lamarea.com

miércoles 15 agosto 2018

Tus artículos

La importancia de llamarse Israel

“El hermano ficticio, el estado ficticio creado por Inglaterra y Estados Unidos, se hace real y acaba asesinándolo, al igual que hizo Caín a su hermano Abel”

Jorge Izquierdo // La importancia de llamarse Ernesto es una obra de Oscar Wilde, ubicada en la Inglaterra de la época victoriana. La trama se desarrolla alrededor del protagonista, John, y Ernest, su hermano ficticio. El argumento es bastante conocido, un joven llamado Jack Worthing, a fin de pasar el mayor tiempo posible de juerga en Londres, se ha inventado a un hermano menor por el que velar, cuyo nombre dice que es Ernest.

Palestina, que era propiedad de Inglaterra (perdón, quiero decir un protectorado británico), se inventó un nombre ficticio, un estado, llamado Israel. De esta manera, Inglaterra, apoyada por Francia, podía estar “de juerga” por Extremo Oriente y controlar a Egipto. Un Egipto que por aquel entonces comenzaba a estar harto de la dominación inglesa y donde un incipiente nacionalismo, de la mano de Nasser, amenazaba con nacionalizar el Canal de Suez.

Israel, que vive en Palestina, recibe cientos de miles de refugiados judios que no han sido masacrados en los campos de concentración, desequlibrando la población de Palestina que hasta aquellos años era mayoritariamente árabe. El hermano ficticio, el estado ficticio creado por Inglaterra y Estados Unidos, se hace real y acaba asesinándolo, al igual que hizo Caín a su hermano Abel.

Según la Biblia, Dios castiga a Cain, todos somos hijos de Cain, todos somos culpables, deberá venir Jesucristo para perdonar nuestros pecados. Nace la religión.

La realidad es que Estados Unidos, Dios, no sólo no castiga a Israel, además hace pagar el holocausto no a Occidente sino al pueblo árabe. Nace el terrorismo.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

5 comentarios

  1. diegosg
    diegosg 02/08/2014, 13:19

    Ojalá no le hayan pagado al autor por este artículo. Pongan por favor a gente con mínimos conocimientos de historia para escribir sobre temas importantes.

    Responder a este comentario
  2. Jorge Izquierdo
    Jorge Izquierdo 23/07/2014, 17:09

    Lo que cuentas ocurre en el siglo XIX y en el XIX la amenaza era turca pero mucho después: Naser (años 70 del siglo pasado) amenaza con quitarse el yugo colonialista de Egipto y colocan a Israel.

    Responder a este comentario
  3. Jesús M. Pérez
    Jesús M. Pérez 22/07/2014, 19:39

    Es al revés. Al Imperio Británico le interesaba un estado tapón que protegiera el Canal de Suez del Imperio Otomano.

    La inmigración judía al actual Israel comenzó en el siglo XIX. Los choques entre judíos y árabes comenzaron en la década del 20.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

“La violencia es más fuerte que durante el conflicto: ahora cualquiera puede matarnos”

Entrevista con Dora Muñoz, indígena del pueblo Nasa colombiano, defensora de derechos humanos y comunicadora

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.