lamarea.com

miércoles 23 mayo 2018

Opinión

Nadie refuta a Merkel

A diferencia de lo que ocurrió con Felipe Gozález, nadie contradice a Angela Merkel cuando plantea una alianza entre conservadores y socialdemócratas en Europa, asegura el autor

<em>Nadie refuta a Merkel</em>
Angela Merkel, presidenta del Gobierno alemán en rueda de prensa. Bundesregierung



Esta debe de estar siendo la primera campaña electoral en la que expresamente dirigentes del PP y del PSOE además de pedir el voto a su partido piden que aquellos que no vayan a votarles den su voto al otro, que no se metan en líos. Ha habido múltiples expresiones despectivas, ataques directos, etc… que han demostrado una verdadera preocupación por la quiebra del bipartidismo que puedan certificar estas elecciones. El propio Rajoy explicó que en el fondo son lo mismo. No se trata sólo de la pérdida de poder cuantitativo. Todas las informaciones sobre las presiones para una gran coalición (PP-PSOE) o sobreacuerdos de Estado cuentan que el problemón que ve la gente de Rubalcaba es que el descontento con su entrega oficial generaría un chorro de votos a IU. Cuanto más fuerte sea el bipartidismo más libres tienen las manos para abrazarse.

Cuando se ha hablado de una futura Gran Coalición en España inmediatamente han salido Rubalcaba y Valenciano a desmentirlo (“¡No mientras yo sea Secretario General!”, dice Rubalcaba como si alguien pensara en él a largo plazo). Y es obvio que, si pueden, no nos brindarán esa escena. Como explicaba Isaac Rosa el bipartidismo funciona porque no son exactamente iguales, porque dejan flecos (estéticos muchas veces pero alguna vez incluso sustantivos) de diferencias que les permitan escenificar el Gran Enfrentamiento. La Gran Coalición tumbaría la escenificación de tantos años y obligaría a replantearla. Sólo lo harán si no les queda otro remedio pues lo ideal es lo que han hecho hasta ahora: gobernar como si de hecho existiera esa Gran Coalición en casi todos los aspectos fundamentales económicos e institucionales, desde el artículo 135 de la Constitución a la heroica defensa de la monarquía, pero haciendo como que no se pueden ni ver. No sólo sucede así en España pero cuando ha hecho falta no ha habido un sólo país donde no se hayan dado la mano: de Grecia a Alemania pasando por Italia.

En Europa no hace falta disimular. Nos dicen que es importantísima Europa, que todo cambiará si votamos a conservadores (PP) o socialdemócratas (PSOE) durante quince días, pero durante los cinco siguientes años ocultan todas las noticias que vienen de Europa, no nos vayamos a enterar de que el “Bruselas nos obliga” significa siempre “PP y PSOE nos hemos puesto de acuerdo en Bruselas en esto“.

Angela Merkel dijo ayer lo evidente: que como siempre los conservadores y los socialdemócratas se pondrán de acuerdo, repartirán cargos y formarán un gobierno conjunto de la Unión Europea una vez superado el paripé electoral de estos días: “Lograremos también ponernos de acuerdo para la composición de la nueva Comisión Europea” superando “diferencias personales“, dijo Merkel.

A diferencia de con Felipe González, nadie ha salido a desmentir a Merkel. No sería creíble. La mayoría de los votantes desconoce qué es la Comisión Europea y por tanto el impacto del anuncio es mínimo. Además quienes sí que lo saben son conscientes de que el anuncio de Merkel es una obviedad: siempre fue así y continuará siéndolo mientras se lo permitamos. Mientras en los países hay que escenificar democracia y pluralismo (y por tanto diferencias insalvables entre partidos teatralmente antagónicos) la UE se construye como lo irrechazable, el bien absoluto cuyas decisiones neoliberales no son tomadas por nadie sino quesuceden porque son racionales, objetivas… el ideal tecnocrático tiene que escenificarse con unidad del mismo modo que un laboratorio científico ideal no se divide ideológicamente.

Nadie refuta a Merkel porque lo que dice Merkel es el tipo de escena que se corresponde con el modelo de UE que tenemos, el que han fabricado de la mano los grandes partidos que comparten lo esencial y ponen los países al servicio del poder económico. La Gran Coalición europea refuerza esta UE tecnócrata (antidemocrática). Refutan a Felipe González porque el tipo de escena que se corresponde con nuestros países exige dos antagonistas. Los partidos que se abrazan en la UE son los mismos que se enfrentan en cada país. Como se decía en los 80, en Europa se desnudan por exigencias del guion. Lo único que cambia son las exigencias del guion.

Hacen bien PP y PSOE en pedir que votemos a los dos actores de siempre: imagínate que el domingo le da a los europeos por votar actores que se nieguen a aprenderse ese guion. Qué lío.

[Artículo publicado en Quien Mucho Abarca]

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Hugo Martínez Abarca

Hugo Martínez Abarca

Blog de política del diputado autonómico de Convocatoria por Madrid (Podemos) en la Asamblea. Hugo es licenciado en Derecho y Economía, y en Ciencias Políticas.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.