lamarea.com

lunes 28 mayo 2018

Opinión

La FP Dual en Madrid, ¿coladero de precariedad?

“Lo que bien planificado, financiado, y con un control riguroso podría resultar en una oportunidad formativa, ha acabado siendo el colmo de la desregulación”, sostiene la autora

<em>La FP Dual en Madrid, ¿coladero de precariedad?</em>
Dos alumnos en un taller de Mecánica de Formación Profesional.

Con mucho bombo, pero sin planificación ni consulta, se implantaba la FP Dual en Madrid en el curso 2011-2012. Todo eran buenas palabras y promesas de calidad, excelencia y oportunidades para una juventud madrileña que se juega, ni más ni menos, que su futuro.

Cuatro años más tarde, la historia se repite. Ahora son más centros, más ciclos, más alumnos y alumnas y más empresas que, supuestamente, apuestan por la FP Dual. Pero lo cierto es que el aumento de la oferta dual ha ido en detrimento de la oferta de FP ordinaria. Una oferta que se sabe insuficiente desde hace años. Tampoco es cierto que empresas y centros educativos apuesten por esta modalidad con la vehemencia que proyecta el gobierno regional. Y mucho menos cierto es que, tal como está planteada esta formación en Madrid, se trate de una gran oportunidad para el alumnado.

En 2012 el Gobierno central publicó el RD 1592/2012 para regular el contrato de Formación y Aprendizaje y la formación profesional dual, cuyo título hace presagiar una estrecha relación entre ambos. Pero no es así. En la Comunidad de Madrid, donde la implantación de la FP Dual ha sido improvisada y oportunista, como viene siendo habitual, se ha optado por la fórmula más desregulada, en un nuevo intento de desregular y privatizar la formación profesional.

Pese a pasar un año entero en la empresa, el alumnado de esta modalidad carece de contrato laboral y de todos sus derechos asociados: ni convenio colectivo de referencia, ni tutela judicial, ni representación sindical, ni beneficios sociales, ni protección de la salud, ni derecho a huelga, ni algo tan simple como permisos, retribuidos o no. Así, no son pocos los estudiantes que ante la hospitalización de un familiar de primer grado, por ejemplo, no pueden ausentarse de su ¿puesto de trabajo?.

Lo que bien planificado, financiado, y con un control riguroso podría resultar en una oportunidad formativa, ha acabado siendo el colmo de la desregulación, tal es así que parece caer en tierra de nadie el seguimiento de ese año de prácticas en la empresa. Los docentes que en los centros ejercen la tutoría de la formación en la empresa se encuentran ahora con más alumnado que tutorizar y menos horas para hacerlo, Inspección de Trabajo no los considera parte de la plantilla, la Inspección Educativa no tiene competencias en el ámbito laboral y la representación legal de los trabajadores no recibe la información por parte de las empresas sobre el alumnado en formación.

Que mediase un contrato de formación y aprendizaje permitiría, al menos, garantizar sus derechos y unas condiciones mínimas para el alumnado durante su estancia en la empresa, y que su experiencia, así, no dependiese del azar, tal como ocurre en la actualidad.

*Paula Guisande es Secretaria de Juventud de CCOO Madrid

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Paula Guisande

Paula Guisande

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

El último doctorado

"Esta es, por fin, mi última tesis doctoral. Tras 40 años trabajando como investigador, tengo mucho que agradecer y una buena pila de historias que compartir. Para los jóvenes de hoy, valgan estas líneas como excursión a un pasado remoto", escribe Àlex Gaita en esta serie de.ficción

El famoso chalet

"Podemos ya había dado un giro bastante difícil de explicar. Había pasado en unos pocos meses del discurso radical empleado a uno mucho más moderado, claramente posibilista."