lamarea.com

martes 26 septiembre 2017

Opinión

Edulcorar el franquismo

La prensa y los políticos conservadores intentan blanquear el franquismo y la biografía de personajes que tuvieron una implicación directa en la dictadura

17 agosto 2015
11:28
Compartir
Edulcorar el franquismo

MADRID// El franquismo no puede pervivir en una democracia sin revisar la historia. Para que aquellos que fueron parte de la historia más negra de nuestro país hayan podido tener representación pública y política es preciso ocultar los puntos más oscuros y terribles de las biografías. Para los nostálgicos blanqueados es preciso hacer creer que los 40 años de represión fueron un mal menor necesario para evitar la llegada del terror rojo y que tras la muerte de Franco es vital sepultar en la memoria los crímenes de quienes son homenajeados en las calles de nuestras ciudades y edulcorar su implicación en el régimen genocida de Francisco Franco.

Francisco Umbral identificó de mano de algunas organizaciones como el Opus Dei esta forma de adaptación amable a los nuevos tiempos y en un artículo escribió: “Languideciente el franquismo azul, enterrado con la señora [Carmen Polo], el Opus no es sino la pervivencia del franquismo blanco”.

Estos días hemos presenciado como ese revisionismo histórico ocupaba páginas y horas de la agenda pública. La decisión de algunos ayuntamientos de iniciar un proceso de consultas para cumplir la Ley de Memoria Histórica y retirar toda aquella nomenclatura con vestigios del franquismo y que ensalzara a participantes del golpe militar y la dictadura ha puesto en marcha, una vez más, la maquinaria reaccionaria. Unos engranajes, que conocedores de la negra historia de aquellos que homenajean, rechazan su implicación, justifican sus actos en el contexto histórico, o simplemente niegan su condición franquista.

José María Pemán, Juan Ignacio Luca de Tena y Eduardo Sáenz de Buruaga son algunos de los personajes que estos días hemos visto blanqueados por sus adláteres y por aquellos que hacen perdurar el franquismo sociológico y así evitar que 40 años después de la muerte del dictador España haga justicia con sus víctimas.

El periodista Ernesto Sáenz de Buruaga hablaba el pasado día 11 de julio del coronel Eduardo Sáenz de Buruaga en una columna en el diario El Mundo al calor de las decisiones sobre la retirada de nomenclaturas franquista de las calles:

“Los militares Sáenz de Buruaga fueron honestos, leales, patriotas, buena gente y combatían en el bando de los que ganaron la Guerra Civil. Me siento orgulloso de mis antepasados y si tuvieran una calle me parecería un acierto. Y me sentiría ofendido si se la quitan, mientras que otros nombres del otro bando la conservan”.

Esto es lo que dice Ernesto Sáenz de Buruaga de su familiar. La verdadera historia de esta “buena gente” la cuentan historiadores como Paul Preston o Arcángel Bedmar, que en su libro “Baena roja y negra. Guerra Civil y represión” narra con detalle la implicación del coronel Ernesto Sáenz de Buruaga en la masacre de Baena, donde según algunas fuentes pudieron asesinar a más de 700 personas en uno de los actos más salvajes de la Guerra Civil.

La columna de Buruaga no tuvo piedad con todo aquel que encontraba en el pueblo con sospechas de de ser desafecto al régimen. Arcángel Bedmar cuenta en su libro cómo se ejecutaba a los apresados en la plaza de Baena: “Hubo varias tandas de fusilamientos y la sangre, mezclada con el agua que se había echado para limpiarla –muchos cadáveres se apilaron al lado de una fuente que había en la misma delantera del cuartel–, llegó a correr pegada a los bordillos por las calles que bajaban de la plaza, lo que alimentó la creencia popular de que este líquido era sólo sangre”.

La masacre de Baena fue precisamente ensalzada por José María Pemán, otro de los personajes que estos días ha intentado ser blanqueado por toda la prensa conservadora y políticos afines. Según Paul Preston, el escritor alabó de esta manera la masacre en la población cordobesa y otras que se sucedieron en España: “Esta contienda magnífica que desangra España… se realiza en un plano de absoluto sobrenaturalismo y maravilla… los incendios de Irún, de Guernica, de Lequeitio, de Málaga o de Baena, como como quema de rastrojos para dejar abonada la tierra de de la cosecha nueva”.

El concejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid Percival Manglano puso en duda que el autor fuera un fascista y argumentó que se le critica porque no era de izquierdas. A pesar de esa visión revisionista del protegido de Esperanza Aguirre, el literato alentó a las matanzas precisamente, contra aquellos que sí eran de izquierdas: “La guerra con su luz de fusilería nos ha abierto los ojos a todos. La idea de turno político ha sido sustituida para siempre por la idea de exterminio y de expulsión, una válida frente a un enemigo que está haciendo en España un destrozo como jamás en la Historia nos lo causó ninguna nación invasora”.

Pemán era un franquista irredento que participó activamente en la difusión de la propaganda contra los republicanos y que formó parte del gobierno golpista de la Junta de Defensa Nacional. Fue precisamente durante su cargo de presidente de la Comisión de Cultura de la Junta Técnica de Estado cuando mandó la orden de depuración de la enseñanza en 1936. Pemán daba en la circular órdenes a los jefes de las juntas para proceder a la depuración de aquellos maestros que “envenenaran el alma popular”.

Este proceso de blanqueamiento de los referentes también se ha dado con los símbolos. El error producido en Yakarta durante la victoria de Carolina Marín en el mundial de bádminton, donde sonó el himno de Pemán, sirvió para que se negara la condición de franquista de tal canción. Si bien es cierto que Pemán escribió el himno en 1928 a petición del dictador Miguel Primo de Rivera, también lo es que el propio Pemán realizó unos arreglos en 1937 para adaptarlo al bando sublevado y que durante años fue cantado en las escuelas bajo el régimen del dictador brazo en alto.

Captura de pantalla 2015-08-17 a las 10.41.13

El director de ABC, Bieito Rubido, no escapa a la táctica revisionista para evitar que la ley de memoria histórica se cumpla. En un vídeo en LD salió al paso de la medida de Manuela Carmena para defender la figura de uno de los eminentes miembros de la familia dueña del periódico que dirige, Juan Ignacio Luca de Tena.

Rubido calificó la idea de eliminar la calle a Luca de Tena de una ocurrencia de un “grupo político con aspiraciones totalitarias”. Aparte de la conocida colaboración del diario ABC de Sevilla, periódico fundado y dirigido por Juan Ignacio Luca de Tena, es una realidad histórica su implicación en la preparación del golpe de Estado, llegando a viajar junto a Gil Robles para interceder con los carlistas a la hora de apoyar sin demasiadas condiciones al general Mola.

Es normal que el director de ABC tenga problemas con la memoria histórica, al igual que su familia. Su hermano Leopoldo Rubido, como alcalde de Cedeira (A Coruña), puso en 1977 un monumento en su localidad a Francisco Franco, un monolito que fue retirado en 2007 por decisión del pleno del Ayuntamiento al que no asistió el hermano del director de ABC como líder de la oposición alegando estar enfermo.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

Intelectuales en la vida pública: desmontando mitos

"El siglo XX parió dos grandes sistemas dictatoriales -comunismo y fascismo-, y bajo su sombra crecieron  los llamados intelectuales filotiránicos", escribe la autora.