lamarea.com

martes 16 octubre 2018

Tus artículos

La noche que el ‘Sup’ enterró a Marcos

Veinte años después del levantamiento indígena en Chiapas, el líder zapatista adopta el nombre de “Galeano”, compañero asesinado por elementos paramilitares y no será más la voz pública del EZLN, que estará dirigido por una Comandancia General plenamente indígena.

04 junio 2014
10:06
Compartir
La noche que el ‘Sup’ enterró a Marcos

Oskar Hernando* // Es mediodía. Unos cuatro mil indígenas encapuchados, bases de apoyo del EZLN llegados de los cinco Caracoles se concentran bajo un sol de justicia en la cancha de basket de La Realidad. La mayor parte son jóvenes que no habían nacido en el 94, que no conocieron la esclavitud en las fincas ni los rigores de la preparación para la lucha de sus mayores.

Frente a ellos, en filas de toscas bancas de madera, cientos de personas de la sociedad civil y medios alternativos llegados de México y el mundo. Muchos de ellos/as han invertido casi cincuenta horas en completar el viaje a la selva. En el último tramo han recibido el saludo nocturno de los zapatistas a al paso por cada comunidad. El Comandante Tacho se mueve de un lado a otro con su walkie entre los asistentes. Saluda, da órdenes. Hoy es el anfitrión.

En medio de los dos grupos, cientos de milicianos e insurgentes del EZLN con indumentaria militar y un parche en el ojo derecho parten en dos la escena. El homenaje en el que pueden esperarse loas y poemas a un compañero de lucha asesinado deviene en un acto político-militar duro, sin concesiones. El dolor, la rabia y el ansia de justicia le achican los espacios a la dulzura.

Tantas veces me mataron,tantas veces me morí, sin embargo estoy aquí…resucitando...”

Cuando empieza a sonar, los más atentos intuyen cierta ironía en los versos musicalizados de la poetisa argentina María Elena Walsh.

Una voz de mando rompe el silencio y una fila interminable de uniformados marca el paso. Avanzan hacia los visitantes con los brazos entrelazados y, a excepción de algunos mandos con revólveres, palos en lugar de armas. A escasos dos metros del público se agachan e hincan rodilla en tierra.

Por una esquina, aparece el Subcomandante Marcos a caballo. Además de pistola al cinto y machete cruzado en la espalda, lleva un parche en el ojo con tibias y calavera. Con elegancia realiza varios movimientos de doma. Recordando a los clásicos, este muerto goza de muy buena salud.

El portón del Caracol se abre y entran cinco integrantes más de la Comandancia a caballo e igualmente armados. Tras saludar militarmente a los pueblos indios y a los invitados, se retiran. A los pocos minutos se escucha la voz de Marcos a través de la megafonía. Desde Radio Insurgente anima a los medios libres a utilizar la señal de internet para empezar a transmitir al mundo lo que está sucediendo. Los medios comerciales han sido vetados.

En ese momento, aun no se comprende en toda en su magnitud el significado de la banda sonora de fondo. Sin embargo, esta no es una elección al azar. De hecho, casi ninguna lo es en la Realidad, símbolo y emblema del zapatismo.

No es casual que miembros de una facción de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC-H), una de las centrales agrarias históricas en México en proceso de paramilitarización haya asesinado con saña unos días antes en la misma comunidad a un hombre dedicado a cambiar las conciencias de su pueblo, LuisSolís López, Galeano. Triste deriva de algunas organizaciones que se prestan a ser usadas como ariete contra la autonomía zapatista.

No es casualidad que esto suceda pocos días antes de que el Congreso Nacional Indígena (CNI) se reúna con el EZLN para dar un nuevo impulso a las justas demandas de los pueblos originarios de México y que los zapatistas participen en el Seminario internacional Ética frente al Despojo.

Como tampoco es casual que la ofensiva del Gobierno de México encabezado por Enrique Peña Nieto, con sus retoños salinistas del Partido Verde y su tele-novelesco presidente Manuel Velasco Coello al frente comenzase en el Municipio de Las Margaritas, próximo a la Realidad y hoy territorio francamente hostil.

Ahí se presentó en Febrero de 2013 la Cruzada Nacional contra el Hambre, engendro de la clase política mexicana que reúne los programas asistenciales preexistentes. Inevitable complemento de la fase bélica en cualquier manual contrainsurgente, en Chiapas hoy son promocionados con el aval y presencia vergonzante de Naciones Unidas, Lula da Silva o, la más reciente- de Rigoberta Menchu.

Por desconocimiento o por complicidad son tristes comparsas de aquellos que, resentidos desde el primero de enero 1994, buscan cobrarse con sangre las facturas pendientes por el levantamiento que puso punto y final a su orgia neoliberal.

“No somos limosneros. No recibimos sobrantes de sus mesas. No buscamos ni recibimos migajas” truena el Subcomandante Insurgente Moisés en la intervención de la tarde. Su voz, llena de dolor, rabia y dignidad, es, -y lo será más aun de hoy en adelante- la voz oficial del EZLN. En su mensaje justifica su presencia en la zona: “la Junta de Buen Gobierno de la Realidad nos dijo que “hasta aquí llegamos y queremos que la comandancia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional intervenga para que se haga justicia”.

En su denuncia pocas instancias oficiales salen bien paradas. Con nombres y apellidos traza una ruta que no distingue de colores de partidos políticos: PRI, PAN, Partido Verde… No se libra ninguno de los poderes: federal, estatal, diputados, presidentes municipales, regidores…”toda la fuerza de los malos gobiernos está en este ataque criminal y también los apoyan en este plan gente que se dice que es de izquierda, progresista y democrática”.

La macabra correa de transmisión termina en los miembros locales de la CIOAC-H encargados de la ejecución del crimen. Cuentan que miembros de esa organización llevados casi de inmediato frente al cadáver de Galeano, -recuperado tras el ataque por las mujeres de la comunidad- fueron reprendidos y preguntados por el futuro que quieren para sus hijos y para la comunidad antes de dejarlos marchar. Los compas no cayeron en la provocación.

Queremos justicia, no venganza” se lee en las pancartas extendidas por la comunidad.

“Los malos gobiernos no nos respetan como indígenas que somos. Nos ven como perros y piensan que somos perros, porque los perros se muerden entre ellos y se matan entre ellos. Nosotros lo decimos claro. No somos perros (…)La rabia que tenemos es contra el capitalismo” sentencia Moisés.

Tras interminable desfile frente a la tumba de Galeano, ya por la noche, el típico aguacero de mayo retumba en las láminas de zinc del Caracol. Cuando escampa, el momento más esperado de la jornada ha llegado. El Sup Marcos está de vuelta tras años de rumores y especulaciones.

Sus primeras frases cortan el aliento de la audiencia: “Quisiera pedirles su paciencia, tolerancia y comprensión para lo que voy a decir, porque estas serán mis últimas palabras en público antes de dejar de existir”.

Marcos repasa en cinco puntos la trayectoria de 20 años de lucha del EZLN: “en los primeros balbuceos que fueron nuestras palabras advertimos que nuestro dilema no estaba entre negociar o combatir, sino entre morir o vivir (…) y en lugar de formar guerrilleros, soldados y escuadrones, preparamos promotores de educación, de salud y se fueron levantando las bases de la autonomía zapatista que hoy maravilla al mundo”.

En este recorrido histórico una referencia destaca sobre otras por lo poco habitual en el discurso de los últimos años, la del legítimo uso de la violencia: “Nada de lo que hemos hecho, para bien o para mal, hubiera sido posible si un ejército armado, el EZLN no se hubiera alzado contra el mal gobierno ejerciendo el derecho a la violencia legítima. La violencia del de abajo frente la violencia del de arriba.

Los que estamos a pie de escenario sentimos como su voz está a punto de quebrarse en varias ocasiones. Un oportuno carraspeo o una súbita tos evitan que la emoción se desborde.

El tercer punto, “El Relevo”, anticipa lo que está por venir: “Algunos estudiosos han advertido solo el evidente, el generacional, pero no se han percatado de otros: del origen de clase mediero al indígena campesino, el de raza: de la dirección mestiza a la netamente indígena.

Y el más importante, el relevo de pensamiento: del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del poder de arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la cotidiana, de los lideres a los pueblos, de la marginación de género a la participación directa de las mujeres, de la burla a lo otro, a la celebración de la diferencia (…)

En este punto, el vanguardismo y la izquierda tradicional son el blanco de sus críticas: ¿Por qué les da terror que sean los pueblos los que manden, los que dirijan sus pasos? (…) el que los indígenas manden y que ahora un indígena sea el vocero les aterra, los aleja y finalmente se van para seguir buscando alguien que precise de vanguardias, caudillos y líderes. Por eso también hay racismo en la izquierda, sobre todo en la que se pretende revolucionaria. 

Para combatir ese racismo, esa imposibilidad de ver a los indígenas desde los primeros días del alzamiento, Marcos afirma que en diferentes etapas y modos se creó un holograma, una “botarga”. El propio Marcos. Reconociendo a los adherentes a la VI Declaración de la Selva Lacandona como esa interlocución largamente buscada y aludiendo al avance de los pueblos indígenas concluye que ese un personaje de ficción debe desaparecer y que “es necesario que uno de nosotros muera para que Galeano viva”.

Y así, como una burla a la muerte y fiel al estilo que le ha caracterizado en estos 20 años, Marcos entierra a Marcos. Con parsimonia, acomoda sus papeles y cuando todas las luces del Caracol de apagan camina hacia las escaleras traseras del escenario, sólo iluminado por los flashes de algunas cámaras y lentamente, desaparece.

Final abierto. Como último episodio de temporada en Juego de Tronos o The Walking Dead.

Mientras miles de personas intentan asimilar el mensaje y se miran unas a otras, la misma voz que había callado unos segundos antes emerge de los altavoces para anunciar:

Buenas noches tengan compañeras y compañeros. Mi nombre es Galeano. Subcomandante Insurgente Galeano”.

Y entonces todo el mundo comprende que falta lo que falta. 

Oskar Hernando es Internacionalista y miembro de BIZILUR.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

1 comentario

  1. agapito perez chico
    agapito perez chico 08/06/2014, 21:56

    Creo que has realizado un buen trabajo y una buena crònica.
    También estuve en la Realidad
    Gracias Oskar, los adherentes a la VI te lo agradecemos

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".