lamarea.com

lunes 19 noviembre 2018

Cultura

De aquellos polvos, estos lodos

Crítica literaria del libro ‘El tiempo cifrado: alumbramiento y transición’, de Matías Escalera Cordero

11 mayo 2015
10:52
Compartir

El tiempo cifrado: alumbramiento y transición es la segunda novela de Matías Escalera Cordero (Madrid, 1956). La primera fue Un mar invisible (Isla Varia, 2009), seguida del libro de relatos Historias de este mundo (Baile del Sol, 2011). Entre tanto, Matías Escalera ha publicado los poemarios Grito y realidad, Pero no islas y Versos de invierno para un verano sin fin, además de la obra de teatro El refugio (2009) y el libro Memorias de un profesor malhablado (2014). Esta relación de los títulos que componen su producción como escritor sirve para explicar las circunstancias en las que se ha dado la gestación de la novela que nos ocupa, El tiempo cifrado. A pesar de que se presenta como su segunda novela publicada, fue escrita mucho antes que Un mar invisible, a principios de los años noventa, y revisada recientemente, lo que genera complejas relaciones de diálogo entre su segunda novela y el resto de su producción. El momento histórico en el que se contextualiza su publicación, marcado por la crisis y el agotamiento del sistema político nacido en la Transición a la democracia en España, resulta idóneo para la recepción de un relato crítico con la misma.

La trama de la novela tiene que ver con el reencuentro entre Fernando Aróstegui, profesor de la Universidad Central de Madrid, luchador de la causa antifranquista, y su hijo, Javier. En este encuentro, se evidencian las diferencias generacionales, la pertenencia a universos diferentes y se ponen de relieve los claroscuros de la modernidad acelerada y los avatares de la claudicación de parte de la izquierda ante el discurso de la abundancia. En la conversación, Fernando trata de explicarle a su hijo las razones de haber matado a un hombre y para ello, en el relato se da lugar a una serie de analepsis que hace referencia a momentos anteriores de la vida de ambos y que configuran la relación que mantienen. Matías Escalera es consciente de que la reflexión política en literatura ha de ir necesariamente acompañada de una reflexión sobre el lenguaje: el compromiso conlleva una búsqueda de un lenguaje adecuado para expresarlo. Es por ello que se nos presenta una compleja combinación de elementos a través de la yuxtaposición de textos de diversa índole (fragmentos de canciones, de noticias del periódico, cronologías de sucesos, fragmentos de cartas que intercambian los personajes, etc.) y técnicas narrativas de diferente naturaleza (narrador omnisciente, diálogos, monólogo interior, reflexiones metaliterarias o saltos temporales).

El narrador maneja el tiempo del discurso y selecciona los materiales que forman parte del collage, pero la acción de la trama principal de la novela se desarrolla durante el año 1986, y esto no es casual, pues el propósito del autor no es otro que el de poner en tela de juicio las estructuras políticas que se gestaron durante la transición a la democracia en España y que determinan el panorama político de nuestro presente. En este sentido, el año 1986 es clave porque supone la entrada de España en la OTAN y en la CEE con la doble subordinación que supone: estratégica y militar a EE. UU. y económica a los organismos financieros. Sin embargo, en la lectura de la novela se distinguen varios momentos en los que sucede la acción: el año 1961 (la partida de Fernando Aróstegui); 1975 (infancia de Javier); 1986 (encuentro y trama principal); 1990 (cuando se da la primera redacción de la novela por parte de Matías Escalera) y 2014 (cuando la novela ha sido publicada). Esto genera un complejo entramado de puntos de vista y de perspectivas que colocan al lector en una posición problemática en la que se anula cualquier posibilidad de permanecer impasible y resulta indispensable tomar partido ante lo narrado.

El tiempo cifrado, en su intento por buscar una nueva mirada hacia el relato de la transición a la democracia, se suma a otras novelas que tratan de revisarlo, deslegitimándolo, contradiciendo sus éxitos y poniendo de relieve sus muchos claroscuros y cuanto tuvo de claudicación y de prolongación de las estructuras que habían permitido la pervivencia del viejo régimen.

La Marea, Suscripción, Revista

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Cristina Somolinos Molina

Cristina Somolinos Molina

3 comentarios

  1. María R.
    María R. 13/05/2015, 13:52

    POR SI QUEREIS ADHERIROS:
    El colectivo FEMINISTES DE CATALUNYA inicia una campaña exigiendo a la iglesia católica y al Estado que pida perdón y repare en la medida de lo posible el terrible daño causado a los niños y niñas internados en centros públicos hasta los años 80: http://feministesdecatalunya.blogspot.com.es/

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 12/05/2015, 15:40

    De aquellos polvos este lodazal de país que tenemos hoy ya que estamos, se podría decir, bajo las mismas manos de los criminales impunes del ayer.
    CONOCER EL PASADO PARA COMPRENDER EL PRESENTE PARA CONSTRUIR EN FUTURO.
    El problema de esta país es que a la gran mayoría le tiene sin cuidado conocer el pasado mientras pueda consumir sin ton ni son o le den un entretenimiento u otro para no pensar.
    Ya lo dice el profesor Julio Anguita: “Este país tiene valor para enfrentarse a un toro pero le pones un libro delante y huye despavorido y mientras no se aprenda a pensar no habrá nadie que pueda hacer algo ni nada que hacer”.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.