lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Sociedad

Regate a las arcas públicas

El fútbol español sobrevive gracias a pelotazos urbanísticos y el trato privilegiado de Hacienda

24 mayo 2014
10:08
Compartir
Regate a las arcas públicas
El estadio nuevo Mestalla del Valencia CF paró sus obras hace casi cinco años. BIEL ALIÑO

[Extracto del dossier dedicado al fútbol y que puede leerse íntegro en el número 14 de la revista La Marea]

Hemos renunciado a lo que más nos gusta y es una pena que este sueño acabe así. Esperemos que mañana haya buenas noticias. Vamos a ver si limpiamos toda esta basura del fútbol español entre todos”, dijo el pasado 30 de enero Mariano, uno de los jugadores del Racing de Santander, tras suspenderse el partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey de fútbol que iban a disputar contra la Real Sociedad. La plantilla, que llevaba varios meses sin cobrar, ya había advertido que no jugaría, para forzar la dimisión del presidente, Ángel Lavín, y su consejo directivo. Tras el pitido inicial, los titulares se abrazaron en el centro del campo. Y, mientras los suplentes y el cuerpo técnico hacían lo mismo en el banquillo, la hinchada lo celebraba al grito de “no se juega”. Al día siguiente, se anunció la designación de un nuevo consejo directivo y presidente, Tuto Sañudo, exjugador del club.

Ésta es la historia de la plantilla de un club casi arruinado de Segunda División B que se plantó ante quienes vaciaron sus arcas para su beneficio personal, en parte, con dinero público. En el caso del histórico equipo de Cantabria, las principales víctimas de los abusos de los gestores son los jugadores y, en menor medida, los aficionados. Pero en otros muchos casos el daño va más allá del mundo del fútbol, ya que afecta al dinero público de toda la ciudadanía. El 20 de febrero, el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, imputó al FC Barcelona por un presunto delito contra la Hacienda pública en relación con el fichaje del astro brasileño Neymar el vera-no pasado. Semanas antes, el presidente del Barça, Sandro Rosell, dimitió por el supuesto escándalo de cuentas ocultas en la contratación del jugador, que había sido denunciado por un socio del club. La Fiscalía considera que la entidad dejó de pagar algo más de nueve millones de euros al no declarar para su tributación la totalidad de los contratos de la estrella brasileña. En el escrito de la Fiscalía consta que “existe toda una serie de contratos sospechosos de simulación, así como operaciones de ingeniería financiera” que son los que concluyen en el presunto fraude fiscal del que acusan al Barcelona. Siete de los diez contratos sospechosos de ser ilegales los firmó el sustituto de Rosell en la presidencia, Josep Maria Bartomeu.

Mientras, el compañero de equipo de Neymar, el argentino Lionel Messi, ha tenido que pagar cinco millones de euros tras ser acusado por presunto fraude fiscal en la gestión de sus derechos de imagen. Los problemas de las dos superestrellas del fútbol mundial con el fisco son sólo la punta del iceberg del sinfín de irregularidades que cometen los equipos de la liga española en perjuicio del dinero de todos, mientras las autoridades hacen la vista gorda. En muchos ayuntamientos y gobiernos autonómicos existe la convicción de que vale casi todo para ayudar al equipo local porque es el buque insignia o el mejor embajador de una ciudad en el país y en Europa.

Las irregularidades económicas de determinados equipos españoles han llegado hasta Bruselas. Des-de diciembre, la Comisión Europa investiga si algunas vías de financiación pública pueden considerarse ayudas ilegales. Es el caso, por ejemplo, de los avales que la Generalitat Valenciana concedió al Elche, al Hércules y al Valencia. También se investiga las recalificaciones urbanísticas que beneficiaron al las estrellas del FC Barcelona Neymar y Messi Han sido investigadas por fraude fiscal la deuda de los clubes con Hacienda Se eleva a 467 millones de euros, a pesar de los rescates Athletic de Bilbao y al Real Madrid y el hecho de que estas dos entidades, junto con el Barcelona y Osasuna, sean reacios a convertirse en sociedades anónimas, lo que podría estar motivado por los beneficios fiscales que obtienen por ello. La Marea contactó con los cuatro primeros equipos clasificados en la Primera División varios días antes de conocerse la imputación del Barcelona por delito fiscal en el caso Neymar. Únicamente respondió el club catalán, que declinó hacer comentarios relacionados con Hacienda por tratarse de “temas delicados”.

Los rescates de las entidades deportivas

“Los clubes han ido acumulando deudas con Hacienda desde siempre”, explica el secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo. “Ha habido, al menos, dos planes de saneamiento mediante los que se ha condonado deudas a los clubes deportivos para intentar hacer borrón y cuenta nueva, cosa que no ha sucedido”. El primero fue en 1985, cuando se les perdonó 120 millones de euros. El segundo plan de saneamiento, en 1992, incluyó un acuerdo por el que el Estado condonó a los clubes otros 186 millones de euros, el 80% del total de su deuda.

Mediante este segundo plan, los equipos que debían dinero a la Agencia Tributaria tuvieron que convertirse en sociedades anónimas deportivas. Esta norma arrebató los clubes a sus socios para entregárselos a cualquier empresario que tuviera dinero suficiente como para comprar más del 50% de sus acciones. Fue el paso previo a la entrada en vigor de una nueva Ley del Deporte que, a pesar de la buena intención del legislador (dado que, a partir de este momento, los dueños o administradores de los clubes podían tener responsabilidad civil en caso de mala gestión), ha obtenido resultados nefastos. Desde entonces, los equipos de la Liga Profesional de Fútbol (LPF) han despertado el interés de una cantidad de constructores, jeques árabes y otros inversores, muchos de ellos con intereses que iban más allá de buscar el éxito deportivo. Tan sólo Real Madrid, FC Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna (Pamplona) se resistieron y funcionan hasta hoy como clubes de socios, que son los propietarios de la entidad y que votan a la presidencia cada cuatro años.

En enero de 2004, entró en vigor en España la Ley Concursal, la tercera forma de rescate, aunque encubierto, del fútbol. Según esta norma, una entidad puede renegociar su deuda con los acreedores bajo la supervisión de una administración judicial. El proceso consiste en aplicar una quita (reducir la deuda) y establecer unos plazos para abonar lo debido. Al principio, mientras se negociaban las condiciones, los clubes quedaban eximidos de descender de categoría por impago a sus jugadores. Algunos equipos se quejaron porque castigaba a quienes habían mostrado diligencia en su gestión económica, por lo que, en septiembre de 2011, se introdujo una modificación que eliminaba la posibilidad de evitar el descenso administrativo.

Alrededor de 30 clubes europeos han solicitado entrar en concurso de acreedores, de los que únicamente dos, el Portsmouth y el Glasgow Rangers, no son de la liga española. Lo más habitual es que los equipos con-traigan deudas con otros clubes, especialmente derivadas de los fichajes; con los jugadores de su plantilla, al deber salarios o a sus agentes; con entidades bancarias y con la Administración Pública, ya sea por impago a Hacienda o a la Seguridad Social. En este último caso una vez aceptada su petición, se les suele aplicar una quita del 50% y se establecen plazos para pagar de entre 10 y 20 años, según los casos. Málaga, Real Zaragoza, Rayo Vallecano, Real Valladolid o Deportivo de la Coruña son algunos de los equipos que han estado en esta situación recientemente.

Mestalla

Se hayan acogido o no a la Ley Concursal, la deuda del fútbol español con Hacienda, según los datos oficiales publicados a mediados de 2013, asciende a 467,8 millones de euros en los equipos de Primera División y a 143,1 en los de Segunda. Esto, sin contar las obligaciones de Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna dado que, según explican fuentes del ministerio de Cristóbal Montoro, como no son sociedades anónimas, “se podría vulnerar la confidencialidad que impone el ordenamiento jurídico”. A esta cifra hay que añadir otros 18 millones de euros por las deudas contraídas con la Seguridad Social.

Los pagos escalonados a la Agencia Tributaria motivaron que, en abril de 2012, Bruselas decidiera investigar si estos privilegios respondían a una forma encubierta de ayudas estatales. La LFP y el Consejo Superior de Deportes, con el visto bueno del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, reaccionaron y firmaron un acuerdo para garantizar la devolución íntegra de los importes adeudados. Para ello, se estableció un mecanismo de control por el que, al que incumpliese los pagos, se le retendría un 35% de lo que recibiese por los derechos de televisión. Este dinero se deposita en la LFP. Si se paga la deuda, se devuelve. Si no, o si no cumplen los aplazamientos, Hacienda lo embarga.

Sin embargo, este acuerdo tampoco está exento de privilegios. “Cualquier empresa que reconozca deudas con Hacienda por más de 18.000 euros puede pedir un aplazamiento del pago. Pero, para concedérselo, se le exige una garantía cierta, tangible y que pueda realizarse”, cuenta Mollinedo de Gestha. No ocurre así con los clubes de fútbol, a quienes se les exige como garantía parte de lo percibido por los derechos audiovisuales, por su participación en las quinielas o un porcentaje de sus ingresos publicitarios. Es decir, garantías que dependen de los resultados que obtengan en la competición española o en las europeas. “¿Cómo vas a embargar el dinero procedente de unos derechos audiovisuales que no has cobrado? Podrás quedarte con lo que ingresen durante esa temporada, pero ¿qué pasa después?”, pregunta Mollinedo.

En diciembre de 2013, la Comisión Europea (CE) anunció una nueva investigación a siete clubes españoles por diferentes motivos. Uno de ellos se centra en el hecho de que Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna, no se hayan transformado en sociedades anónimas deportivas (SAD). Gracias a su categoría de clubes de socios tradicionales, estas cuatro entidades tributan cinco puntos menos en el impuesto de sociedades que las SAD. En Bruselas consideran que estas ventajas fiscales constituyen una subvención no permitida.“Curiosamente, el ministro de Exteriores declaró que había que defender a estos clubes porque representan la Marca España, como si el resto de equipos no la representaran”, se lamenta Mollinedo. No entiende este “cierre de filas” a favor de estos equipos ya que, si la CE determina que ha habido ayudas ilegales del Estado, “va a ordenar que se devuelvan, por lo que la Hacienda estatal recibirá ingresos del Barcelona y del Madrid, y las haciendas forales, del Athletic y del Osasuna”.

La roja también se beneficia

Finalmente, incluso la Real Federación Española de Fút-bol (RFEF) se ha beneficiado del trato favorable por par-te de la administración pública. En 1998, el Ayuntamiento de Las Rozas (Madrid) cedió 12.000 metros cuadrados de suelo público a la federación para construir campos de entrenamiento para las selecciones nacionales. La operación fue declarada ilegal en los juzgados en 2004 y quedó ratificado en 2007, después de sucesivos recursos. A través de estas sentencias, se obligó al Consistorio a recuperar los terrenos en un plazo de 60 días. Lejos de cumplirlo, en junio de 2008, le otorgó a la RFEF una concesión administrativa para que pudiera seguir usándolos. A mediados de 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid consideró que el gobierno local, del Partido Popular, pretendía “burlar lo ordenado en sentencia firme“ y responsabilizó al alcalde de la ejecución de la sentencia que ordenaba, de nuevo, la devolución de la parcela. Según explicaron los portavoces del PSOE y de IU, esta cesión administrativa “a coste cero”, cuando la parcela está valorada en 46 millones de euros, se hizo mediante la convocatoria de un concurso público ideado ad hoc para la Federación.

Hace mucho tiempo que el fútbol dejó de ser un mero pasatiempo para convertirse en un negocio multimillonario. En las últimas décadas, los intereses empresariales han viciado cada vez más el deporte preferido de las sociedades en medio mundo. A esto se suma una carrera alocada por gastarse cada vez más en fichar a grandes estrellas. “El fútbol se lo robaron a la gente”, denunció el entrenador argentino César Luis Menotti, ex de varios equipos de la liga española, en una entrevista del diario El País en 2011. “El fútbol es educativo, pasional, un lugar de expresión”. Quizás sea hora de recuperar la esencia de este deporte al que tan mal le ha sentado el disfraz de negocio lucrativo que algunos están tratando de imponer.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Maria Cappa

Maria Cappa

4 comentarios

  1. ego sum
    ego sum 25/05/2014, 20:03

    Por todo lo expuesto y por su contenido, ni el gobierno ni los jueces pueden alegar ignorancia de los hechos y tienen la obligación de intervenir y actuar.
    Quiero ademas añadir:
    Estábamos viendo el partido de la final de la champions en el bar en el que mi pareja y yo vemos los partidos que nos interesan. Durante el transcurso algunos aficionados comenzaron a increpar-estimular al equipo a traves del televisor con literalmente estas frases. “Entra más fuerte ….” ; “Rómpele la pierna …..” ; “Mátalo”. (Los puntos suspensivos son insultos).
    Ante esta incitación al odio y al homicidio espero que el gobierno tome medidas parecidas a las de las redes sociales para que no queden impunes quienes las profesaron.
    Pienso asimismo que este fútbol sea considerado simplemente un espectáculo y no un deporte. No es merecedor de ninguna ayuda publica, pues entre otras cosas no es nada educativo.
    Por si mi relato de los hechos no es suficientemente espeluznare he de añadir que había menores, incluso niños. Algunos de estos estaban sentados a la mesa de uno de los *llamémosles* jaleadores.

    Responder a este comentario
  2. Antonio Marín Segovia
    Antonio Marín Segovia 24/05/2014, 19:21

    Las obras del Nuevo Mestalla se paralizaron en el año 2009, por lo tanto lleva 5 años y lo que te rondaré morena. Ni el Ayuntamiento ni el Valencia SAD, club de fútbol han cumplido el Convenio suscrito.

    Responder a este comentario
  3. Antonio Marín Segovia
    Antonio Marín Segovia 24/05/2014, 19:20

    El Nuevo Mestalla lleva parado desde el año 2009, por lo tanto son cinco años y no dos como indica el artículo. Y sigue sin cumplirse el convenio suscrito entre el Valencia SAD, club de fútbol y el Ayuntamiento de Valencia. El terreno sigue siendo municipal y la recalificación fue ilegal.

    Responder a este comentario
  4. Tinejo
    Tinejo 24/05/2014, 15:00

    Y todo lo que aquí se relata es sólo el vértice de una figura poliédrica que toca todas las provincias, cualquier equipo de barrio, nunca excomulgados del firmamento fiscal y tributario para no dañar la marca del insomnio nacional.

    http://casaquerida.com/2014/05/24/candidatos-encapotados/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".