lamarea.com

viernes 23 febrero 2018

Internacional

La educación y el futuro de Siria

En su último viaje a Beirut, la autora entrevistó a profesionales que trabajan en el ámbito de la educación en el interior de Siria

En marzo de 2011, niños de un colegio de Daraa, al suroeste de Siria, dibujaron una pintada en la que se leía “El pueblo quiere la caída del régimen”. Los niños fueron detenidos y torturados por las autoridades, causando una indignación que en los días siguientes se extendió por el país, con el resultado que ya conocemos. Desde entonces, los niños no han dejado de ser víctimas de la violencia que sacude el país. Más de cinco millones de niños necesitan hoy asistencia, y organizaciones como Save the Children hablan del riesgo de una generación perdida. A esta violencia se suma la del adoctrinamiento de los que siguen escolarizados en colegios controlados por el régimen o por grupos como Daesh (también conocido como ISIS, o IS), que buscan imponer sus propias agendas sobre la población local.

El adoctrinamiento se recrudece en las zonas bajo control del régimen

Si la propaganda pro-gubernamental ha sido una constante en el sistema educativo del Baaz durante las últimas décadas, tras el inicio del levantamiento popular en 2011 el adoctrinamiento se ha recrudecido hasta extremos inimaginables. En las zonas que permanecen bajo control del régimen, como el centro de la capital, Damasco, los profesores reciben regularmente circulares en las que se los invita a acudir a manifestaciones de apoyo a Asad, unas manifestaciones en las que luego se pasa lista, del mismo modo que ocurrió durante la votación a las elecciones presidenciales el pasado junio.

Según el testimonio de dos profesoras que imparten clases en dos de las zonas más castigadas de Damasco, Rawda y Muna – para protegerlas, hemos omitido sus verdaderos nombres – sus colegios han pasado de acoger a treinta alumnos por aula a alrededor de cien. “Cada niño ha sufrido traumas y pérdidas que solo pueden canalizar en ese pequeño espacio sobrecargado, y necesitan mucha más ayuda de la que un profesor, por más que se esfuerce, puede proporcionar”, explica Rawda.

Los odios que sacuden el país tienen también su reflejo en las aulas, cuenta Muna. En uno de los últimos exámenes del semestre, dos de sus alumnos presentaron la hoja en blanco y la firmaron con el lema “Dios, Siria, Bashar y nada más”. La firma venía acompañada de un dibujo de la espada de Alí, símbolo de la comunidad chiita a la que se vincula al régimen. “Me pasé un día entero dándole vueltas a qué hacer, pensando si podían detenerme por ponerles un suspenso”.

“El año pasado expulsé a dos alumnos de clase”, cuenta Rawda. “Uno de ellos había insultado a la madre de su compañero, que empezó a gritarle al primero, así que para poder continuar con la lección les pedí a ambos que saliesen. Luego supe que la madre del niño insultado, y también su padre, habían fallecido en el ataque químico en Ghouta días antes. Él mismo tenía el cuerpo lleno de quemaduras. Me pasé varias noches sin dormir por haber contribuido a que ese niño sufriese, expulsándolo de clase. Todavía tengo eso sobre mi conciencia.”

“Somos humanas”, añade Muna. Para el próximo curso, ambas han pedido el traslado a un colegio ubicado en una zona más acomodada de la ciudad, donde las consecuencias de la violencia son menos visibles.

La lucha contra las agendas extremistas en las zonas liberadas

Mientras el régimen refuerza su control en sus bastiones, otros puntos del país se enfrentan a grupos como Daesh, que tratan de imponer sus propias agendas sobre la población local. Hacerse con el control de los colegios de buena parte del país constituye una parte fundamental de esa agenda.

A principios de 2014, cincuenta niños de entre siete y trece años asistieron a un campamento de formación organizado por Daesh en Tabkah, un pueblo al oeste de Raqqa. El contenido de los cursos consistía en el manejo de armas y las reglas de la Yihad.

“Intentan controlar el futuro del país a través de nuevas formas de adoctrinamiento”, explica la escritora Marcel Shehwaro, una de las integrantes del colectivo Kesh Malek, que trabaja en desarrollar proyectos educativos en Alepo. “Lanzan algo de dinero al director de un colegio a cambio de imponer su propio curriculum y controlar la escuela. Por eso es tan importante apoyar los esfuerzos de la sociedad civil en crear un sistema educativo independiente y apartidista”.

Los programas de este colectivo se basan en el curriculum oficial sirio, excluyendo la parte dedicada a propaganda explícita del Baaz. “Si no lo hacemos así, terminaremos contribuyendo a la fragmentación del país, creando tantas visiones de Siria como colegios”, añade Shehwaro.

Las de Kesh Malek no son las únicas iniciativas en torno a la educación en zonas libres de control del régimen. El colegio Mustafa Qarman fue fundado por Qarman y su esposa, Maha, al ver la enorme cantidad de niños que vagaban por las calles de Bustan al-Qasr, una de las zonas más castigadas del país, jugado a los “Checkpoints” y a “Soldados de Asad contra Soldados libres”.

Otro de los proyectos destacados en este ámbito es Generación de la Libertad, centrado en niños desplazados y refugiados. Profesores voluntarios comenzaron impartiendo clases en el interior de las tiendas de campaña en las que estos niños residen con sus familias, y con el tiempo han logrado crear espacios educativos más adecuados.

“Hay esperanza”, asegura Hiba, una de las profesoras. “Una de mis alumnas, que perdió una pierna en un bombardeo, destaca por ser una de las más activas y disciplinadas. Quiere participar en todo y disfruta cada segundo de las clases. Es una inspiración”.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Leila Nachawati

Leila Nachawati

2 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 22/10/2014, 15:58

    Assad, Daesh y tambien el imperialismo yankee/israelí y aliados, siempre, en cada conflicto moviendo los hilos detrás del escenario.
    Respecto al EI, informaciones independientes sostienen que, tal como pasó con Osama bin Laden que les salió rana, fueron entrenados por USA.
    Si Siria no tuviera recursos o no interesara estratégicamente otra mejor sería su situación.

    Responder a este comentario
  2. joneRespublic
    joneRespublic 21/10/2014, 14:19

    A pesar de los pesares, de la brutalidad del régimen de Assad y del Daesh, a pesar de que miles de activistas y manifestantes por una Siria libre y justa han sido condenados a la invisibilidad por la omnipresencia del frente bélico, la esperanza sigue ahí. Otra Siria se está construyendo desde la base, con la valentía y dedicación de colectivos y profesoras como las que se mencionan en el artículo. Gracias Leila, gracias La Marea.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.