lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Cultura

La cultura, una forma de dar vida a la comunidad

Ante la crisis del sector cultural, muchos consistorios apoyan a iniciativas de los vecinos para que no baje el telón

22 mayo 2015
10:02
Compartir
La cultura, una forma de dar vida a la comunidad
El Festival de Jazz de Almería ha revitalizado a la ciudad andaluza.

Artículo publicado en el dossier sobre municipalismo del número de mayo de La Marea, a la venta en quioscos y en nuestra tienda virtual

“La relación entre poder y cultura ha dado lugar a una política repartidora discrecional de dinero para la compra de adhesiones y silencios, y a la imposición de un modelo cultural preestablecido”. Jordi Font, entonces Comisionado de Estudios y Relaciones Culturales de la Diputación de Barcelona, pronunció estas palabras en noviembre del 2000 durante unos cursos organizados por la Federación Española de Municipios y Provincias. Alertaba así de las dinámicas que se habían instalado en la política cultural de muchos municipios, que tuvieron su cima en los años más álgidos de la burbuja inmobiliaria.

Decenas de entidades locales se lanzaron a la desenfrenada construcción de grandes espacios: auditorios, teatros, palacios de congresos… infraestructuras que años después evidenciaron su falta de rendimiento y un presupuesto desmedido. Así sucedió con el Centro Niemeyer en Avilés, el Laboral Centro de Arte en Gijón, el Palacio de Congresos de Oviedo, los edificios levantados para la Expo del Agua de Zaragoza o las megalómanas obras de Valencia. La situación ha dado un giro de 180 grados por la caída espectacular de la inversión y un IVA cultural al 21% que ha supuesto la puntilla. Son dos caras de un área de actuación municipal que bien gestionada tiene una gran potencialidad como dinamizadora económica y, sobre todo, social.

Polo de atracción

Un teatro levantado por los vecinos con dinero público

Un buen ejemplo de estímulo de zonas con poca actividad lo encontramos en la Alpujarra granadina. En el pequeño municipio de Laroles, un proyecto de la Asociación Cultural El Dragón Mágico ha convertido las antiguas eras del pueblo en un teatro. Siguiendo técnicas de construcción artesanales han levantado el teatro en una localización excepcional al aire libre. La participación entusiasta de los vecinos y la utilización de piedra local redujeron considerablemente la factura, lo que permitió desarrollar el proyecto con 4.000 euros de micromecenazgo y una aportación de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Laroles.

Caída de la inversión

Esfuerzos para evitar el fin de festivales consolidados

Y es que las restricciones presupuestarias han supuesto un duro golpe a la cultura. Aunque en algunos municipios, puntualiza el gestor cultural Enrique Iznaola, más bien han servido de excusa: “Ha habido un desinterés por parte del Gobierno y de determinados ayuntamientos, a los que la crisis les ha venido bien para quitarse de en medio ciertas cosas y hacer el recorte a la carta que querían”. Con una dilatada experiencia en la organización de eventos, Iznaola subraya que también hay ejemplos de producciones que han sabido optimizar recursos e incluso crecer: “El festival de cine español de Málaga ha recortado el presupuesto, pero no sólo ha sabido eludir las deudas, sino que gracias a una buena gestión ha ido a más”.

Implicar a la ciudadanía

Financiar las propuestas que surgen desde las entidades

El modelo basado en “noches en blanco” y grandes eventos, con más juegos de artificio y objetivos comerciales que fondo, son objeto de crítica por quienes consideran que la cultura es un derecho fundamental de la ciudadanía. Sin embargo, este tipo de programación consigue atraer a grandes cantidades de público, argumenta la encargada de Cultura de la Diputación de Almería, María del Mar Vázquez (PP). En esta ciudad han acabado por escuchar algunas demandas que surgían desde las entidades, asegura Vázquez: “Por ejemplo, el Festival de Jazz lo montamos a partir de la propuesta de una asociación cultural de jazz”. Este tipo de eventos encuentra, en ocasiones, apoyo institucional. Misión casi imposible es conseguir que los ayuntamientos respalden las artes que se cultivan en centros y asociaciones que cuestionan las programaciones oficiales. Casi tanto como ganar uno de esos concursos literarios organizados con motivo de las fiestas patronales por quienes no tienen familiares en el consistorio.

Gestión pública o privada

Municipalización de salas de cine en los centros históricos

La recesión se ha cebado con los pequeños equipamientos culturales. Muchas salas de cine han tenido que cerrar. Algunas, sin embargo, han podido sobrevivir después de que los ayuntamientos asumieran su gestión: Vilanova i la Geltrú (Barcelona) municipalizó en 2009 el Cinema Bosc y así se ha podido mantener la única sala que queda en el centro histórico. Aunque en el sentido contrario, otros consistorios han optado por la privatización. Es el caso del Ayuntamiento de Madrid, que a través de la empresa municipal Madrid Destino ha abierto la puerta a la entrada de capital privado en catorce equipamientos de la capital.

Faldón Elecciones Municipales 24-M

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".