabajo sufrieron un accidente laboral en 2015, según un informe de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que indica que el colectivo sufrió 11.944 accidentes laborales en 2015, un 7,65% menos que en 2014.

“El trabajador por cuenta propia es un paria en materia de seguridad y salud laboral”, denuncia la federación. Según sus cifras, sólo uno de cada cinco autónomos tiene cubiertas las contingencias profesionales (accidentes de trabajo y enfermedades profesionales). Es decir, los accidentes recogidos en el informe afectan únicamente al 19,7% de los autónomos. Los accidentes sufridos por los trabajadores que no cotizan no son calificados como laborales.

“Desde ATA consideramos imprescindible una mayor implicación de las administraciones públicas con el colectivo de autónomos en materia de prevención de riesgos laborales tal y como exige la norma y que las organizaciones de autónomos participemos de forma activa en políticas preventivas que reduzcan la siniestralidad”, señala José Luis Perea, director del área de Prevención de Riesgos Laborales de ATA.

Con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, la federación ha elaborado un decálogo de propuestas para mejorar la prevención y reducir la siniestralidad en el colectivo. Entre ellas, destacan el fomento de la cotización por accidente y enfermedad; el desarrollo reglamentariamente de la nueva Ley de Mutuas; y la creación de un observatorio permanente de la siniestralidad laboral.

Con los datos de 2015, Andalucía (2.284), Cataluña (1.281) y Galicia (1.178) fueron las comunidades autónomas con más accidentes de autónomos en jornada laboral. En el lado opuesto, Cantabria (239), Navarra (222) y La Rioja (130).