lamarea.com

viernes 23 febrero 2018

Opinión

Borgen y la España del Trivial

“¿Cómo será la España de mañana? ¿Qué pactos veremos? ¿Veremos pactos? Todo va a depender del orden del pódium de tres que dejen las urnas”, afirma el autor

<em>Borgen y la España del Trivial</em>
Pleno en el Congreso de los Diputados. FERNANDO SÁNCHEZ

Hay una serie de televisión llamada Borgen. Es el nombre por el que se conoce popularmente a Christiansborg, el castillo en el que se alojan los poderes del Estado en Dinamarca. Birgitte Nyborg es la primera ministra del gobierno televisivo. Una primera ministra que, capítulo a capítulo, pelea a nivel político por dos cosas: llevar a la realidad las propuestas que en su programa electoral les propuso a los daneses y evitar que su gobierno, formado por una coalición de partidos, se desmorone. Propuesta, negociación, concesión y pacto, es la fórmula de la Coca Cola de la democracia danesa según una serie de televisión que no se aleja demasiado de la realidad. Helle Thorning es la primera ministra en la vida real. La mujer a la que el mundo conoció por el selfie con Obama y Cameron encara el final de una legislatura en la que, además del selfie, se ha hecho otras seis fotos. Una con cada una de sus nuevas formaciones de gobierno en tres años de legislatura. No es raro en Dinamarca. Allí lo llaman funcionamiento normal de la democracia. Partidos que representan a distintas sensibilidades y clases sociales tienen que entenderse en un país en el que la palabra bipartidismo suena a fractura de hueso en dos partes por caerte de la bici. En un país que no conoce una mayoría absoluta desde 1909, esto de jugar al consenso es el pan de cada día.

No se da en España ese juego del consenso. Algunos jugaron una vez en el año 78 sobre un tablero trucado y todavía cuentan la gesta. Tan extraño nos resulta el juego que hace no demasiado, el Partido Popular todavía proponía cambiar la ley para que gobernase en solitario el partido más votado. “Que gobierne el más votado”, esa frase que en un país de baja cultura democrática suena tan lógica como ilógica es la realidad de prohibir pactos para conformar mayorías, provocando que quien no recibe más del 30 % de apoyos gobierne sin freno ni control. Como acostumbra a hacer, el PP intentó legislar en dirección contraria a la realidad que estaba por llegar. Meses después de aquel globo sonda, nos encontramos con una realidad política española que cada vez se parece cada vez más a una quesera del Trivial que a la tradicional tarta mitad azul mitad roja.

El Trivial que está por venir pone sobre la mesa varias preguntas de quesito. Si, como avanzan las encuestas, el bipartidismo ha muerto para dejar paso a una foto con tres partidos por encima del 20%, ¿cómo será la España de mañana? ¿Qué pactos veremos? ¿Veremos pactos? Todo va a depender del orden del pódium de tres que dejen las urnas. Un pódium con el PP en el escalón más alto provocará una batalla entre Podemos y PSOE. El que se suba al segundo escalón acusará al que consiga el bronce de no darle su apoyo para desbancar al gobierno de Rajoy. Si el segundo puesto es para Podemos, el PSOE tendrá muy complicado explicar que prefiere la continuidad del gobierno del PP al cambio que parece que la mayor parte del país y sus votantes reclama. Si es el PSOE el que ocupa el segundo puesto, Podemos supeditará su apoyo a que el candidato o candidata del PSOE tome medidas concretas de urgencia para salvar a los más apaleados por la crisis, medidas que el PSOE a día de hoy, no sabemos mañana, ve como populismo.

Un pódium con Podemos a la cabeza será también un escenario entretenido. Si el PP ocupa el segundo escalón, el PSOE probablemente se abstendrá desde su tercera posición. Que Pablo Iglesias intente un gobierno en minoría con el que no le resultará nada sencillo tomar todas las decisiones que Podemos propone. Un segundo escalón del PSOE llevaría consigo un gobierno socialista con el apoyo envenenado del PP para cerrarle la puerta a Podemos.

Un hipotético y poco probable primer escalón para el PSOE lo lleva directamente al gobierno, con pactos puntuales o pacto sólido con el PP.

Las tarjetas del Trivial que está por venir dejan más preguntas de quesito sobre la mesa. ¿Qué peso tendrán para cuando lleguen las elecciones UPyD y Ciudadanos? ¿Serán capaces Albert Rivera o Rosa Díez de convertirse en la coleta del otro lado del tablero? ¿Aguantará la nueva IU de Alberto Garzón el chaparrón externo e interno con dignidad? ¿En qué porcentaje de votos situamos la dignidad que permita a Garzón decir que ha conseguido salvar la crisis más complicada de una formación que por definición vive en crisis continua?

Cada capítulo de Borgen comienza con una frase célebre aplicable a la política. Hay una de Maquiavelo que debemos apuntarnos para entender la naturaleza de la política de pactos, que antes o después está por llegar: “El hombre sabio procurará que sus actos parezcan siempre voluntarios y no forzados, por mucho que pueda obligarle la necesidad de realizarlos”.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

3 comentarios

  1. pikolisto
    pikolisto 19/02/2015, 23:06

    Estupendo artículo.

    Responder a este comentario
  2. Enterao
    Enterao 19/02/2015, 16:26

    Espero equivocarme, pero el llamado “gobierno de concetración” (aka Pacto PPSOE) es más que probable en todos los escenarios. Y aún tendrán en la recámara a PNV o CiU para asegurarse que el Régimen del 78 no caiga tan fácilmente.
    En mi opinión, sería deseable un pacto de todas las fuerzas minoritarias (y Podemos) para cambiar la Ley d’Hont como primera y única medida. Y luego otras elecciones. Ahí sí que nos íbamos a divertir.

    Responder a este comentario
  3. eldru
    eldru 19/02/2015, 15:47

    muy de acuerdo en alguna de las valoraciones, quizá porque me contaron de primera mano como se hizo la transición en una de las ciudades medianas de España, por ende espejo de ésta. Miedo y renuncias, fue mi resumen de la transición. Otra: si la política es una ciencia – a que no?- el año de fin del bipartidismo es el comienzo de una nueva etapa en política. O el comienzo de otra más desarrollada o desengañada. En Dinamarca fue hace más de un siglo. ¿En España? ¡ah! esa es la diferencia de evolución democrática medida en años. Y he estado en Dinamarca.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.