lamarea.com

domingo 23 septiembre 2018

Opinión

Debatir, del verbo no nos tomen el pelo

“Básicamente exigimos que el debate no sea un debate”, ironiza el autor sobre un encuentro entre los candidatos a las elecciones del próximo 20-D.

22 octubre 2015
13:42
Compartir
Debatir, del verbo no nos tomen el pelo
Candidatos a las pasadas las elecciones europeas en el debate de televisión española. PP

A la vista de las exigencias tendríamos que hacer también un debate entre quienes han negociado este debate, decía Manuel Campo Vidal intentando quitarle hierro al enganche que tenían en directo el aspirante Aznar y el presidente González, a cuenta de quién de los dos debería decir la última palabra esa noche ante la cámara. Lo apalabrado no era eso, denunciaba Aznar, a lo que González respondía que no le tirase de la lengua, si no quería que contara qué tipo de extravagantes exigencias habían puesto desde su partido para la cita. Era el año 1993 y aún nos quedaban por vivir unos cuantos, no demasiados, encuentros entre candidatos ante una cámara de televisión.

Cada uno de estos llamados debates, acordes a los tiempos modernos, iban llegando cada vez más condicionados por un aluvión de exigencias que inundaban las mesas de los despachos de los negociadores y la cadena de televisión que iba a emitir: que si quiero mi silla a tal altura, que si sácame de este lado, que si ponme aquí un cronómetro que cuente los segundos para que los dos hablemos exactamente lo mismo, que si este moderador al que le daremos las preguntas ya escritas no me vale, que si mejor que sea este otro, que es lector de preguntas que crea consenso. Básicamente exigimos que el debate no sea un debate.

Las exigencias sobre cómo mutilar y falsear el debate que estaba por llegar no sólo inundaban las mesas de los despachos, también nos inundaban a los espectadores-votantes, con los que, en un ejercicio de curiosa sinceridad, ni siquiera se hacía el esfuerzo de ocultarnos la impostura. Estábamos así llamados a participar abiertamente del engaño debatiendo entre nosotros sobre cuál de las dos partes había salido beneficiada o perjudicada en las negociaciones pre debate al haber podido imponer más o menos trampas que el otro para hacer del acto una pantomima. En el punto álgido del síndrome de Estocolmo, al acabar la actuación de los candidatos, nosotros mismos, los espectadores-votantes, jugaríamos a ser ese experto que cobra por engañarnos: a fulanito se le ha visto gesticulando con más firmeza, creo que ha ganado el debate, decíamos. Los propios engañados éramos ya participantes activos del paripé.

Estos escasos debates, celebrados por todos como un éxito rotundo de nuestra ya sólida y asentada democracia, son una buena metáfora de por qué estamos ahora donde estamos. Se supone que hemos despertado y nos hemos hecho mayores. A base de hostias, pero mayores. Hemos aprendido algunas cosas. Ahora sabemos que la democracia que se celebraba a sí misma cada vez que daba un pasito de normalidad, ridículo en comparación con otros países, ni estaba tan asentada, ni era tan sólida, ni mucho menos eran tan democracia. Ahora sabemos que cuando un debate exige un cronómetro en la pantalla de televisión, la prohibición de interactuar con el otro candidato o preguntas pactadas para ser leídas por quien los negociadores elijan, de ninguna forma podemos volver a llamarlo debate.

bannernewsletter

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

Modelo y actriz. Escribe, pinta y colorea cosas en sitios desde que tiene uso de Internet. También en Carne Cruda, Vice, CTXT, 20 Minutos y Atresmedia, entre otros.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".