lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Los socios/as escriben

Lo llamas “exponencial” y no lo es

Exponencial es la política de las bacterias, la ficción de la Ley de Moore y la catástrofe ecológica-económica que toleramos

¿Es esto otra perorata de un pigo del lenguage, que se empeña en finuras terminológicas? Sí y no. Como veremos, el concepto “exponencial” no es solamente una expresión matemática, es también una herramienta para disputar el sentido común en el terreno económico y político.

El crecimiento exponencial es aquel que se describe por una función exponencial. No es una expresión general que quiera decir crecimiento muy intenso, sino que tiene un significado matemático bastante concreto. Quien tenga interés tiene los enlaces a la wikipedia y los comentarios aquí abajo para resolver dudas, pero hoy quiero dejar de lado los detalles y quedarme con el significado intuitivo.

El crecimiento de una colonia de bacterias en un medio de cultivo es un ejemplo clásico de crecimiento exponencial. O de cualquier población sin depredadores ni hambrunas, pero vamos a empezar por las bacterias. La célebre Escherichia Coli, en condiciones óptimas, es capaz de una generación cada 20 minutos. Esto significa que de una bacteria salen 8 en una hora, y 64 en dos horas. También significa que en dos días la colonia tendrá una masa entre la de la Tierra y la de Júpiter, y que pocas horas más tarde superará a la masa total del Sistema Solar. ¡El fin del mundo está cerca! Esto, además de asombroso, es absurdo, y por eso los biólogos distinguen entre la fase de inducción, la fase de crecimiento exponencial, la fase estacionaria y la fase de muerte. La función exponencial solamente es adecuada para describir la realidad durante un periodo limitado de tiempo.

Otro crecimiento exponencial: la . Lo de que los ordenadores van cada vez más rápido, pero expresado de forma muy particular: la observación empírica -sin teoría que la respalde- de que el número de transistores de un circuito integrado se dobla cada dos años. En congresos científicos, he visto a químicos mencionar esta “ley” para justificar la investigación en circuitos moleculares. En efecto, si alargamos el eje del tiempo hacia el futuro, es fácil llegar a la década en la que un transistor tiene el tamaño de una molécula, de forma que parece obvio que los transistores moleculares son el futuro. ¡Esto es fantástico! Ahora bien, basta con seguir alargando este eje y en unos pocos años más llegaremos a transistores mucho menores que un átomo, y eso a los químicos ya no nos hace tanta gracia. Cuando un par de décadas más adelante, empiezas a tener varios transistores por partícula elemental, ya no les hace gracia ni a los físicos, porque, de nuevo, no solo es asombroso sino también absurdo. La explicación es, claro, que la función exponencial solamente es adecuada para describir la realidad durante un periodo limitado de tiempo.

Un último crecimiento exponencial: lo que hoy consideramos una economía “sana”, es decir, con inflación moderada y con un crecimiento porcentual sostenido en producción de bienes y servicios. Nos alarmamos y nos preguntamos qué hemos hecho mal cuando la economía deja de experimentar, aunque sea durante un trimestre, un crecimiento exponencial. Empezamos a hablar de estancamiento, de deflación, de recesión y de depresión, y nos llama la atención que, con lo potente que es (para algunas cosas) el “libre mercado” de la escuela económica neoclásica, nos sigamos dando estos tropezones por los que muere tanta gente. Y lo asombroso es que personas racionales, expertos en su campo criados en una sociedad avanzada, nos hablen de desarrollo sostenible mientras pretenden vivir en un crecimiento exponencial. Que toleremos la mentalidad del crecimiento exponencial como fundamento de nuestra supervivencia en un mundo finito. Eso es lo asombroso, y eso es lo absurdo.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Alejandro Gaita

Alejandro Gaita

Investigador en magnetismo molecular y computación cuántica. Sobre ciencia, racionalidad, mundo académico y temas sociales.

1 comentario

  1. empar
    empar 09/01/2015, 21:36

    Yo diferenciaría claramente 2 partes en tu artículo. La que intenta explicar al concepto “exponencial”, que no está tan claro para todo el mundo como para los científicos, sobre todo los matemáticos. Y la aplicación de ese concepto a la economía. Y desarrollaría con más detalle las dos partes. Sobre todo la segunda. El artículo es muy bueno, muy oportuno, pero demasiado esquemático a mi entender, para la mayoría de lectores. Conceptual.
    Gracias.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".