lamarea.com

martes 17 julio 2018

Tus artículos

La clase obrera como campo en disputa: Respuesta de El Nega a Antonio Maestre

La clase obrera irá al paraíso sí, pero antes debe eliminar todo vestigio de racismo, machismo e individualismo

<em>La clase obrera como campo en disputa: Respuesta de El Nega a Antonio Maestre</em>
El Nega, de Los Chikos del Maíz, en un momento de la entrevista con Pablo Iglesias.

Decía Orwell que “periodismo es publicar lo que alguien no quiere que se publique. Cualquier otra cosa es publicidad”. En realidad la cita es una memez completa puesto que, al existir eso llamado lucha de clases, toda información publicada se posiciona en un sentido o en otro y por tanto, cualquier información de tinte político podría ser considerada propaganda. Y es lógico y saludable que así sea. Lo que es menos lógico es mentir y manipular, especialmente si se trata de manipulaciones tan burdas y trapaceras como las que Antonio Maestre lanza contra mi persona en un reciente artículo publicado en/por este medio. Uno pincha el enlace y lo primero que se encuentra es con los titulares, entre ellos una cita literal mía de la entrevista que Pablo Iglesias me hizo: “Me hace mucha gracia la gente que mitifica a la clase obrera. Pero tío, ¿qué estás diciendo? No tienes ni idea de lo que es la clase obrera. El otro día lo comentamos en una entrevista con Jorge Moruno, lo de esa gente que mitifica la clase obrera, la clase obrera irá al paraíso. No, la clase obrera es machista, es racista, es xenófoba”. En realidad la cita es más larga y, punto y seguido, comento que la clase obrera es una contradicción permanente, que la clase obrera es capaz de lo mejor y de lo peor y que en su seno se producen enormes lazos de solidaridad. Yo es que soy más de John Reed que de Orwell.

El señor Maestre hace trampa al seccionar la cita y convertirla en titular, una pueril artimaña más propia de Eduardo Inda o La Gaceta destinada únicamente a vender periódicos o, como es el caso, a aumentar el número de visitas. El sensacionalismo puede funcionar en primera instancia, pero como la mentira, tiene las patas muy cortas.

Lo repetiré de nuevo por si hay atisbo de duda: la clase obrera es machista, racista y xenófoba, circunstancia que conoce cualquiera que haya nacido en ella o trabajado en su seno. Yo entiendo que trabajando en la redacción de La Marea o como asistente de prensa promocionando películas de Javier Bardem o Antonio Banderas, sea difícil percibir el machismo y el racismo en la clase obrera. Es completamente comprensible el paternalismo santurrón con el que el señor Maestre describe a la clase obrera, sólo hace falta acudir a su currículum para cerciorarse de que sus visitas al sujeto histórico destinado a asaltar los cielos han sido siempre como mero turista: doble licenciatura, dos másters y la preparación de un doctorado en periodismo. Su experiencia laboral transcurre por TVE como documentalista, como redactor en distintas publicaciones o como bibliotecario. Todo un Frank Sobotka sin duda. No encontramos ningún trabajo que no esté vinculado a profesiones liberales ni siquiera teleoperador, el puesto comodín/fetiche de postfordistas y groupies del precariado. ¿De verdad el señor Maestre nunca fue camarero, reponedor o peón de almacén? Por lo visto no.

Pero sí fue lumpen (o eso dice él): “Yo he sido lumpen según la doctrina marxista. En mi adolescencia mi activismo político se ciñó a ser miembro del consejo escolar de mi instituto y a ir a una reunión del Sindicato de Estudiantes de la que salí espantado y aburrido. Me preocupaba solo mi carrera incipiente de futbolista, truncada por una lesión, y hacer caso a mis hormonas adolescentes los fines de semana tonteando con las chicas agarrando un mini de cerveza”. Uno no puede más que sonrojarse pues resulta evidente que el señor Maestre desconoce completamente el concepto de lumpenproletariado que desarrollaron Marx y Engels. En el artículo (que no tiene desperdicio) dice más adelante que “no mamamos lucha obrera, no vivimos el esfuerzo ni la vida dura del trabajador más que en la cara de cansancio de nuestros padres después de 14 horas de trabajar. Trabajábamos para pagarnos unas Air Jordan, un plumas Pedro Gómez o el carné de conducir”. Impagable.

Me veo en la necesidad de recordarle al señor Maestre que un lumpen no trabaja para comprarse unas Air Jordan; las roba. Estoy seguro de que el señor Maestre incluso hizo novillos alguna vez y mascó chicle en la mesa, ello tampoco lo convierte en lumpen. El lumpenproletariado en su versión clásica eran aquellos elementos carentes de conciencia de clase que sobreviven gracias al robo, generalmente contra la clase trabajadora. Por ello la burguesía contrataba pistoleros entre el lumpen para asesinar a líderes anarquistas a principios del siglo XX en nuestro país. Hoy día sería ese cabrón que en la acampada del Aúpa Lumbreiras entra en tu tienda para robarte lo poco que has podido reunir sirviendo mesas el verano anterior para pasarlo bien con tus colegas un fin de semana. O como le diría un encofrador a pie de andamio: ese que es más perro que la chaqueta de un guardia. El lumpenproletariado es, junto a la burguesía, el enemigo natural de la clase trabajadora. Así al menos lo definían los marxistas y así fue durante siglo y medio hasta que un día Pablo Iglesias realizó unas declaraciones poco afortunadas y, sorprendentemente, leninistas anti XX congreso del PCUS, se pusieron a defender al lumpen como si fuera el nuevo culto al que adorar. Incluso periodistas sensacionalistas se reivindicaron como miembros inequívocos del lumpenproletariado por el hecho de comprar unas Air Jordan y tontear con chicas mini de cerveza en mano. Es peligroso mezclar las fobias personales con la política, es peligroso y ridículo. Sobre todo si se trata de tachar de hipster al partido cuyo mayor respaldo se da entre parados, obreros no cualificados y obreros cualificados ¿Cuál es el partido de la clase obrera en el Estado Español señor Maestre? ¿O estudiar de cerca el informe del CIS es también elitista?

Que en la clase obrera hay racismo y machismo es un dato objetivo, de esos que tanto le gustan a Anita Pástor. ¿Dónde cree el señor Maestre que obtiene gran parte de su respaldo electoral el Frente Nacional de la señora Lepen? ¿Entre documentalistas de la Televisión Pública francesa? ¿Entre redactores de diarios digitales progresistas? No, su caladero de votos se encuentra principalmente en la clase trabajadora francesa y autóctona. Claro que el señor Maestre puede cerrar los ojos y con ese paternalismo condescendiente de buen progre de la clase media, hacer como que no ocurre y acusar de clasismo a todo aquél que no piense que los pobres son buenos por naturaleza. En realidad el problema no es nuevo: Marx y Engels lo definieron como alienación o enajenación capitalista. Es evidente que en la clase obrera existen elementos racistas, machistas y derechistas puesto que, para que exista un sistema de dominación, muchos de los dominados deben pensar y actuar en favor de los dominantes, muy inferiores en número. Es algo que el señor Maestre sabría si hubiera leído a Gramsci, pero el señor Maestre prefiere leer la Biblia y textos nazis, según airea por Twitter. Y aprovecho para recordarle que Gramsci, igual que otros clásicos del marxismo, no es propiedad de «intelectuales que leen mucho y se creen superiores». Creer que sólo los académicos pueden leerlo o tildar de desclasados a los trabajadores que prefieren leer a Gramsci que leer el “Marca”, sí que es tener una visión estrecha y folklórica sobre la clase obrera, además de no haber pisado ningún partido o sindicato de clase (ah, claro, es que al señor Maestre la organización colectiva le aburre). Los obreros del metal también hemos leído al pensador italiano, he de confesarle que no sin cierta dificultad. Posteriormente podemos entrar a analizar los motivos (publicidad, televisión, cine y otros generadores de ideología) por los que la clase obrera alberga pensamientos e ideas contrarias a sus intereses y que evitan la toma de conciencia y su transformación en clase para sí, pero acusar de clasista a quien pretende identificar y enumerar los problemas de SU clase social para atajarlos, es pueril, sensacionalista y sobre todo, insultantemente paternalista. No se puede solucionar un problema si primero no lo identificamos y asumimos que existe y que está ahí.

El tema es que el señor Maestre llega tarde al debate. A uno le da la sensación de que el señor Maestre descubrió el clasismo vía Owen Jones y Víctor Lenore y resulta que aquí llevamos tiempo combatiéndolo, sea contra la derecha o contra la izquierda académica que hoy asalta las instituciones al grito de abajo la casta. Le recomiendo la lectura de este artículo. Es de julio de 2013. Por cierto, causó bastante debate y generó muchos artículos y respuestas (CGT, Juan Domingo Sánchez Estop, Jorge Moruno y un largo etcétera). A usted no le vi participando. Quizá todavía no había descubierto el clasismo porque no había salido el libro de Lenore. Lecciones las justas señor Maestre, de clasismo ninguna.

Por último, si el señor Maestre piensa que mis declaraciones sobre a la clase obrera son clasistas, le invito a que salga de la redacción de La Marea y visite uno de esos bares de polígono en la hora de la comida. Un bar de esos en el que solo hay camareras y se las obliga a llevar un humillante uniforme con la falda por encima de las rodillas. Que se siente, pida una cerveza y agudice el oído para escuchar las conversaciones. Y que disfrute del espectáculo. Y que luego se imagine eso a diario, durante años. Siempre me hizo mucha gracia que desde despachos, redacciones o aulas universitarias, vengan a decirnos que nuestros trabajos son muy dignos, que no es tan malo limpiar letrinas o subirse a un andamio. «Voces que hacen correr los ricos», me dijo una vez un albañil borrachín. La democracia no es un sistema en el que el hijo de un minero puede convertirse en el mismo responsable de la mina. La democracia es, primero de todo, que los mineros controlen la mina y segundo y no menos importante; que el hijo de un minero pueda trabajar en esa mina de ingeniero.

En la clase obrera tenemos muchos problemas, se llamen racismo, machismo o derechismo cuñado. Para solucionarlos y combatirlos hay que sacarlos a la luz y enumerarlos en voz alta, no hacer como si no existieran o incluso peor: justificarlos porque claro, «es que no han leído a Gramsci». La clase obrera no es un ente ajeno a la sociedad, su interior alberga racismo, machismo y derechismo porque la sociedad es racista, machista y derechista en gran medida. Lo que ocurre es que a muchos miembros de la clase media progresista les da pavor poner en entredicho a alguien «de clase mucho más baja que la suya», un paternalismo que a duras penas consigue camuflar un sentimiento de culpa hacia los más necesitados. Una lógica, por cierto, bastante más cercana a las posiciones del Papa Francisco que a las de un marxista. El problema es que yo, a diferencia del señor Maestre, sí he mamado la lucha obrera y sí llegué a casa reventado de trabajar doce horas al día con un mono azul de trabajo. Por eso sé que el mismo compañero que en la hora del almuerzo cuenta un chiste racista o hace algún comentario vejatorio a la camarera en minifalda, luego da la cara por ti durante una huelga o una trifulca contra el patrón. Por ello y como dije en la entrevista, la clase obrera es una contradicción permanente, capaz de lo mejor y de lo peor; la clase obrera es un campo en disputa. Una problemática que un servidor y Arantxa Tirado (politóloga e hija también de la clase obrera), llevamos estudiando durante casi dos años. Libro que publicaremos el año que viene vía la editorial Akal, demostrando así que los miembros de la clase obrera no necesitamos de portavoces que salgan a defendernos, podemos hacerlo nosotras mismas, incluso en las “elitistas editoriales” que publican a Negri y a Gramsci. Si el señor Maestre nos facilita una dirección, se lo haremos llegar inmediatamente en cuanto se publique.

El problema del señor Maestre es que nunca podrá hablar de la clase obrera en primera persona (si el pobre cree que por estar con los colegas en un parque perdiendo el tiempo ya eres lumpen). Su mirada es la del turista, por eso tiene miedo a cuestionar alguno de sus comportamientos, por cuestionables y denigrantes que éstos sean. Antonio Maestre prefiere quedarse con la versión edulcorada y condescendiente que de la clase obrera hace León de Aranoa en Los lunes al sol. Otros pensamos que son mucho más certeras y realistas las apuestas de Luis Buñuel en Viridiana o en Los olvidados. Pero no hace falta remontarse al genio de Calanda, supongo que el señor Maestre recordará la brillante Gran Torino (Clint Eastwood, 2008), un retrato fiel y certero de la clase obrera blanca estadounidense: el viejo gruñón cascarrabias que se enfada con sus hijos porque compran coches japoneses en lugar de americanos y le molesta que su barrio de toda la vida se llene de amarillos y negratas (¿qué tramáis morenos?). El mismo obrero jubilado lleno de prejuicios racistas y machistas (cómo olvidar la escena de la peluquería en la que intenta “hacer un hombre” a su vecino asiático) que posteriormente lo dará todo por su nuevo ahijado oriental, primero la vida enseñándole un oficio y enfrentándose a las bandas (lumpen), después dejándole el Gran Torino en herencia, para desgracia de su blanca, desclasada y superficial nieta. Por ello la clase obrera, insisto, es capaz de lo peor y de lo mejor. Por ello es un campo en disputa que debe de alejarse tanto del determinismo dogmático que la convierte per se en el sujeto histórico destinado a liderar la emancipación, como del determinismo de clase media que convierte a todos sus miembros en buenas personas por el hecho de ser pobres, justificando cualquier comportamiento (por cuestionable que sea) victimizando al sujeto y culpando al sistema. De la misma forma que no existe la naturaleza humana (salvo en las mentes neocon para justificar el saqueo que sufrimos) no existe una naturaleza vinculada a la clase social. De ahí que surjan conceptos como vanguardia o conciencia de clase o instituciones como el partido, el sindicato o los movimientos sociales. Extraños tiempos en los que hay que enunciar lo obvio.

La clase obrera irá al paraíso sí, pero antes debe eliminar todo vestigio de racismo, machismo e individualismo porque, de la misma forma que no es libre el pueblo que oprime a otro pueblo, tampoco es libre la persona que oprime a otra.

El Nega es miembro de Los Chikos del Maíz

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Artículos relacionados

 
El Nega

El Nega

19 comentarios

  1. Nega burgués
    Nega burgués 19/04/2015, 14:00

    Nega se ha tragado todo el cuento burgués de que para ser un obrero de bien tienes que ser antirracista. Así la burguesía consigue llenar los países de inmigrantes, que curiosamente Nega suele defender pese a que la cantidad de lumpen entre los inmigrantes es mucho mayor que entre los autóctonos. Si la burguesía no quisiera inmigrantes aquí no habría ni un solo inmigrantes. La clase obrera blanca tiene derecho a ser racista porque así se defiende de la invasión racial que pretende marronizar sus barrios.

    Responder a este comentario
  2. Mauro
    Mauro 25/02/2015, 11:17

    “la oposición en Venezuela es fascismo, que saquen a los tanques y los pisen como ratas” ¿Deben estar muy contentos los chikos del maiz con esta noticia, no? http://www.naiz.eus/eu/actualidad/noticia/20150225/detenido-un-policia-por-la-muerte-de-un-joven-de-14-anos-en-una-protesta-en-venezuela

    Responder a este comentario
  3. Alex
    Alex 18/01/2015, 18:09

    He dejado de leer cuando empieza a criticar la trayectoria profesional de Antonio Maestre.
    Lamentable lo del tal Nega,alguien debería decirle que deje de hacer el ridículo.

    Responder a este comentario
  4. Maradona
    Maradona 10/01/2015, 02:41

    Muy correcto el Nega. Siempre algo más radical que la gente de Podemos (estoy acabado de leer “Abajo el Régimen) pero muy bien argumentado y razonable.
    PD: los obreros en su mayoría siguen siendo hombres.

    Responder a este comentario
  5. Eureka
    Eureka 09/01/2015, 13:22

    Decir que la clase obrera es racista, machista… es como decir que la clase obrera es antirracista, feminista… o sea, mentira. La clase la determina la posición respecto a los medios de producción y punto. Siempre que el Nega dice lo de “yo he subido a andamios” me recuerda a las personas de sesenta años que dicen “yo he corrido delante de los grises”, es decir, no es más que la reafirmación de que él no es un obrero. Decir que la clase obrera es racista y machista sin dar ningún dato, de manera infundada, me recuerda mucho a eso de “los gitanos son ladrones en general” chascarrillos habituales basados en la ignorancia, y en este caso además, con pretensión científica. Decir que la clase obrera es racista y machista es insultar a mis compañeros de curro de antes y de ahora. A Ángel y a Roxana, a Ericka, a Pepa, a Ariel y a Rashid. El racismo y el machismo son lacras sociales, pero no son inherentes a la clase obrera, la clase obrera en concreto NO es más racista ni machista que el conjunto de la sociedad, eso es una afirmación gratuita que no hace ningún bien ni al análisis social, ni al proletariado como objeto de estudio, es simplemente una memez. Y denota aires de superioridad. Clasismo puro.

    Responder a este comentario
  6. Javiere
    Javiere 08/01/2015, 23:56

    Brillante y despiadado artículo. Papafritismo Sin Fronteras en los comentarios.

    Responder a este comentario
  7. Rodriguín
    Rodriguín 08/01/2015, 16:06

    …los obreros del metal… Este tío se monta su película y se confiere como su propio mito.
    El acabose es cuando habla de que lleva combatiendo a la izquierda que habla de casta…
    Se cree que por haber trabajado, (enchufado) una temporada con su padre soldando, por ser un puto vago y no querer estudiar y solo pensar en drogarse, puede dar lecciones aquí y allá.
    Ya ha acabado la puta carrera esa que empezó?

    Responder a este comentario
  8. Noroeste
    Noroeste 08/01/2015, 14:44

    Sr.Maestre, así que decir que la clase obrera es machista y/o xenófoba es ser clasista. Ahhhh. Su sabiduría no deja de asombrarme. Pase usted menos tiempo con su Mac y más en talleres, almacenes, etc

    Cuando “El País” o el “ABC” sacan portadzs racistas sobre Melilla intentando crear alarma social usted entiende que esas portadas van dirigidas a la clase dominante solamente no? Nunca ha escuchado usted frases como “putos negros que nos roban el trabajo” o similar? Bien, si es así, usted vive en otro planeta.

    Que el PP cuente con apoyos (muchos, muchos) dentro de la clase obrera no es casualidad, al igual que UKIP en UK o Front Nacional en Francia. Pero claro, usted desde su burbuja lo ve todo de color de rosa. Ahora escribe por Twitter que ha trabajado de reponedor y peón. Y? Como si ha sido usted minero, la única realidad es que no entiende nada (o que sufre amnesia selectiva, no sé).

    Mientras usted juega a ser el nuevo Günter Wallraff, el chico de 24 años que trabaja cargando fruta y no se ha sacado la ESO, es el que llama “negro de mierda” al africano el domingo en el campo de fútbol. Pero oiga, que bonito es llamar “clasista” a aquel lo HA VIVIDO y sabe de lo que habla. Me parece alucinante debatir esto. Debatir sobre quién es o no clase obrera, lógico. Debatir sobre términos como precariado, lógico. Debatir sobre si en la clase obrera hay racismo o machismo?

    Lo dicho, igual que usted ha trabajado 2 meses de jardinero a sabiendas de que al acabar iría a hacer su máster para después currar en TVE? Pues no sé, lo que sí sé es que de clase popular sabe muy poco. Un saludo y lea algo de Jorge Moruno, Nega, etc a ver si aprende algo 😉

    PD: si somos marxistas es porque ser proletario es una mierda y no queremos que nadie trabaje en condiciones de mierda y/o sin cualificación. Deje usted de mitificar y abrá los ojos. Menos MAC y más calle, Maestre.

    Responder a este comentario
  9. Martí
    Martí 08/01/2015, 14:36

    No le falta razón al Nega en algunas cosas pero, al igual que en sus canciones, se equivoca dando más peso al ataque y ridiculización personal que a los argumentos. Y tampoco creo que por ser clase obrera en el pasado ( sí, por mucho que se autoengañe ya hace tiempo que no lo es, por sus condiciones objetivas de vida) tenga que dárselas de superior. Parece que si no eres clase obrera no puedas analizarla de manera legítima. Entonces, ¿dejamos de hablar de los millonarios por el hecho de no serlo? En fin, Nega, un tío con formación e inteligencia pero al que le sobra muchísimo ego.

    Responder a este comentario
  10. Uno
    Uno 08/01/2015, 13:40

    menos enfadarse con el periodista y mas argumentar! ad personam ad nauseam

    es un poco perreta contra el periodista, de alguna manera parece que le tocó alguna fibra sensible…

    dicho esto, en la discusión y los artículos se pueden sacar cosas interesantes de los 2 lados.

    espero con interés el libro del Nega, pero eso sí, menos orgullo torero y más pensar, estudiar y argumentar

    Responder a este comentario
  11. Iván el Rojo
    Iván el Rojo 08/01/2015, 12:30

    La clase obrera es Machista, Racista, Xenófoba… excepto porque las mujeres componen el 50% de la clase obrera y las personas migrantes, el 15%.

    El Nega comete el error común de confundir “clase obrera” con “varon blanco heterosexual con papeles, como yo”.

    A partir de ese error, el Nega se permite un discurso de retórica rupturista pero que invisibiliza a la mayoría de la clase obrera, y a los sectores mas explotados de la misma.

    Responder a este comentario
    • Rodrigo
      Rodrigo 08/01/2015, 13:11

      Lo dices como si una mujer no pudiese ser machista, mi abuela que lleva plantando su huerto y cuidando cerdos toda la vida no entiende a las chicas que llevan faldas cortas. Mi tío, electricista y peón de obra con bastantes callos en las manos tres cuartas de lo mismo, ¿no será Ivan, que tú tampoco conoces lo que se cuece en un polígono o en los andamios con todos sus prejuicios y sus contradicciones?

      Responder a este comentario
      • Iván el Rojo
        Iván el Rojo 08/01/2015, 20:22

        Y las chicas que llevan faldas cortas no son clase obrera, claro, son solo material para tus pajillas.

        Anda, que…

        Curioso también el fetichismo con polígonos y andamios, cuando por cada trabajador del sector secundario en este país, hay tres en el sector servicios. Igual no somos los demás quienes andamos desconocidos sobre la realidad laboral en España.

        Pero claro, es que lo que define a la clase trabajadora pata negra, es el peón de albañil y el obrero de cadena de montaje, y no la señora de la limpieza, ni la asistenta doméstica, ni la camarera que os sirve los gintonics mientras le mirais el escote borrachos. El escote y su falda corta que vuestra abuela no comprende.

        Responder a este comentario
    • miki
      miki 08/01/2015, 20:48

      El machismo o el patriarcado, o como quieras llamarlo, asigna roles a las personas en función de su género. Cuando hablas de que el 50% de la clase obrera son mujeres parece que pretendes decir que ese 50% no puede ser machista por el propio hecho de ser mujeres. Es así? Creo que todos hemos conocido mujeres machistas obreras o de las de abajo o como quiera decirse, como ya he dicho el machismo asigna roles a hombres y mujeres y pensar que solo los hombres adolecen de machismo es, a mi juicio, un error

      Responder a este comentario
      • Iván el Rojo
        Iván el Rojo 08/01/2015, 23:15

        Lo que he dicho es la cuestión bastante evidente de que cuando el Nega habla de “la clase obrera” está pensando en un varón blanco heterosexual con papeles que trabaja en el sector secundario. Lo cual representa tan solo a un porcentaje minoritario de la clase obrera.

        Pero ya se sabe, cuando el dedo señala la luna, el machirulo busca excusas para no sentirse incómodo.

        Responder a este comentario
        • miki
          miki 09/01/2015, 02:05

          De acuerdo Iván el Rojo, pero independientemente del hecho de que el Nega cometa el error o no de hablar de la clase obrera únicamente como sujetos blancos y heterosexuales ocupados en empleos industriales, has dicho esto:

          “La clase obrera es Machista, Racista, Xenófoba… excepto porque las mujeres componen el 50% de la clase obrera y las personas migrantes, el 15%”

          y yo te había preguntado otra cosa. Pues ala

          Responder a este comentario
  12. Sui
    Sui 08/01/2015, 11:51

    Dejando a un lado el ego de Nega, de sobra conocido por los que lo llevamos siguiendo varios años, creo que incurre en dos errores fundamentales al escribir el artículo. El primero, plantearlo como un ataque personal y despiadado a Antonio Maestre (esas sobradas de que si ha trabajado en TVE o con Bardem… eso te hace menos clase obrera?). El segundo, la de siempre, la de plantear que una persona que ha estudiado en la universidad y ha hecho un máster ya no “puede ser” clase obrera tampoco. Sólo tú, que has sido obrero del metal, puedes hablar por todos y dar la opinión de todos. Los que no hemos sido camareros ni nos han puteado (todavía) por una miseria, no entendemos nada. No sé cómo Marx entendió tanto siendo, originariamente, un burgués.
    Criticamos a la “clase media” por sentirse superior cuando en realidad es clase obrera, pero cuando gente de esa clase media se siente clase obrera, les decimos que no tienen ni idea. Bien.

    En resumen, hay cosas interesantes en el artículo, pero las formas que tiene, planteado como un ataque personal a un periodista, me parecen inadecuadas. Sobre todo cuando es de la misma trinchera que tú.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.