lamarea.com

jueves 20 septiembre 2018

Tus artículos

Ganar y perder la verdadera alternativa

“El trabajo por la hegemonía desde las bases es un camino no sólo necesario para nuestra organización como partido, sino para la ruptura democrática en el Estado”, afirma el autor

<em>Ganar y perder la verdadera alternativa</em>
Asamblea fundacional de Podemos en el Palacio de Vistalegre de Madrid.

Juanjo Álvarez // Hay una frase del fallecido y recordado Miguel Romero, el Moro, que se ha citado hasta la saciedad: “No es lo mismo ganar en sentido electoral (obtener una mayoría electoral que permita formar gobierno), ganar en sentido político (tener las capacidades y los medios para poner en práctica el programa de gobierno) y ganar en sentido social (contar con una movilización activa de la mayoría social que oriente, controle e impulse la acción de gobierno y socialice la política)”. La frase, por supuesto, tiene mucho de Bensaid, a quien Romero conocía mejor que nadie, pero no se queda en la teoría pura, sino que, como corresponde a ambos teóricos, tiene una voluntad de praxis política fuerte y parte de un conocimiento profundo de la práctica política y de los ecosistemas sociales en los que se esta práctica tiene lugar.

Todo esto viene a cuento de una cuestión que estos días, seguramente, está llegando a cansar a muchos, pero a la que deberíamos seguir prestando atención: la formación interna de Podemos como organización política. Y sobre eso escribe hoy mismo un artículo interesante Emmanuel Rodríguez, Podemos o el problema del partido. Rodríguez plantea la cuestión de la forma de articulación necesaria para un partido que hoy día es la gran herramienta para conseguir un cambio electoral en España, y así abrir la puerta del cambio político (definidos ambos en términos de Miguel Romero); su argumentario, ya lo hemos dicho, es interesante, pero no vamos a entrar en él sino en la curiosa interpretación de una “necesidad de cuadros comunistas” que Emmanuel Rodríguez entiende como una necesidad de militantes y activistas que “gracias a su trabajo, más bien lento y penoso, conquistan las parcelas de autonomía y contrapoder, que para Gramsci acababan sumándose para construir ese efecto, hoy tan manido, de la “hegemonía”. Decimos que esta interpretación es curiosa porque, aunque muchos quisiéramos una organización construida en buena medida sobre esos cuadros que agrupan a las diversas posiciones de la realidad social -lo que hoy llamaríamos confluencia desde las bases- lo cierto es que la línea de la organización y las formas de hacer política que han adoptado los líderes de Podemos a nivel estatal no puede estar más lejos de la actividad de base de “militantes y activistas” con su trabajo “más bien lento y penoso”. Muy por el contrario, la línea explícita y repetidamente manifestada por los portavoces del partido es la de correr para ganar antes de que se cierre esa ventana de oportunidad que tanto nos ocupa y preocupa.

Y algo parecido es lo que parece estar pasando en otro proyecto político que, aunque pertenece al orden municipal -o precisamente por eso- no deja de ser significativo: Ganemos Madrid. Desde su improvisada conversión -empezó siendo Municipalia y tomando lo electoral como uno de sus ámbitos de actuación- hacia una candidatura electoral en la que compartirá proyecto con distintos partidos, la opción de ganar las elecciones ha empezado a ser una obsesión y a comerse todo lo demás. Como me decía hace poco un activista social, “eso es culpa de Podemos”, que fue el movimiento que con su éxito electoral en las europeas hizo que todos pensáramos que se podía ganar a las maquinarias electorales de los grandes partidos. Esto, vaya por delante, no debe ser un crítica malintencionada. La ambición de ganar es legítima, y en la situación de urgencia social en la que estamos, es obligatoria. Pero si lo electoral copa toda nuestra actividad, estaremos dejando de lado lo político y lo social para centrarnos en la hipótesis de la victoria en las urnas, la cual, dicho sea de paso, empezó siendo una hipótesis festiva pero se va pareciendo cada vez más a una guillotina que se acerca a nuestro cuello peligrosamente.

En el mismo artículo de Miguel Romero, tres párrafos por debajo de la cita con la que comenzábamos este texto, se dice lo siguiente: “Ganar en sentido social es la condición de cualquier otra victoria”. La victoria social es más difícil, frente a la otra que, siendo difícil, está un poco más cerca y es tentadora, pero insuficiente. Una victoria electoral sin lo social lleva a un callejón sin salida, porque no será capaz de convertirse en victoria política. Y tampoco hay que ser capaz de predecir el futuro para ver qué le puede pasar a un gobierno que, viniendo de opciones alternativas, se encuentre en un escenario de oposición total por parte de los actores económicos y políticos y por una buena parte de la sociedad: la institucionalización acecha y es la mejor arma de la clase dominante para controlar a esas fuerzas que pretenden impugnar el orden socioeconómico. Por eso la otra vía, la del trabajo por la hegemonía desde las bases -que no tiene porque ser lento y penoso, también puede ser eficiente y hasta festivo- es un camino no sólo necesario para nuestra organización como partido, sino para la ruptura democrática en el Estado por la vía de una movilización de las clases populares que tienen un interés real en el gobierno no sólo de sus instituciones, también de su sociedad, su pensamientos, sus ciudades. En definitiva, de sus propias vidas. Obviamente, mucho más que una victoria electoral.

*Juanjo Álvarez es militante de Izquierda Anticapitalista y participa en Podemos

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

2 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 15/02/2015, 23:09

    Buen artículo.
    Los cambios sociales bien vemos que van muy lentamente.
    A algunos dirigentes de la izquierda les he oído decir: Pedagogía, pedagogía y pedagogía…

    Creo que ese es el mejor camino y que entonces la victoria electoral vendría con una buena base y por su natural….

    Responder a este comentario
  2. Jordi
    Jordi 15/02/2015, 13:05

    Totalmente de acuerdo.
    Para ello, creo que a la dirigencia llamemos oficial de Podemos le está faltando, quizá por bienintencionadas prisas o por bienintencionado miedo a que se cuele gente malintencionada, la generosidd y la paciencia para buscar la confluencia social.
    De heho, sus discursos actuales y sus técnicas de comunicación, así como su foram de organización, si bien pueden atraer a una porción significativa de la sociedad no activa me da la impresión que cada vez se aleja más de la gente que estamos más o menos activa en movimientos sociales y políticos de diversa índole. Y éstas personas también somos parte de la sociedad y creo que de estas personas es de donde podría salir la victoria política que comenta el autor, citando a otro.
    Con esto, el riesgo es que entremos por la ventana falsa.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".