lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Los socios/as escriben

No hemos visto nada, todavía

“Nos tienen dominados y no sólo por su cine, sino series, programas, música, etc”, señala el autor

02 mayo 2015
10:54
Compartir

¿Qué es el cine? ¿Qué son las series, los cortos, el audiovisual y la cultura en general? ¿Son un arte o una industria? ¿Son entretenimiento o cultura? ¿Una pura diversión efímera o una interpretación de la vida? Es un debate que no tiene fin, que hay posturas de peso de un lado y otro pero lo que, modestamente, creo que no se puede negar es la influencia que ha tenido este medio a la hora de querer hablar de nuestra sociedad y las sociedades que nos quedan lejos. Es decir, el cine, como medio cultural más popular desde el siglo pasado, nos muestra, quieran sus creadores o no, tenga o no esa intención, cómo es nuestra sociedad, qué valores tenemos, qué modelos defendemos y cómo vemos la historia o cómo aspiramos a que sea el futuro. Unos con más acierto, otros con menos, unos indagando más y otros sólo queriendo entender pero contando y explicando cómo somos y en qué sociedad vivimos. Ya sean vampiros, zombies, astronautas, un inmigrante, un soldado o una transexual, el cine nos explica mucho sobre nuestros valores y nuestro contexto.

Gracias al cine sabemos cómo es Estados Unidos. Todos y todas conocemos tan bien Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Washington o San Francisco porque lo hemos visto en nuestras pantallas, que en el caso del Estado español, llegan a “colonizar”, sí colonizar, nuestros cines. Las majors de Hollywood son las que abundan en nuestras salas de cine, de casa y pantalla individual, da igual si son madrileñas, catalanas, andaluzas, vascas, castellanas o asturianas. Son las películas yankees las que más se consumen y las que más vemos. Y las que más nos dicen cómo son otros países y cómo es su sociedad. Algunas tan magnificas que nos muestra la ‘pesadilla americana’.

Todos y todas conocemos las grandes historias de Estados Unidos, sus héroes y villanos, sus relatos de amor, sus guerras y su historia, gracias a la magia del cine. Y todo esto no es gratuito porque, tras unas risas, varios sustos o tensión, siempre salimos reforzando ideas, cuestionando o asumiendo discursos, así sólo hayamos visto carreras de coches, magia, balas, vampiros o catástrofes. Todas las imágenes y sonidos nos hace comprender, o eso parece, cómo son, cómo pueden pensar, cómo se comportan los y las estadounidenses.

Nos tienen dominados y no sólo por su cine, sino series, programas, música, etc. Ya sabéis, aquí no entraron los tanques con las banderas de barras y estrellas, pero sí su forma de vida y sus productos nos entraron por los ojos y los demás sentidos, poco a poco. Pero por suerte podemos ver todo cine, pese al domino cultural. Y hablo de hegemonía cultural como podemos consultar quién se lleva la taquilla o por qué somos más anglófilos, por mucho que después defendamos el catalán o el andaluz. Tod@s hablamos de nuestros dibujos favoritos, las mejores imágenes y recuerdos lo compartimos en nuestro imaginario colectivo ¿y de dónde vienen la mayoría? Y no es malo saber o tener referencias de otros países, es enriquecedor, pero el problema es que es siempre el mismo tipo de referente que engloba a la sociedad estadounidense, su forma de vivir, pensar, consumir y su forma de organizarse pese a que, desde Europa, queramos “diferenciarnos” de “no somos” como los “americanos”. Si echamos un vistazo en nuestra casa, podemos ver en lo cultural u otros productos, cuánto abunda el contenido y gustos vienen de allí. Y no es malo que te guste pero sí podemos cuestionarnos por qué tan anglófilos y por qué no otros. ¿Y por qué casi todos y todas tenemos esta tendencia? ¿No es hegemónica?

Por supuesto que Estados Unidos no es sólo “la típica peli americana” y hay mucho más cine y series maravillosas, muchas pertenecen a mis interminables listas de obras maestras que nos muestran las propias contradicciones de ese modelo hegemónico de sociedad, pero a lo que pretendo dar importancia en el audiovisual es al contenido y lo que explica de nosotros (o ellos/as). No escribiré sobre los bellos planos y grandes producciones, si no de lo que las imágenes, sonidos, escenas, conversaciones, etc. Nos cuentan de nosotros mismos y de el resto de sociedades.

Mi objetivo con este texto no es hablar de cine y series porque sí, de si son innovadoras técnicamente o de si la fotografía es más o peor que otra, de lo que intento hablar (esperando debate) es de lo que nos cuenta nuestro maravilloso cine, hecho en Cataluña, Madrid, Extremadura o Aragón. Y por supuesto de las maravillosas series y películas que se hacen en Europa, América Latina y el propio Estados Unidos. Y como el cine habla de nuestra sociedad, queramos a o no, sea esta o no la intención del director/a, no hay nada mejor que hablar del cine como el instrumento que intenta “reflejar la realidad aparente y los infinitos matices de la vida humana”, como señala José Luís Sánchez en su libro Desde que los Lumière filmaron a los obreros . Por tanto, la importancia del cine es que es un reflejo de nuestra sociedad, ya que si la pintura, la literatura, la arquitectura, la música, etc. hablaban de las sociedades a lo largo de la historia, las imágenes más el sonido son el reflejo de todas ellas juntas y es donde apreciaremos más los matices de nuestra contradictoria vida y nuestras contradictorias sociedades. Y para citar a un director madrileño, Antonio Méndez Esparza, “Todo cine es político, es imposible escapar de eso. El cine puede dar voz a los problemas sociales (añado yo, a nuestros miedos, sueños, valores y sentimientos como sociedad) y si no los resuelve, al menos los muestra”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Jorge A. Trujillo

Jorge A. Trujillo

1 comentario

  1. Jordi
    Jordi 03/05/2015, 18:42

    ¡Bienvenido!
    Ganas de leer tus análisis de la sociedad por el filtro del cine.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.