lamarea.com

martes 19 septiembre 2017

Los socios/as escriben

Me cambio a la realidad

Buscando alternativas económicas o sociales a veces perdemos el norte y confundimos lo real con lo maginario

Un correo electrónico me indica que ha habido cambios en mecambio, un sitio web que nos ayuda a  hacer cambios en nuestros hábitos de consumo para que sean un poco más coherentes con la sociedad en la que queremos vivir. “Voy a echarle un vistazo”, me digo. Repaso los cambios con ilusión:  mantienen la estética pero amplían la información y la estructuran. Buena cosa. Reconozco con cariño a varios conocidos con los que ya tengo buena relación: Som Energia, Fairphone, Triodos, Som Connexió, Goteo, Diagonal… Encuentro también proyectos que no conocía y que me resuelven carencias: “¿Hay una aseguradora ética, o al menos no tan chunga como las normales? ¡Qué bien! Voy a seguir mirando, a ver qué más hay”.

Del cariño y la ilusión paso repentinamente a la decepción y los vértigos cuando empiezo a leer sobre salud. ¿De verdad está ocurriendo esto? ¿Es posible que un proyecto tan chulo como mecambio confunda sin criterio aparente los datos con las metáforas? ¿Qué quiero decir con esto? Un ejemplo trivial: ¿qué es eso de que evacuamos “residuos tóxicos” mientras dormimos? El beneficio del sueño, que es real, se está ilustrando con una metáfora, porque no se está hablando de toxinas reales, ni de residuos tóxicos reales. Esto es un problema porque las toxinas sí existen, con lo que si se interpreta la frase en sentido literal lo que se dice es falso.

Un poco más abajo me encuentro con el disparate que me parece más grave: “Se baraja el concepto de medicina unificada, es decir que todas las medicinas y terapias (tanto “convencionales” como “alternativas o complementarias”) pueden en un momento dado ser útiles para entender el origen y combatir una enfermedad”. Se sugiere, veladamente, implícitamente, que las terapias alternativas, las pseudoterapias son igual o más válidas que las terapias reales, las terapias científicas, las terapias médicas.

Quizá soy demasiado sensible con lo que tiene que ver con la ciencia, pero creo que es un asunto muy básico, de racionalidad, de distinguir la realidad de la fantasía. Cuando invierto a través de Triodos, mi dinero no acaba perdido en esquemas piramidales. Cuando abro Diagonal, no leo artículos sobre los Illuminati exterminándonos a golpe de chemtrail (una de las muchas fantasías conspiranoicas). Cuando acciono un interruptor, se enciende la luz, porque Som Connexió me ofrece energía renovable, real, no “Energía Libre” (una supuesta energía infinita y gratuita, que “no se usa porque no interesa”… pues no, ¡no se utiliza porque no existe!). Los proyectos que promueve mecambio son alternativos económicamente, pero no son, o no debieran ser, alternativos a la realidad. Por eso cuando me estoy ocupando de mi salud, me parece intolerable que un proyecto que mola tanto como mecambio.net me recomiende pseudociencias.

O, si me recomiendan pseudociencias, que me expliquen cual es el criterio. ¿El criterio es “a mí me funciona”? ¿Por qué no recomiendan entonces besar una estampita, o poner una velita a un santo, o tocar madera? Todo caso de amimefuncionismo es, o bien falso (sea por una percepción errónea de mejoría, sea por una mentira deliberada), o bien efecto placebo (una mejoría real por mecanismos neurológicos, sin participación directa del supuesto acto médico), o bien un efecto directo del que no se entiende bien la causa. La ciencia -y en concreto las cuatro “clásicas”: química, física, matemáticas y biología- nos ofrece las herramientas más potentes que tenemos para, primero, averiguar en cual de los tres casos estamos y, segundo, mejorar la situación. El efecto placebo, por ejemplo, se estudia activamente, y cada vez lo entendemos mejor, y de eso se beneficiará la Humanidad. Y entender el mecanismo de los fármacos y terapias que tienen efecto directo nos sirve para preparar nuevos y mejores terapias.

Volviendo a mecambio, ¿qué espero entonces de la sección de salud de un proyecto así? Espero,  principalmente, que me indiquen cómo fortalecer el sistema de salud pública y cómo participar en la creación de un sistema de salud cooperativo o comunal. Y espero que me indiquen, como ya hacen pero con mucho más rigor, los beneficios de la prevención, de una alimentación sana (que no es tan complicada como nos quieren hacer creer muchos gurús), del descanso y del ejercicio.

faldon_noticias

Alejandro Gaita

Alejandro Gaita

Investigador en magnetismo molecular y computación cuántica. Sobre ciencia, racionalidad, mundo académico y temas sociales.

8 comentarios

  1. mecambio
    mecambio 08/04/2015, 07:25

    Hola Alejandro,
    Te escribo desde el equipo de mecambio. Siempre se agradecen las críticas, aunque sea cañera como la tuya, porque lo que queremos es abrir un debate y no sentar cátedra. Prácticamente todas las fichas y todos los textos que están en la web han dado lugar a debates intensos en el equipo y no pretendemos detener la verdad sino dibujar unas propuestas y abrir unas discusiones. Cada texto se puede comentar en la propia página y hemos abierto una nueva sección “Responde-pregunta” donde se pueden también hacer debates públicos. Sobre la página de salud concretamente, sí que mencionamos la existencia de plataformas de defensa de la salud pública (¿quizás se podría ampliar este párrafo?), y damos también referencias de organizaciones cooperativas de salud. Ha sido un apartado difícil de escribir, y de nuevo, estamos abiertos a sugerencias. Un abrazo, arantxa

    Responder a este comentario
    • 4lex
      4lex 08/04/2015, 14:03

      ¡Muchas gracias por la respuesta, Arantxa!

      Creo que lo que voy a hacer es trabajarme un poco más el tema (siempre es más fácil criticar que concretar la alternativa) y cuando tenga algo listo os lo paso en vuestro sitio. Salud, y un abrazo, Alex

      Responder a este comentario
  2. Pensador
    Pensador 07/04/2015, 22:34

    Hola,
    totalmente de acuerdo. La ciencia tiene mucho trabajo muy riguroso detrás para equipararla a charlatanes.

    Responder a este comentario
  3. Vero H
    Vero H 07/04/2015, 17:41

    Jordi, si te preocupa mucho el pensamiento científico investiga en este enlace sobre Triodos,la escuela Waldorf y su sistema agrícola.. Me gustaría que se contrastase esa información porque muchos podríamos ir estar

    Responder a este comentario
  4. Jordi
    Jordi 06/04/2015, 12:45

    Hola, Álex,
    Totalmente de acuerdo con la precaución respecto a tratamientos naturales sin base científica.
    Yo en los consejos de salud también pido que promuevan los hábitos saludables (al respecto hay mucha información con diferentes grados de evidencia científica), así necesitaremos muchos gastos en salud pública o en un hipotético sistema de salud cooperativo.
    Un abrazo

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

¿La república catalana será de izquierdas?

"No parece que la mayoría de liderazgos independentistas tengan especial afán democratizador, más allá del referéndum y el proceso participativo para hacer la nueva constitución", apunta el autor.