lamarea.com

martes 25 septiembre 2018

Opinión

Los “detalles” de la historia, Primo Levi contra Jean-Marie Le Pen

Testimonios como el de Primo Levi deberían difundirse para descalificar a la extrema derecha que no solo triunfó en Francia, sino también en Gran Bretaña y Dinamarca

29 abril 2015
13:40
Compartir
Los “detalles” de la historia, Primo Levi contra Jean-Marie Le Pen
Prisioneros de Mauthausen durante una desinfección. BUNDESARCHIV

La casualidad (una amiga me dice que no existen casualidades sino causalidades) ha querido que estuviera leyendo Si esto es un hombre, de Primo Levi, cuando Jean-Marie Le Pen ha vuelto a repetir en una entrevista la misma machacona cantinela, que entona desde 1991, de que “las cámaras de gas eran un detalle de la historia de la Segunda Guerra Mundial”. Cuando el entrevistador señala que el Holocausto y la deportación están documentados por historiadores de todas las tendencias, él responde que no está obligado a compartir esa visión. En su miopía iguala morir por la acción de un trozo de obús, de una bomba o la ejecución en una cámara de gas. Afirmaciones de este tipo son preocupantes, pero lo es mucho más por el hecho de que el partido por él fundado (Frente Nacional), y dirigido ahora por su hija, Marine Le Pen, ganó en las últimas elecciones europeas en Francia.

Frivolizar y banalizar sobre el Holocausto y la deportación, comparándolo con ser víctima en una guerra por cualquier tipo de armas, o reducirlo a “un detalle”, son rasgos característicos de la extrema derecha actual para hacer aceptable un discurso racista y totalitario que socava la base de la democracia al cuestionar la igualdad de las personas, divididas, según sus mensajes políticos, por culturas o pertenecientes a identidades superiores e inferiores, más que por razas al estilo nazi.

2015-04-04 16.36.21Como decía al principio, la noticia de que Le Pen insistía en reafirmar que las cámaras de gas son solo “un detalle” (diversos periódicos la recogen el día 4/4/2015), ha coincidido con la lectura de un libro extraordinario, Si esto es un hombre, que nos relata minuciosos detalles de cómo era la vida en los campos de concentración (Auschwitz en su caso) para miles y miles de personas:

Entonces por primera vez nos damos cuenta de que nuestra lengua no tiene palabras para expresar esta ofensa, la destrucción de un hombre. En un instante, con intuición casi profética, se nos ha rebelado la realidad: hemos llegado al fondo. Más bajo no puede llegarse: una condición humana más miserable no existe, y no puede imaginarse. No tenemos nada nuestro: nos han quitado la ropa, los zapatos, hasta los cabellos; si hablamos no nos escucharán, y si nos escuchasen no nos entenderían. Nos quitarán hasta el nombre: y si queremos conservarlo deberemos encontrar en nosotros la fuerza de obrar de tal manera que, detrás del nombre, algo nuestro, algo de lo que hemos sido, permanezca (p. 39).

¿Qué parecido hay en morir durante una guerra en el frente de batalla o, incluso, en la retaguardia, con descubrir que hay hombres que son capaces de golpear sin ira? ¿Qué semejanza hay entre cualquier guerra, por cruenta que sea, y la existencia de hombres y mujeres capaces de desposeer a otros de toda su esencia humana convirtiéndoles en seres vacíos, reducidos al sufrimiento y a la necesidad, falto[s] de dignidad y de juicio, perdiéndose ellos mismos; hasta tal punto que se podrá decidir sin remordimiento su vida o su muerte prescindiendo de cualquier sentimiento de afinidad humana (p. 40)? Los judíos quedaron reducidos a ser solo un Häftling (preso), un número tatuado en el brazo izquierdo (Levi era el nº 174517), sometidos a la rutina constante del frío, hambre y maltrato en el que cada día era igual al anterior o al posterior si se tenía suerte y evitaba la “selección” para ser ejecutado y resultaba útil para el trabajo como esclavo.

A nuestro alrededor todo nos es enemigo. Encima de nosotros se agrupan las nubes malignas, para separarnos del sol; por todas partes nos oprime la amenaza de las alambradas. Sus confines no los hemos visto nunca pero sentimos, todo alrededor, la presencia maléfica del hilo erizado que nos segrega del mundo… Y en los andamios, en los trenes en maniobra, en las carreteras, en las excavaciones, en las oficinas, hombres y más hombres, esclavos y amos, y amos que son esclavos de ellos mismos; el miedo mueve a uno y el odio a los otros, toda otra fuerza calla. Todos son aquí enemigos o rivales (p. 67).

Casualmente Levi responde a Le Pen como si hubiera sabido que esta banalización de los campos de concentración sucedería y que millones de votantes volverían a ser cautivados por sus discursos. Dice Levi al final de su libro que lo sucedido en los campos, el Holocausto en definitiva, son actos no humanos, o peor: contrahumanos, sin precedentes históricos, difícilmente comparables con los hechos más crueles de la lucha biológica por la existencia. A esta lucha podemos asimilar la guerra: pero Auschwitz nada tiene que ver con la guerra, no es un episodio, no es una forma extremada. La guerra es un hecho terrible desde siempre: podemos execrarlo pero está en nosotros, tiene su racionalidad, lo “comprendemos”.

Primo Levi untitledDice Levi que en el odio nazi no hay racionalidad: es un odio que no está en nosotros, está fuera del hombre, es un fruto venenoso nacido del tronco funesto del fascismo, pero está fuera y más allá del propio fascismo (p. 341).

El testimonio de Levi está lleno de detalles y más detalles, grandes detalles que nos permiten imaginar el horror que Le Pen trata de ningunear. La razón del testigo es la memoria y él solo responde ante sus recuerdos, él mismo dice que sus libros no son libros de historia, que solo escribe de lo que tuvo experiencia directa (p. 322). Por fortuna tenemos muchos otros testigos del Holocausto que coinciden en lo fundamental. Pero además están los historiadores/as que buscando la verdad, como dice Javier Cercas en El impostor, estudian documentos, verifican pruebas, relacionan hechos, interrogan testigos, y como si fueran jueces, emiten un veredicto. La historia, que es colectiva y aspira a ser total y objetiva, se nutre de fuentes de información diversas entre las que están las memorias de los protagonistas, que son parciales, individuales y subjetivas, pero que ofrecen la vivencia en estado puro para que podamos acercarnos a la realidad desde el horror de los testimonios.

Nada de esto le sirve al Jean-Marie Le Pen, que no se siente obligado a compartir esta visión y aunque, según sus palabras, no ha estudiado este tema sigue “creyendo” que las cámaras de gas son un banal detalle de la guerra que asoló Europa, también desde el punto de vista ético y moral, entre 1939-1945. Ante tal despropósito, resulta preocupante el apoyo de más de cuatro millones setecientos mil votantes franceses al Frente Nacional en las elecciones europeas de 2014. Testimonios como el de Primo Levi deberían difundirse junto con la información académica que desde la Historia se proporciona para descalificar a la extrema derecha que no solo triunfó en Francia sino también en Gran Bretaña y Dinamarca.

[Artículo publicado originalmente en el blog Pensar en el Margen]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Laura Vicente

Laura Vicente

2 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 06/05/2015, 18:12

    En cuanto al nazismo del Estado español lo definió muy bien en esta frase D. Antonio Machado, aquel sabio, humilde, coherente y honesto maestro: “españolito que vienes al mundo, te guarde dios, que una de las dos Españas ha de helarte el corazón”

    Responder a este comentario
    • leo
      leo 07/05/2015, 00:44

      Que tienen que ver las duchas de Mauthausen con las cámaras de gas de los campos nazis de Polonia.
      Esa fotografía nada tiene que ver con el holocausto real

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".