lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Sociedad

La extrema derecha desfila un año más por Barcelona

Pese a que los organizadores dan a la marcha un cierto barniz de centro político, lo cierto es que las imágenes de vírgenes, los símbolos militares, taurinos y las cruces dan al traste con la pretensión

12 octubre 2015
15:02
Compartir
La extrema derecha desfila un año más por Barcelona
Manifestación de la marcha por la unidad de España en Barcelona. FALANGE

BARCELONA // “El otro día fui a comprar una bandera catalana y, cuando la pedí, el de la tienda me trajo una estelada. Yo le dije que no la quería, que le había pedido una bandera catalana. ‘¿Y esto qué es entonces?’, respondió el encargado. ‘¿Eso? ¡Una bandera cubana!’”. La anécdota la cuenta una señora de avanzada edad en el Paseo de Gracia, en pleno centro de Barcelona, a sus dos amigas, que rompen a reír. Las carcajadas quedan pronto disueltas entre gritos de “España, unida, jamás será vencida” y “Manos arriba, que vienen los Pujol”. Es 12 de octubre, día de la Hispanidad, y por el centro de la capital catalana avanzan miles de personas de todas las edades en un mar de rojigualdas.

Pese a que los organizadores dan a la marcha un cierto barniz de centro político, lo cierto es que las imágenes de vírgenes, los símbolos militares, taurinos, las cruces y lemas en camisetas como “Los españoles primero”, dan al traste con la pretensión. Pancartas de grupos de ultraderecha como Vox, Plataforma per Catalunya o Falange se reparten por toda la manifestación. Se ven también banderas de las Baleares y del País Valenciano. El ambiente es festivo. “Esta noche en casa tenemos que poner La Sexta, ¿eh?”, bromea un joven con su madre. De pronto, un grupo de personas de estética legionaria forma y comienza a desfilar por el paseo a ritmo rápido, acompañados por el sonido de tambores y trompetas, que entonan marchas militares. La marcha se abre para dejarlos pasar y aplaude a su paso.

Finalmente, la manifestación llega a la plaza de Cataluña, donde los organizadores agradecen la asistencia a los catalanes presentes pero también a aquellos llegados de otras partes del país. “Cuando otros convocan manifestaciones disfrutan de grandes cuantías económicas gracias a la Generalitat”, denuncia el presentador del acto, entre aplausos y vítores. “No se ve a TV3”, gritan en la plaza. El primero en tomar la palabra es Clemente Polo, de Regeneración Democrática, quien realiza una defensa de la Constitución como factor clave para la paz. Polo apunta a varias “amenazas”, entre ellas el surgimiento de Podemos, lo que levanta una ola de abucheos y silbidos. “Calma, calma, que se nos acaba el tiempo”, pide. La otra gran amenaza es, continúa, el plan de Artur Mas y Oriol Junqueras -lo pronuncia con el sonido jota-. “¡Que los metan preso!”, grita un asistente.

Por su parte, Francisco Caja, de Conciencia Cívica Catalana, alerta contra el “golpe de estado” que están perpetrando, a su juicio, los independentistas, basado en el “odio” y que tiene como objetivo “la destrucción de una obra milenaria, España”. “España la hizo el amor, un amor de inspiración cristiana”, ha profundizado, tras lo que ha llamado a defender la unidad del Estado y ha añadido que la Constitución contempla incluso hacerlo mediante las armas. Después de algunos discursos más, todos en una línea política similar, suena el himno de España. Unos pocos levantan el brazo al estilo fascista. Otros simplemente escuchan u ondean sus banderas. Después de varios vivas a España, la multitud comienza a irse.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".