lamarea.com

miércoles 18 julio 2018

Opinión

El debate de la redacción: Entrar en el juego de la extrema derecha

En la revista de octubre, nos preguntamos si hay que dar resonancia a las acciones de grupos de ideología fascista con las que precisamente buscan eco mediático

27 septiembre 2014
14:03
Compartir
El debate de la redacción: Entrar en el juego de la extrema derecha
Concentración convocada por UCRF contra la protesta neonazi en el Raval. B.B

El barrio de Tetuán amaneció un día de agosto con nuevos vecinos: un grupo de jóvenes de ideología neonazi y militantes de partidos de extrema derecha ocupó un edificio en uno de los barrios más multiculturales de Madrid. Los activistas repartieron comida a gente necesitada con la única condición de que fueran españoles. Esta ocupación, que en principio estuvo promovida por un reducido número de personas, cobró una relevancia mediática envidiable: las principales televisiones y radios del país entrevistaron a algunos de esos jóvenes.

Y gracias a esa cobertura lograron hacer llegar su discurso –nada nítido– a cientos de miles de personas, disfrazando la xenofobia bajo “prioridades” en tiempos de crisis. En La Marea nos hemos preguntado si dar resonancia a estos hechos no es caer en la trampa y contribuir a que ganen apoyo social en España, tal como ha sucedido con sus homólogos griegos de Amanecer Dorado. Partidos políticos y empresas realizan continuamente acciones claramente enfocadas a conseguir presencia mediática y es labor del periodista separar la información de la promoción.

¿Es mejor cubrir extensamente hechos como esta ocupación o informar de manera escueta? La redacción de La Marea decidió no dar voz al grupo neonazi. La situación cambió cuando comenzaron las agresiones a jóvenes inmigrantes y activistas de izquierda en el barrio. El problema ya superaba la simple estrategia publicitaria.

En lo que llamaron Hogar Social de Madrid Ramiro Ledesma había neonazis pertenecientes a grupos abiertamente xenófobos, como los partidos Movimiento Social Republicano y Alianza Nacional. También de la hinchada de extrema derecha del Real Madrid, los Ultras Sur. Muchos de sus líderes tienen antecedentes por robos y violencia. Las agresiones alrededor de estas ocupaciones no son cosa sólo de Madrid. La Policía ha detenido e año a varios miembros del Hogar Social de Zaragoza, el pionero, por apalear a un joven.

Los miembros del Hogar Social de Madrid han desarrollado una estrategia muy trabajada para atender a los medios de comunicación, después de años de marginalidad en los que no han logrado casi ningún rédito electoral. La plataforma neonazi España en Marcha y su ataque el año pasado a Blanquerna, el centro catalán de referencia en Madrid, fue otra de las muestras del protagonismo mediático que está tratando de construir la extrema derecha, totalmente marginal al lado de la fuerza que han cobrado los movimientos sociales de izquierdas, que ya apuntan a conquistar alcaldías desde las plataformas Ganemos.

Los neonazis del edificio ocupado en Madrid abrieron sus puertas de par en par a los periodistas el día en que comenzaron a repartir alimentos. Una nube de reporteros hizo una amplia cobertura y conexiones en directo desde el lugar, hablando con gente desfavorecida que acudía a coger bolsas de comida. “Los inmigrantes tienen acaparadas todas las ayudas”, aseguraba uno. “Voy a Cáritas y no me dan nada, pero vengo aquí y me llevo una bolsa entera con cosas”, decía otro, enseñando una botella de aceite y algunos paquetes de legumbres.

La mayor parte de los medios de comunicación del país hicieron un tratamiento superficial del tema. Esto provocó que, ante las preguntas de los periodistas, los militantes de extrema derecha colocasen hábilmente un discurso que llevan años puliendo, tocando los resortes más primitivos y gregarios de una sociedad que pasa serias dificultades para llevar una vida digna. Una vez que se decide cubrir una información, sea del tipo que sea, el periodista debe confrontar al entrevistado con los datos objetivos que cuestionen sus argumentos.

Los medios digitales que dependen e la publicidad en muchas ocasiones se dejan llevar por noticias morbosas o por modas para lograr visitas. Está comprobado que hay palabras que, en un titular, consiguen una cantidad de lecturas abrumadora. Entre ellas, “nazis”, “Franco”, “sexo” o “toros”. Desde las pasadas elecciones europeas, “Pablo Iglesias” es también sinónimo de éxito en un titular. Otro clásico son los gatitos. En La Marea creemos que hay objetivos más importantes en una profesión tan maltratada como el periodismo que obtener lectores ocasionales a toda costa. Y seleccionar la información es una de las labores más complejas.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

3 comentarios

  1. TR
    TR 01/10/2014, 17:33

    Hombre, lo primero que tenéis que tener claro es si queréis hacer PERIODISMO en mayúsculas, o POLÍTICA. Si no lo tenéis claro es que sois un órgano de propaganda, y no un medio informativo

    Responder a este comentario
  2. Jordi
    Jordi 28/09/2014, 21:41

    Creo que sí se ha de informar sobre las actuaciones de la extrema derecha que tengan importancia periodística. Además de los argumentos de Miguel, creo que es importante conocer su importancia real.
    Asimismo, no creo que entre la inmensa mayoría de la gente que leemos la Marea nos vayan a coptar.

    Responder a este comentario
  3. Miguel
    Miguel 27/09/2014, 22:44

    “La mejor manera de combatir a tu enemigo es no pareciéndote a él” Marco Aurelio.

    Desde luego seleccionar la información sí es una de las labores mas complejas del periodismo; pero humildemente pienso que es bueno conocer cómo actúan estos grupos nazis, cómo son, qué piensan, cuales son sus siglas, de donde vienen, donde actúan, cuantos hay, como se mueven, a quienes llega su ideario etc. Eso no significa darles publicidad, sino intentar no parecernos lo mas mínimo a ellos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.