lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Política

¿Quién teme a Podemos?

“Podemos encarnaba al lobo feroz que condensa todos los odios y miedos del bipartidismo”, explica el autor.

03 septiembre 2015
11:50
Compartir
¿Quién teme a Podemos?
Pablo Iglesias y sus compañeros durante la celebración de los resultados electorales de las elecciones europeas. FERNANDO SÁNCHEZ

Who’s afraid of Virginia Woolf?” es un tratado magistral de psicología sobre la naturaleza miserable del ser humano. Escrito por Edward Albee, fue la versión cinematográfica de Mike Nichols, protagonizada por los sublimes Elizabeth Taylor y Richard Burton, la que inmortalizó en imágenes nuestro desalmado instinto de destrucción cuando el ego se siente en peligro y, a la vez, nuestro parasitismo emocional con quien nos destruye por puro instinto de supervivencia.

Sinopsis: Martha y George, casados desde hace dos décadas, cultos y apuestos, invitan a una pareja de similar condición y apariencia para humillarse entre sí tomando a Virginia Woolf como pretexto. En su estreno en España, la censura franquista advertía en los carteles: “No aconsejable para público no preparado. Únicamente apta para espectadores de sólida formación”. ¡Cómo si necesitáramos de un doctorado en literatura inglesa para asumir nuestro comportamiento animal, por más que se disimule en una discusión de intelectuales!

Parece que el tiempo no hubiera pasado. La relación de odio y servidumbre entre Martha y George simboliza el matrimonio que mantiene el bipartidismo desde la transición. Se desprecian tanto como se necesitan. Y serían capaces de todo con tal de aniquilar políticamente a cualquiera que amenace su posición de privilegio. Justo lo que hizo Pablo Iglesias tras las elecciones europeas: “Que nadie nos felicite. Hemos venido a ganar”. Podemos irrumpía en escena como un tercero excluyente (en términos de Bobbio) por su actitud y su capacidad real para impugnar el bipartidismo. A partir de entonces su crecimiento fue exponencial. Y la respuesta de ambas formaciones, como la de Martha a George, fue declararle una “guerra a muerte”. ¿Por qué?

El titulo de la obra es un macabro juego de palabras con la expresión infantil, Who is afraid of the big bad wolf? (¿Quién teme al lobo feroz?). Sin duda, Podemos encarnaba al lobo feroz que condensa todos los odios y miedos del bipartidismo. No comparte su esencia orgánica ni sus reglas del juego. Mientras que “partido” es el participio del verbo “partir” (una expresión en pasado que destruye), “Podemos” es la primera persona del plural del verbo “poder”: una expresión en presente que construye. Las cosas existen desde que son nombradas. Y a tal fin, Podemos se alejó de la palabra “poder” como sustantivo o sillón al que unos pocos aspiran, para utilizar el infinitivo que todos deberíamos conjugar en una sociedad democrática. Su denominación, más que una suma de siglas, sugiere una causa capaz de representar a quienes no se sentían representados. Político y ciudadano significan lo mismo en griego y en latín: el que pertenece a la polis o a la civitas. Los partidos tradicionales abrieron una brecha casi insalvable entre ambas palabras. Y Podemos, asumiendo la esencia líquida del 15M, consiguió en el imaginario colectivo que volvieran a ser sinónimas: los ciudadanos son políticos y los políticos ciudadanos.

La “guerra a muerte” contra Podemos comenzó con un linchamiento mediático para asimilarlo a un partido más, con todos sus vicios y defectos. Se alentó a una marca emergente para desplazar a Podemos de la centralidad hacia la izquierda y reducirlo a un cómplice más del sistema. Y, sobre todo, se aventó el miedo al cambio. Quienes desahucian a la gente de su vivienda, venden el miedo a que Podemos les expropie su chalet en la playa. Quienes rescataron a los bancos provocando nuestra ruina, venden el miedo a que Podemos audite la deuda y rescate a las personas. Quienes emplean las leyes para derogar nuestros derechos fundamentales, venden el miedo a que Podemos los restaure en un nuevo proceso constituyente. Quienes utilizan las instituciones de manera interesada y partidista, venden el miedo a que Podemos las devuelva a la ciudadanía… Y todo aderezado con cifras macroeconómicas, migraciones y terrorismos, para cumplir la máxima de Renard consistente en decir de vez en cuando la verdad para que te crean cuando mientes.

El problema es que algunos han mordido el anzuelo persuadidos por los aparatos de propaganda bipartidista. Pero Podemos no puede caer en la trampa del asimilismo y del miedo. Para ser diferente no tiene que parecerse tanto. Y nada le acerca más al peligro que el excesivo cuidado de alejarse de él. Cometería un error insalvable si desperdicia su hegemonía política y posicionamiento electoral en este tránsito inevitable a estructura de poder como sustantivo. Por supuesto que tiene que ser un partido. Y organizarse. Y elegir a los mejores. Pero manteniendo el equilibrio y la empatía social para no dejar de ser una causa. Dicho de otro modo: partido es su cuerpo, y las causas que defienda su alma. Podemos debe ser un “partido de causas”.

Al final de la película, después de acribillarse a insultos y vejaciones, Richard Burton le pregunta a Elizabeth Taylor: ¿Quién teme a Virginia Woolf?. Y ella le contesta: “Yo le temo. Tengo miedo”. Ambos representan el pánico del bipartidismo a quedarse solos en el escenario. Decía Borne que la persona más peligrosa es la que tiene miedo, y los actores de la transición lo demuestran a diario con sus acusaciones infundadas de radicalismo y populismo. Se equivocan de estrategia. Las alcaldías surgidas de la gente convierten con normalidad en hechos lo que el bipartidismo vaticinaba imposible. En menos de un mes, las elecciones catalanas confirmarán a Sí que es pot como una opción sensata de gobierno; y las elecciones griegas otorgarán a Tsipras la victoria desde la centralidad. En ambos comicios, las fuerzas hermanas del bipartidismo ocuparán las últimas posiciones. Los únicos asustados. Porque ya hace tiempo que la gente perdió el miedo en las plazas y en las urnas.

* Antonio Manuel Rodríguez Ramos es Profesor de Derecho Civil en la UCO. Coordinador Laboratorio Jurídico sobre Desahucios de la Universidad de Córdoba. Presidente de la Federación Ateneos de Andalucía. Patrono de la Fundación Blas Infante. Escritor y activista. @antoniomanuel__

Antonio Manuel

Antonio Manuel

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor