lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Opinión

Virginia Woolf, John B. S. Haldane y A.R.P.

La escritora Virginia Wolf y el biólogo John B. S. Haldane escribieron sobre las Precauciones en los Bombardeos Aéreos, que ambos sufrieron en carne propia

<em>Virginia Woolf, John B. S. Haldane y A.R.P.</em>
La escritora británica Virginia Woolf.

Va a ser difícil guardar memoria fiel de estos tiempos abyectos, tal es la cantidad de iniquidades que se suceden.

No sé si tan difícil como está siendo rescatar la memoria de todos aquellos que en el momento en el que la vida del pueblo español se vio amenazada por la intervención del Fascio internacional, apoyando a las tropas de los insurrectos, decidieron intervenir en apoyo de la democracia.

Personajes dispares convergieron en esta lucha. Entre ellos la escritora Virginia Wolf y el biólogo John B. S. Haldane.

Woolf está considerada por muchos como una de las grandes innovadoras de la escritura literaria del siglo XX. Mantuvo un interés activo por los problemas sociales de su tiempo y cultivó cierta inquietud por cuestiones científicas, en especial aquellas relacionadas con la astronomía. Los desarrollos en esta disciplina le servían como elemento de reflexión sobre el descentramiento de la imagen humana, que había empezado con Galileo, seguido con Darwin y adquiría dimensiones difíciles de anticipar, con el desarrollo del potencial observacional de la astronomía a principios del siglo XX.

Haldane ha sido uno de los biólogos más brillantes del siglo XX. El cambio de siglo coincidió con el redescubrimiento del trabajo del monje austríaco Gregor Mendel, que sentaba las bases de la herencia, tal y como ahora la entendemos. La mutación se consideró durante cierto número de años como el factor principal de la evolución de las especies y la teoría de la selección natural de Charles Darwin como algo prescindible. Fue el mérito de Haldane, junto con el inglés Ronald Fisher y el americano Sewall Wright, el desarrollo de una teoría matemática que unificaba herencia y selección natural para dar una explicación material de la evolución de los organismos.

Haldane fue también un excelente comunicador científico, con ensayos cortos pero incisivos, que informaban adecuadamente a un público no especialista, y no despreció el activismo social, por causas que consideraba justas, ya fueran las condiciones de trabajo de los mineros británicos o la lucha por la democracia en España.

Se puede establecer un nexo un poco arbitrario entre Woolf y Haldane a través del acrónimo A. R. P., en inglés Air Raid Precautions, o Precauciones en los Bombardeos Aéreos. Un asunto que preocupó a los dos, pues lo sufrieron en carne propia, y sobre ello escribieron ambos. En un corto ensayo publicado después de su muerte, titulado Thoughts on Peace in an Air Raid (Pensamientos sobre la Paz en un Bombardeo Aéreo), Woolf reflexiona sobre el terror de estar en la oscuridad esperando la irrupción de una bomba –situación reservada a las mujeres- y el de estar encerrado en una cabina de avión, evitando ser alcanzado por el enemigo –reservado a los hombres. Y se hace eco de la opinión de Lady Astor, quien criticaba la marginación de la mujer en la defensa ‘… por un oscuro Hitlerismo en el corazón de los hombres’. No sé en qué medida, algunas de las reflexiones que Woolf desarrolla en este ensayo recogen el dolor que le supuso la muerte de su sobrino, Julian H. Bell. Fue alcanzado por fragmentos de bombas en la batalla de Brunete, en 1937, mientras conducía una ambulancia en el lado republicano.

Haldane escribió más sobre los bombardeos aéreos. Tiene un tratado de una 300 páginas, titulado así, A.R.P., publicado en 1938, en el que incluye estudios sobre los bombardeos nazis en España, país que visitó en tres ocasiones para asesorar al gobierno republicano sobre gases tóxicos –en lo que era un experto-, y sobre la protección de los ciudadanos de los bombardeos aéreos –en lo que lo era más-. El tratado de Haldane, que estudiaba con detalle los bombardeos de Guernica, estaba destinado al gobierno inglés, para organizar medidas y estrategias ciudadanas que minimizaran las pérdidas humanas con los bombardeos que se anticipaba que Londres y quizás otras grandes ciudades inglesas iban a sufrir en cuanto se desencadenara la gran guerra que todos veían llegar. Estas son algunas de las palabras que escribió Haldane de su experiencia en España: “…he visto niños pequeños despedazados delante de los ojos de sus madres. He visto mujeres aplastadas en sus propias casas por la explosión de bombas extranjeras importadas por el ‘patriota’ Franco. He visto que esto ha ocurrido a muchas millas de los campos de batalla e incluso, de donde se fabrican las municiones”.

En el mundo que se nos viene, donde la ubicuidad de los drones es fácilmente anticipable con destinos no siempre altruistas, sería bueno reeditar el libro de Haldane e incorporarle el ensayo de Woolf. Hay demasiadas mentes perversas, como para permitirnos el lujo de olvidar a estos maestros de la sensibilidad y la autoprotección social.

(Gracias a X. Cantera y L. Vaticón por sus sugerencias)

faldoncino_nuevo

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio G. Valdecasas

Antonio G. Valdecasas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".