lamarea.com

viernes 25 mayo 2018

Opinión

Cómo evitar una violación

“Si vive usted sola, no ponga su nombre de pila en el buzón. (…) Evite entrar en el ascensor cuando esté ocupado por un extraño”. Estos son algunos de los consejos del Ministerio del Interior para evitar una violación

<em>Cómo evitar una violación</em>

“Antes de aparcar su vehículo mire a su alrededor. (…) Si vive usted sola, no ponga su nombre de pila en el buzón. (…) No pasee por descampados ni calles solitarias. (…) Tenga encendidas las luces de dos o más habitaciones para aparentar la presencia de dos o más personas en el domicilio. (…) Evite entrar en el ascensor cuando esté ocupado por un extraño”.

Estos son algunos de los consejos para la prevención de la violación sexual que pueden leerse en la web del Ministerio de Interior. De ellos parece desprenderse una conclusión clara: es peligroso para las mujeres estar solas, especialmente en el espacio público.

El mito de la violación en el descampado tiene una fuerte presencia en el imaginario social. Este peligro, y los consejos para evitarlo, ocupan un lugar central en el proceso de socialización femenina y funcionan como mecanismo de control de la movilidad de las mujeres. Sin embargo, es mucho más probable que quien comete una agresión o abuso sexual sea un varón conocido (familiar, amigo, compañero de trabajo, etc.).

El informe anual de 2009 sobre agresiones sexuales del Departamento de Interior del Gobierno Vasco señala que un 50% de las violaciones se cometieron en el domicilio de la víctima. Las agresiones sexuales con penetración, como se definen legalmente, no son un delito tan frecuente. De los 6.573 delitos contra la libertad e indemnidad sexual cometidos, según datos del Ministerio del Interior, en 2009, un 20% fueron violaciones. El resto se corresponden a abusos sexuales, acoso y otro tipo de agresiones.

Estar borracha de noche, llevar ropa provocativa o haber iniciado el “ligue”. Para muchas personas, estas situaciones convierten a la víctima de la violación en responsable de la misma. La conveniencia de la vestimenta de la agredida o su presencia en determinados ambientes a determinadas horas han sido el centro del debate en juicios por agresión sexual. Como si la ropa que viste fuese un argumento más fuerte que la negativa explícita de una mujer a mantener relaciones sexuales.

Los consejos basados en la victimización de la mujer que camina sola por la calle olvidan también el elevado número de agresiones sexuales cometidas por la pareja sentimental (violaciones conyugales). La campaña desarrollada en Escocia This is not an invitation to rape me (Esto no es una invitación para que me violes) busca contrarrestar el miedo y la culpabilización desvelando estos mitos. Uno de sus acciones más celebradas son estos 10 consejos para prevenir violaciones… dedicados a los potenciales agresores.

10 consejos anti-violación (traducción del original en inglés por Escéptica)

  1. No pongas drogas en las bebidas de las mujeres.
  2. Si ves a una mujer caminando sola por la calle, déjala tranquila.
  3. Si te detienes para ayudar a una mujer cuyo automóvil se ha averiado, recuerda no violarla.
  4. Si estás en un ascensor y una mujer entra, no la violes.
  5. Nunca te cueles en la casa de una mujer por una ventana o puerta sin pestillo. No la asaltes en el aparcamiento, ni la violes.
  6. ¡Pide ayuda a tus amigos! Si eres incapaz de abstenerte de agredir personas, pide a un amigo que te acompañe cuando estés en lugares públicos.
  7. No te olvides: no es sexo si lo haces con alguien dormido o inconsciente. ¡Es violación!
  8. Lleva contigo un silbato si te preocupa que puedas atacar a alguien “por accidente”. Puedes entregárselo a la persona con la que estés para que pida ayuda.
  9. No lo olvides: la honestidad es la mejor política. Si tienes la intención de tener sexo más tarde con tu cita independientemente de lo que ella quiera, dile directamente que existe una alta probabilidad de que la violes. Si no comunicas tus intenciones, ella podría tomarlo como una señal de que no planeas violarla e, inadvertidamente, sentirse a salvo.
  10. ¡No violes!

faldoncino

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Laura Gaelx Montero

Laura Gaelx Montero

5 comentarios

  1. Juan
    Juan 19/08/2014, 16:19

    En la ciudad donde vivo hubieron muchos casos en los cuales criminales que manejaban taxis asaltaban a las mujeres, las drogaban y las violaban.

    Siempre le decía a mi hermana menor, que no tenía carro que no se trepe en taxi sola, que preferiblemente yo la llevaba donde necesite. Me están diciendo que en vez de darle esa sugerencia para no “restringir su derecho a la movilidad”, ¿debería haber recomendado que se trepe a loa taxis porque los criminales deberían saber que violar está mal? GENIOS. Si tan sólo se me hubiera ocurrido antes.

    Responder a este comentario
  2. Regina
    Regina 02/07/2014, 18:05

    Muy buenos los 10 consejos anti-violacion 🙂

    Responder a este comentario
  3. juanan
    juanan 02/07/2014, 13:34

    No has entendido nada, Marcelo. ¿Ponerse en peligro por ejercer la libertad? ¿No son los agresores los que debían estar en peligro, pero de extincion, en una sociedad que no estuviera enferma? Tienen que vivir las mujeres en el miedo porque como sociedad somos incapaces de evitar que haya quienes violen su derechon a la libertad? Ya vale de emplear argumentos del enemiogo.

    Responder a este comentario
  4. Marcelo
    Marcelo 01/07/2014, 18:29

    Eso, animad a las mujeres a que se pongan en peligro innecesariamente, seguro que tendreis muchisimo exito evitando violaciones.

    Responder a este comentario
    • Ministerio de los cojones
      Ministerio de los cojones 17/07/2014, 11:55

      ¿Ponerse en peligro?Si ponerme en peligro quiere decir caminar campante por donde siempre me ha salido del coño lo haré. Porque nada es seguro en la vida, ni para mí ni para ti. Ese documento del ministerio me indigna, no solo por el carácter de “no salgas sola de casa” a lo islamista extremista. Si no todo el conjunto que significa que una mujer es culpable de esas situaciones, que una mujer no se defiende. Di lo que quieras pero por regla de 3 una mujer está en peligro todos los días, y por eso nos tenemos que quedar en casa? No me jodas. A mí hasta ahora no me ha ido nada mal, y estoy segura de que si me encuentro en la situación no me sentiré culpable, y es más, es probable que me pueda defender lo justo para salir huyendo. El problema está ahí. No se trata de esconderse, si no de saber actuar. Vivimos en una sociedad que nos aparta de la supervivencia, que no nos enseña a vivir de verdad, y que nos deja indefensos frente a esa clase de personas.
      La cuestión es educar para no violar, y educar en la defensa. Y di lo que quieras. Pero también se puede estar segura yendo sola, no con un maromo a todas partes. No vaya a ser que me violen. Sinceramente, eso me suena a control de movimiento. Ale. Y ahora di: si si… tu ponte en peligro por orgullo.
      Pues sí. Porque no me da la gana de esconderme por la misma historia de siempre, porque no tenga un hombre que me proteja. Porque ahora resulta que para evitar violaciones no puedo salir a la calle sin la compañía de un HOMBRE.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.