lamarea.com

jueves 18 octubre 2018

Los socios/as escriben

Soberanía ecológica, más allá de las fronteras

‘Volt II per la sobirania energètica’: Un tour de denuncia contra los megaproyectos insostenibles

27 octubre 2015
13:02
Compartir
Soberanía ecológica, más allá de las fronteras
Participantes en el VOLT II. FOTOS: JORGE A. TRUJILLO

Cuando hace un mes muchos pensaban en el puente de octubre y otros se cuestionaban si era digno celebrar una fiesta que supuso una invasión y un genocidio, en Cataluña un grupo de cerca de veinte personas se encontraron en la playa de la Villa Olímpica de Barcelona el sábado 10 de octubre. Llegaban cargados con sus mochilas, bolsas y sacos de dormir al punto de salida. Enfrente, el Mediterráneo ya iluminado por el sol de la mañana. y de fondo la Ciudad Condal. En medio, el gran logo de Gas Natural que sostiene el edificio al borde de la Ronda del Mar, la histórica Estació de França y el Passeig Marítim.

Al grito de la estrofa del rap “Dame más gas… Calentar el planeta es muy lucrativo”, arrancó la segunda edición del “Volt: Un reto a los grandes proyectos energéticos”. En realidad, el viernes anterior ya había tenido, oficialmente, su primera actividad en la Casa del Mar, en el Paral.lel, justo al lado de la sede de la Red Eléctrica de España, el famoso edificio donde se pueden ver las tres torres al final de la avenida. Las mesas presentadas conformaron una Conferencia Internacional que explicaba los megaproyectos de la Unión Europea, presentados como una gran oportunidad de avances tecnológicos y de abastecimiento pero sin medir las consecuencias económicas y, sobre todo, ecológicas que éstos suponen. Escuchando las experiencias de América Latina con el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) de la voz de Octavio Rosas, miembro de la Red Nacional de Afectados ambientales de México y profesor de la UNAM, enlazamos unas mismas estrategias que sólo benefician a las grandes multinacionales. En el caso europeo con el TTIP (Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Unión Europea), que se negocia en secreto o sin mucha información entre los países y los mercados, ya que como afirma Ricard Bellera, miembro de la Campanya Catalunya No al TTIP,  “los más interesados en la firma de este tratado son los propios mercados”. Una de las entidades promotoras del encuentro, el Observatori del Deute en la Globalització, ODG, con la presentación de Mónica Guiteras, explicó como a través del Plan Juncker (Fondo Europeo para las Inversiones Estratégicas) se financian los megaproyectos que el Volt II visitó en los tres días de recorrido por comarcas de Cataluña y Aragón. De mano de Emma Hugues (Plataform London – Reino Unido), escuchamos las experiencias de otros países como Azerbaiyán e Italia, donde el proyecto del Corredor de Gas del Sur, en forma de un gaseoducto, tiene mucha relación con los conflictos de interés entre la Unión Europea, Rusia y Ucrania. El mismo evento recogió las reivindicaciones y testimonios de los afectados que contaron sus vivencias: desde la Alianza contra la Pobreza energética, Plataformas en Defensa de las Tierras del Sénia (Proyecto Castor), hasta la Plataforma Ciudadana de la Deuda y la Xarxa per la sobirania energètica.

Parada Castellar del Vallès

Castellar

Ya en el autobús, tras la bienvenida por parte de los organizadores, se incitó a la participación activa de los integrantes en forma de relatorías y trabajo en equipo durante los tres días de recorrido y que arrancaba con mucha ilusión. Algunos veníamos por primera vez y otros y otras, repetían la experiencia que fue el Volt I. Llegando a Castellar del Vallès, nos esperaba un grupo de activistas que nos enseñaron el camino y los destrozos ambientales que provocó la construcción de un gasoducto. Se destruyó el paisaje original, así como miles de árboles que no fueron “correctamente reforestados”, denuncian habitantes y activistas de esta localidad. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a través del Ministerio de Industria con José Montilla al frente, impulsó el tramo Martorell- Figueras dentro del proyecto de unión de los conductos de gas con Francia.  En Sabadell y Castellar del Vallès se pudieron ver los daños paisajísticos y medioambientales del proyecto que finalmente paralizó el gobierno francés, dando de esta forma un impulso al tramo del País Vasco y Navarra. Sin embargo, los habitantes y asociaciones senderistas de la zona denunciaron los perjuicios ocasionados en el Vallès Occidental que fueron “camuflados con alfalfa, que lo aguanta todo, para que parezca que se ha repoblado de verde todo el recorrido destruido por la maquinaria del proyecto”. Las zonas más afectadas fueron los valles y montañas de la comarca y los denunciantes afirman que “en un día se cargaron un bosque de más de setenta años”.

La jornada se cerró en Castellar, tras el debate y la ronda de preguntas, tanto en catalán como en castellano, donde nos explicaron cómo el proyecto quería conectar con el Corredor de Gas del Sur (CGS) atravesando la Península, cruzando los Pirineos hasta llegar a Francia, y así conectar con el resto de Europa. Este primer tramo llamado MIDCAT, denunciaron los activistas, recibe apoyo de las arcas de los estados miembros de la Unión Europea al ser considerado de “interés público” ya que se ha incluido en el listado PIC (Proyectos de Interés Común). No obstante, afirman los activistas, hay empresas multinacionales “haciendo el negocio”. Los miembros y activistas del Vallès y Alfons Pèrez de la Red por la soberanía energética y del Observatori ODB nos explicaron los daños en Castellar y la conexión con intereses de grandes empresas multinacionales. Además desde la Plataform London, Emma Hugues, expuso los intereses del gasoducto entre Italia y los tratados con el “gobierno corrupto de Azerbaiyán”. Octavio Rosas nos relató como ENAGAS, que construye parte de MIDCAT en el Vallès,  hace su gran negocio en México con el Proyecto Integral de Morelos donde fue necesario cambiar legislación para su implementación y dio como resultado la “desprotección de la comunidad”. Finalmente, Rosas acabó leyendo un escrito de los afectados medioambientales por este proyecto: una carta solidaria que une las luchas en los dos lados del Océano, que aboga por “la defensa de la vida, la seguridad, el cuidado y respeto al medio ambiente, ya que su gobierno al igual que el nuestro es corrupto, inhumano y antisocial; que no respeta los derechos humanos en toda la extensión de la palabra.” .

Antes de partir hacía la siguiente parada, una paella vegetariana y popular fue un momento de inflexión para que los y las integrantes se conocieran y empezaran a crearse vínculos, saber las procedencias y compartir impresiones.

Parada Sallent

Sallent

En la llegada a Sallent nos esperaban miembros de Prou sal, quienes nos enseñaron una montaña con grandes índices de salinidad. Éstos superan los 250 mg por litro y dejan inusable el agua de un tramo de los ríos Llobregat y Cardener, dejando afectadas a las poblaciones de alrededor. Dicen los activistas que en estas comarcas “la vida ya no corre por los ríos sino por las tuberías”. Al impacto ambiental se suma el aumento del precio del agua, que debe traerse por una infraestructura creada expresamente para “transportar el agua potable a las poblaciones de alrededor, incluso, a Manresa”. La mina de potasa del Bages, con más de cien años,  lleva contaminando y arruinando las tierras y el agua de estas comarcas bajo el “total desamparo de la Generalitat”. “El gobierno catalán habla mucho de soberanía pero es incapaz de defender este bien tan preciado para las poblaciones afectadas”, argumentaba nuestro guía. A las críticas realizadas se suman siete sentencias judiciales ganadas por parte de los denunciantes.  Éstos exigen la paralización de la mina aunque creen que “no se llegará a parar, ni siquiera en la fecha indicada para su cierre, en 2017”. El trabajo de las minas también provocó el hundimiento de un barrio que tuvo como consecuencia el “desalojo de cerca de decenas de familias”, añaden los miembros de Prou Sal.

La empresa que trabaja en la mina para extraer potasio y fabricar fertilizantes es Industrial Chemical Limited (ICL) del grupo Iberpotash. En su web afirman tener un plan millonario para “preservar y ayudar el medio ambiente de la zona”, pero los vecinos de Sùria y Sallen-Balsareny siguen denunciando la contaminación que se puede ver a simple vista en el recorrido, con el agua contaminada y las plantas muertas, un paisaje destruido “a costa de los intereses de una multinacional que se lleva muchos de sus beneficios a Israel”. Uno de los momentos más sarcásticos de la visita, fue escuchar que ICL patrocina el equipo de baloncesto de Manresa, “como sabemos que ciertas marcas financian equipos y otros organismos para lavar su imagen”, afirman los activistas. La inspección se cerró con el agradecimiento de los activistas locales que invitaron a beber agua “de la buena”, traída en botijos y a comer la tradicional coca catalana para merendar. De camino a Balsareny, la última parada de un primer día intenso, vimos a través de la ventana del autobús la montaña teñida de blanco por donde los residuos salinizan el agua y el territorio.

Parada Balsareny

balsareny

En el auditorio de Balsareny, cayendo la noche, el sábado se cerró con el acto en el que los jóvenes concejales de medio ambiente de Balsareny, Jorge Aguilera, y de Navàs, Josep Casafonts, expusieron la problemática ecológica y de seguridad del proyecto de Gas Natural que propone crear depósitos subterráneos de gas entre ambas poblaciones. Los dos ayuntamientos, ahora gobernados por una izquierda rupturista y municipalista, han denunciado que la vida de esta infraestructura, planteada para cuarenta años, “no aporta ningún beneficio a estas poblaciones”. El almacenamiento se plantea como una reserva para “abastecer a toda Cataluña durante catorce días en caso de necesidad”. Los concejales de los dos pueblos advierten de las “consecuencias ecológicas y de los problemas de seguridad geológica en la zona”. El proyecto consiste en la construcción de ocho cavidades de treinta metros de diámetro por doscientos de altura, a setecientos metros bajo tierra, y para ello se utilizaría agua inyectada a presión y traída del río Llobregat. En definitiva, un planteamiento “contaminante y de despilfarro” cuyos residuos acabarían de nuevo en el colector de salmueras de Sallent. Desde el ayuntamiento de Balsareny no se entiende “por qué no hay un informe meticuloso” donde se pueda comprobar las consecuencias reales de acumular miles de litros cúbicos de gas entre sus poblaciones. Además, sabiendo que en la zona hay dos fallas, la de Tordell y Guix, ven “con mucha preocupación que se llegue a completar una infraestructura de este tipo en Balsareny”. Desde el ayuntamiento de Navàs se critica el proyecto, considerado por la Generalitat como un plan estratégico. “Tras  toda la publicidad, no vemos ningún elemento positivo para aceptar este proyecto”. Los dos ayuntamientos apuntan a un sistema de energías renovables y a un cambio de modelo de consumo energético. Pese a que el Ministerio de Industria español lo ha paralizado, el concejal de Navàs, denuncia que “la Generalitat se llena la boca hablando de soberanía pero después entrega el territorio en bandeja a la multinacional Gas Natural”.

El negocio es construirlo:

Los dos concejales, uno ya con una legislatura a cuestas y el otro recién estrenado, pero con años en las reivindicaciones de su pueblo, temen que con este almacenamiento pueda pasar lo mismo que sucedió con los movimientos sísmicos que provocó el proyecto Castor. El periodista Jordi Marsal, autor de Castor, la burbuja sísmica, nos explicó la experiencia de Vinarós con todos los problemas de un proyecto de este calibre. En referencia al proyecto de Gas Natural, Marsal  advierte de sus peligros “en la zona más sensible medioambientalmente hablando de la Cataluña central”, todo para llenar de beneficios a la “oligarquía del Estado”. “La falta de transparencia” de la administración ha encubierto y ahora renegado, de todo lo que sucedió en la población de Castellón con el caso Castor. Éste se paralizó tras la polémica pero “señores como Florentino Pérez, se llenaron los bolsillos a costa del dinero público”, y finalmente “se hizo el negocio tan sólo con la proyección de la infraestructura”. La paralización se produjo tras el estudio del impacto medioambiental que provocaría este depósito de gas en las costas de Castellón y Tarragona. Tras “más de mil terremotos” y todo el escándalo que supuso este proyecto, el costo “lo pagaremos los consumidores, teniendo detrás a quienes ya cobraron por la construcción y los inversores de siempre, como La Caixa, Bankia y el Banco Santander”. Mientras tanto, “todos pagamos por tres vías, la económica, la ecológica y con la integridad de los habitantes de Vinarós y alrededores”, concluyó.

Parada Graus

Graus

Tras la primera noche, arrancó el día y llegamos al centro Espacio Pirineos de Graus, una antigua iglesia de la Compañía de Jesús, donde se “rinde culto” a la naturaleza y las especies vivientes del Pirineo. La atención de todos se dirigió hacia el antiguo altar donde se levanta una maqueta de varios metros de altura en el que se pueden ver múltiples especies, muy realistas, de la fauna y flora del Pirineo catalán y aragonés.

Durante la ponencia “Los planes para la energía: Unión energética e interconexiones” escuchamos por videollamada, al eurodiputado de Equo, Florent Marcellesi, y presencialmente al asistente del eurodiputado Miguel Urban (Podemos),  Juan Peris, quienes coincidieron en criticar el Plan Juncker que financia los megaproyectos “con poco lugar para energías renovables” y señalan la priorización de “los intereses de las multinacionales y poco a las localidades”. A su juicio, se enfoca todo en las energías contaminantes ya existentes y “ni siquiera se llega replantearse el modelo de consumo”. Además Marcellesi, ve peligrosa la clausula “anti-renovable” de la legislación de autoproducción y consumo de energía. “Una sociedad como la actual no es sostenible cuando depende del “techo del petróleo, el cual es cada vez más caro y de menor calidad”, aseguró. El eurodiputado ecologista criticó que “de las seiscientas páginas del informe de megaproyectos, sólo una corresponde a España”; algo que demuestra el poco interés que tiene el Estado español en apostar realmente por un cambio de modelo.  Por otro lado, Juan Peris explicó su experiencia como activista ecologista en Ecuador y su actividad política con Podemos en el Europarlamento. Perís criticó la visión de la Unión Europa que pretende “reducir las emisiones de CO2 sin cambiar el modelo de consumo y de energía”. Además, criticó el modelo de Interconexión europea, “sin posibilidad de cuestionarse el proyecto”, del que se pretende tener conectado un 10% en 2010 y 15% en 2030.  Finalmente, el asistente de Urban llamó al apoyo de las euromarchas que confluirán en Bruselas en noviembre y a las jornadas contra la política española que “sólo está enfocada en el beneficio de los grandes empresarios”.

Alfons Pèrez (Observatori del Deute en la Globalizació) cerró la mesa con la explicación de la interconexiones eléctricas que “intentan convertirnos en una isla energética” con cuatro líneas de alta tensión (autopista eléctrica – MAT-), aún por determinar el cruce por los Pirineos hasta conectar con Francia. Asimismo, el miembro de ODG señaló que es una forma de “perpetuar el modelo fósil y contaminante” que conlleva millones de euros en gastos de infraestructura y que tenemos que pagar la ciudadanía “tanto de nuestros bolsillos como con nuestro bienestar”.

En la mesa sobre “Las Alternativas en Marcha”, escuchamos las propuestas de diferentes colectivos en el que se reivindicaba un cambio en el modelo energético y otra cultura de consumo, llevando así reivindicaciones desde el artivismo (protestas artísticas) hasta propuestas de producción de energías no contaminantes y la remunicipalización de la misma. Igualmente, el publico escuchó las experiencias vividas en otros países como México y los conflictos generados por intereses energéticos, como es el caso de Ucrania y otros países del este europeo, entre otros. La constante de la ponencia y la participación se centró en los ejes de nuevos modelos de energía que puedan combatir la pobreza energética y cambien la forma de consumir, la eficacia de la autoproducción y la comercialización municipalista, enfocados también a alterativas innovadoras y sostenibles como cooperativas Som Energia.

Al acabar la jornada, visitamos una de las torres de alta tensión instaladas, que forma parte un tramo de la autopista de alta tensión,  y que ha destrozado la imagen paisajística de la zona. El grupo de activistas escuchó las quejas de los habitantes y de ecologistas frente a la torre de más de veinte metros de altura.

“Conocemos a las mejores personas de los territorios”

Para cerrar el domingo, tras el emocionante homenaje a un activista fallecido de Capella, se acabó el día con una asamblea llena de propuestas para crear una red por la soberanía sostenible. Finalmente, se cerró la reunión con la lectura de la declaración de Capella. La última noche cayó en el albergue con la cena-fiesta de los activistas, fue el momento más festivo de la jornada, con un alto grado de canciones populares y protesta.

Parada Sabiñánigo

Sabinanigo

“Bienvenidos al mayor o uno de los mayores desastres químicos de Europa”, así nos dio la bienvenida uno de los integrantes de Ecologistas en Acción que decía que había que ponerle algo de “humor al drama para no llorar”. Y es que Sabiñánigo tiene un depósito de agua contaminado situado en el mismo río Gállego, afectado por residuos altamente peligrosos como metales pesados y residuos clorados que llegan a los 450m3 de deshechos industriales. La acumulación es tal que el agua del embalse está a pocos metros del núcleo urbano. Desde la montaña, frente al pueblo, observamos en el agua zonas teñidas de un marrón que llama mucho la atención. Al ritmo de gaitas pero con un ambiente de melancolía que erizaba la piel, recorrimos el estrecho camino mientras conocíamos de primera mano el desastre ecológico que “ha destruido la tierra y el agua y va penetrando desde el vertedero hasta el estanque, dañando y contaminando todo a su paso con los productos químicos que se filtran”. Tal es así, que hasta se “ha llegado a encontrar restos de estos residuos contaminantes en el Delta del Ebro”, asegura Mariano Polanco, de Ecologistas en Acción Huesca, quien nos explicó, posteriormente, en la Casa de la Cultura del pueblo, la lucha que llevan desde hace años para que el ayuntamiento de Sabiñánigo se posicione frente a este desastre condenado al olvido por parte de las autoridades.

Para más inri, nos explicó el propio Alfons Pèrez (ODG), que también pasará por aquí el MAT (Autopista de alta tensión) al ser un territorio estratégico para estos megaproyectos de interconexiones de la Unión Europea. Pèrez expuso a los asistentes del pueblo en qué consiste esta conexión y las consecuencias ambientales y paisajísticas de este cableado. Además, el miembro del Observatori destacó un dato importante y es la sobrecapacidad en el Estado español en relación a la potencia instalada y máxima de consumo energético.

Última parada Barcelona: hacia el tercer Volt

La llegada a Barcelona, tras un intenso puente, fue emotiva por todo lo compartido durante los tres días. Con ganas de descansar y de preparar para el año que viene la siguiente edición del Volt por parte de los impulsores. Éstos, según las impresiones de los activistas asistentes, tendrán el apoyo de quienes repitan, pero también de las nuevas conciencias que se acerquen a la ruta en busca de vías de denuncias contra los desastres de nuestro modelo de consumo y energético para así plantear una sistema alternativo que pueda pensar en mejorar el bienestar de nuestra sociedad y nuestro planeta.

bannernewsletter

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Jorge A. Trujillo

Jorge A. Trujillo

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".