lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Sociedad

“Nací para predicar la pobreza y lo conmemoráis hinchándoos a comer y a beber como si hubiese nacido el Monstruo de las Galletas”, afirma el autor

Este 25 de diciembre hago 2014 años. Sé que para alguien que dijo “Bienaventurados los humildes” quizá sea algo contradictorio y pretencioso que la Historia se divida en un antes y un después a partir de mi nacimiento, pero así soy yo. También dije “Bienaventurados los pobres” y hoy la Iglesia es una de las principales terratenientes del mundo y nuestro chalet del Vaticano la envidia de la lista Forbes.

Os voy a contar un secretillo. Yo, como las folclóricas, me quito años. Según los historiadores, raza peligrosa, nací entre el 4 y el 7 antes de mí.

La verdad es que los Evangelios, esa fuente tan exacta y fiable, apenas dicen nada de mi nacimiento. De los cuatro evangelistas oficiales (ya sabéis que hay muchos más apócrifos), sólo dos le dedican unas líneas al tema.

Durante el siglo III se propuso datar la fecha de mi nacimiento el 6 de enero (¿os suena?), el 10 de enero, el 25 de marzo, el 15 de abril, el 20 de abril como los Celtas Cortos… Yo creo que hacer coincidir la Navidad con la Semana Santa habría sido un sindiós. Y además habríais perdido días de vacaciones. No lo diremos muy alto, por si a las cabezas pensantes que tenéis en el Gobierno les da por recortar también por ahí. Nazco: vacaciones. Me matan: vacaciones. Empiezo a pensar que sólo me queréis por las vacaciones.

Pues eso, a vueltas con la fecha, no os extrañará que en la actualidad las Iglesias orientales celebren mi cumple el 6 de enero, el día de los Reyes Magos para vosotros.

Los Reyes Magos fueron dos, cuatro, seis, doce o sesenta, según la tradición. Baltasar fue blanco hasta el siglo XVI, cuando la Iglesia lo coloreó cual concejal por razones estratégicas. Y no empezaron a repartir regalos hasta el siglo XIX. Supongo que antes se dedicarían a pedir, como el resto de la Iglesia. “Pedid y se os dará”, dije un día, y hay que ver cómo se aplicaron el cuento mis comerciales. Ahora que me acuerdo, nunca debí decir eso de “Dejad que los niños se acerquen a mí”.

Por aquellas cosas de la vida, nací en una casa okupa. No estuve mucho tiempo allí, no fuese a ser que Herodes emitiese una orden de desahucio. Bueno, Herodes más bien quería matarme, porque en las encuestas cada vez le recortaba más puntos de popularidad. Pero yo aproveché mis contactos con el CNI celestial y me escapé. Murieron muchos niños inocentes a raíz de aquello, pero yo no hice nada; a mí sólo me importaba salvar el pellejo. Ahora no os hagáis los escandalizados, que cada 28 de diciembre lo celebráis con bromitas.

Y es que la Navidad es de lo más contradictorio. Nací para predicar la pobreza y lo conmemoráis hinchándoos a comer y a beber como si el que hubiese nacido hubiese sido el Monstruo de las Galletas, y envolviéndoos en una fiebre consumista que ríete tú de Paris Hilton. Por si esto fuera poco, el día 22 lo dedicáis a adorar al becerro de oro de la Lotería, que ya me gustaría ver a mí en misa las colas de gente que hay en Doña Manolita.

De todas formas, no es tan raro. Todo el mundo sabe que la Navidad no es sino la apropiación cristiana, una más, de la fiesta pagana del nacimiento del Sol Invictus. Por algo el Sun day, el domingo, es el Día del Señor. Así que habéis seguido haciendo lo mismo que antes, pero conmigo de protagonista.

A veces me da por imaginar cómo habría sido mi historia de nacer hoy en día. Quizá habría sido un niño sin papeles que nace en una patera y en lugar de los Reyes Magos recibe la visita de la Guardia Civil, acompañada de unas salvas en forma de pelotas de goma para celebrarlo.

O tal vez hubiese nacido entre cajas, en los soportales de la Plaza Mayor, porque mis padres no encontraban trabajo y habían terminado en la calle. En la tienda de electrodomésticos de al lado podría ver la cara de nuestro presidente haciendo de buey diciendo que por fin la crisis había terminado.

Quién sabe, a lo mejor habría tenido suerte y, en lugar de mula y buey, habría nacido en una casa con un jaguar en el garaje, rodeado de confeti ( unos miles de euros) y con mi tarjetita black debajo del brazo. Todo el mundo en el hospital privado haría una gran fiesta, y hasta mi niñera sudamericana, a la que le tocaba librar ese día en todo el año, vendría corriendo a estar conmigo y disfrutarlo.

Quién sabe. También estoy suponiendo mucho que iba a nacer en Europa, y además en España. ¿Y si por un capricho del azar aparezco en Pakistán y soy una niña? Habría sido bastante complicado ir al templo a dar lecciones a los maestros. Mi amiga Malala puede dar fe de ello.

¿Y si hubiese nacido en cualquiera de esos lugares donde los niños tienen que trabajar desde los cinco años, o donde ellas son vendidas como prostitutas, o donde ni siquiera tienen para comer? ¿O en un enorme campo de refugiados con el aliento de la guerra soplándome en el cogote?

El pesebre. La mula, el buey. La noche en calma. El cielo estrellado. Los pastorcillos cantando, los Reyes de Oriente trayendo regalos…Todo muy bonito, todo muy literario. Desgraciadamente, más de 2.000 años después de mi venida, el mundo está preñado de sufrimiento, injusticia, guerras, hambre…Y lo que es peor, vosotros absortos comiendo turrón y mirando anuncios de colonias. Que Dios os perdone.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dios tuitero

Dios tuitero

6 comentarios

  1. Chorche
    Chorche 04/01/2015, 20:42

    EL ESTADO ESPAÑOL ENTREGARA A LA IGLESIA CATOLICA MAS DE 13 MILLONES DE EUROS AL MES DURANTE 2015:
    http://arainfo.org/2015/01/el-estado-espanol-entregara-a-la-iglesia-catolica-mas-de-13-millones-de-euros-al-mes-durante

    Responder a este comentario
  2. Sergio
    Sergio 28/12/2014, 14:05

    Es la vieja historia del mundo. Las tradiciones sociales se gestan mezclando indiscriminadamente y sin coherencia ninguna elementos de distintas culturas. Por eso es sanísimo que convivan Papa Noel, el tió catalán, el pesebre, los Reyes. Que antes haya habido un Halloween y que se vayan añadiendo sin miramientos todo lo que haga falta. Todo anhelo de pureza, de eliminar o de quedarnos sólo con “lo nuestro” es un atraso. Pero bueno, eso también es la vieja historia del mundo.

    En cuanto al resto del texto es el clásico de lz izquierda puritana, que cuando se pone puritana y autoflagelante no hay iglesia católica que la supere. No consumáis impíos, mi miréis la tele, caminad cabizbajos y dolientes por el frío y la oscuridad de estas fechas.

    A mi, a pesar del sufrimiento en el mundo, siempre me ha gustado la Navidad, cuando era soltero y ahora que soy padre. Como soy friolero y me pone de mal humor que anochezca tan pronto lo de las luces me parece una ayuda, lo de la buena comida me parece una ayuda, lo de envolver regalos y tener la casa decorada me parece una ayuda y lo de encontrarse con gente con la que no sueles comer me parece una ayuda. La especie humana inventa, individual o colectivamente, historias para progresar y para pasar los años con la mayor salud y vitalidad posible. Si hay alguien paliando el hambre en Sierra Leona me puede reprochar muy legítimamente lo que quiere, pero lo siento mucho, entre comer langostinos contento y comer langostinos con el ceño fruncido (que es lo que suele hacer la izquierda puritana) yo prefiero comer langostinos contento.

    Así que dejen de fruncir el ceño, dejen de dar por saco con el sonsonete de todos los años, luchemos donde tengamos que luchar, pero no me hagan reir, el caballo de batalla no está en un árbol con lucecitas, un turrón y tres juguetes nuevos. ¡Ridícula como siempre la izquierda puritana!…por supuesto que cuantas más vacaciones mejor, ridícula y masoca…

    ¡Feliz Navidad!

    Responder a este comentario
  3. El Gallego
    El Gallego 26/12/2014, 14:47

    Aquí, en Argentina, en Arzobispo de dijo a Presidencia que “faltaba el pesebre”,pues solo estaba el “árbol navideño”, invento anglo-germano. Esperamos que “el ejemplo cunda”, que se elimine el pino ( no los había en Jerusalem). Y que pongan la fecha REAL de nacimiento de Jesús…

    Responder a este comentario
  4. Carmen
    Carmen 26/12/2014, 14:41

    Los más grandes paraísos fiscales no están en las Bahamas ni en las Islas Caimán. Están en los palacios episcopales.
    (Sabino Cuadra, Grupo Mixto, vídeo 7m)
    https://www.youtube.com/watch?v=Es4y8gtBcA4

    Responder a este comentario
  5. julio Fernández
    julio Fernández 25/12/2014, 20:25

    Que grande éste Dios

    Responder a este comentario
  6. Emilio
    Emilio 25/12/2014, 12:28

    Verdades como puños.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".