lamarea.com

lunes 23 octubre 2017

Política

Pablo Iglesias (Podemos): “El 15-M nos enseñó que no se puede pedir certificados de pureza ideológica”

Entrevista íntegra realizada por cuestionario al candidato de Podemos a las elecciones europeas

20 mayo 2014
19:30
Compartir
Pablo Iglesias (Podemos): “El 15-M nos enseñó que no se puede pedir certificados de pureza ideológica”
Pablo Iglesias durante la presentación de Podemos en Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ

Entrevista íntegra realizada por cuestionario al candidato de Podemos a las elecciones europeas

¿Cuál es la propuesta de Podemos, explicada muy brevemente?

Podemos es una iniciativa política cuya principal aspiración es convertir la indignación y el hartazgo social en poder político. Es una herramienta puesta al servicio de la ciudadanía y su activación política. Podemos no tiene como objetivo convertirse en una sigla más dentro de un arco parlamentario. Quienes hemos lanzado esta apuesta creemos que lo más importante es trabajar para construir la unidad popular y ciudadana a favor de la democracia, y eso implica cambiar el relato y la narrativa en torno a la crisis y la manera de salir de ella. Podemos es solo un instrumento más, a favor de crear una nueva hegemonía política y cultural.

A estas elecciones europeas se presentan por separado varios partidos o coaliciones con exigencias y objetivos muy similares. Muchos reclamaban una gran coalición. La gran pregunta: ¿por qué no ha sucedido? ¿No estamos en una guerra lo suficientemente difícil como para encima acudir por separado?

Nosotros pusimos encima de la mesa un método participativo donde la ciudadanía podía elegir la lista electoral y definir colectivamente el programa político. En esas primarias sin censo podía votar todo el mundo y podía presentarse cualquier persona. Nos hubiera encantado, tal y como se lo hicimos llegar a los distintos grupos, que se hubieran presentado gente de IU de Equo, Compromís etc…. Respetamos los procedimientos y los tiempos de cada organización, aunque seguimos pensando que en nuestra actual situación debía ser la gente la que elija y no reducir la participación a los militantes o a los congresos. Seguramente en el futuro vamos a ir trabajando juntos en muchas cosas en aras de construir la unidad popular, que es algo mucho más grande que la unidad de la izquierda.

¿Qué datos manejáis para estas elecciones? El CIS os da representación con 1 escaño. Una vez pasadas las elecciones, a medio plazo, ¿qué expectativas tiene Podemos? ¿Y tú, personalmente, en caso de no lograr representación?

Los datos que manejamos no podían ser mejores para una iniciativa que no llega a los 4 meses de existencia. Las encuestas siempre hay que tomarlas con cautela, pero la secuencia parece clara: 0,4, 0,8, 1,2, 1,6, 1,8, 2,4 y en ascenso. Algunas nos dan 1, otras 2 y hasta 3 pero no nos conformamos y vamos a apretar el acelerador para perseguir la retirada de los partidos del poder que querrían que la campaña acabara ya. Nosotros tenemos un lema, hacemos lo que podemos. Esto quiere decir que el futuro no está escrito y no sabemos (en mi caso personal tampoco) cómo se van a desarrollar los acontecimientos. Lo ideal sería que todo el poder político acumulado se vea reflejado en la ciudadanía empoderada de cara a las municipales y a la movilización en general.

¿Nos hablas de ti, Pablo? ¿Quién eres? ¿De dónde vienes?

Nada que no se sepa. Un tipo de familia de izquierdas que milita desde los 14 años. Empece en la JCM y participé del movimiento estudiantil en el instituto y después a través de la UEP-EI en la Facultad de Derecho de la Complutense. Me fui a Italia de erasmus, allí milite en RC pero me enamoré de los centros sociales italianos. Volví a Madrid y participe en la creación del Movimiento de Resistencia Global que se reunía y trabajaba en el CSOA Laboratorio. Estuve en las movilizaciones de Praga, de Genova y en muchas más. Acabé Derecho, estuve en Mexico y empecé a estudiar políticas. En la facultad de políticas contribuí a la formación de Contrapoder, entre otros junto a Iñigo Errejon, nuestro jefe de estrategia política y responsable de campaña (buena parte de los fundadores y de los compañeros que llegaron después a Contrapoder, forman parte hoy del equipo de campaña de Podemos). Empecé el doctorado y las becas de investigación me permitieron formarme en Reino Unido, Italia y EEUU. Empecé a colaborar con CEPS en proyectos con America Latina y aquella experiencia latinoamericana nos marcó; allí nos enseñaron que se puede ganar. Me doctoré, saqué una plaza de interino a tiempo parcial y, con otros profesores apasionados de la comunicación política de mi facultad, como Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa o Ariel Jerez, participé en la construcción de proyectos como La Promotora o La Tuerka. Y así hasta aquí.

¿Eres europeísta?

Claro, como cualquier internacionalista. Creo que Europa se ha estado matando históricamente en las sucesivas guerras desde hace demasiado tiempo. Todo lo que sea construir espacios democráticos más amplios debe ser bienvenido. Quienes no son europeístas son quienes defienden la actual construcción política, jurídica y monetaria de la UE. Una Europa pensada para los mercados financieros es una Europa que se construye a espaldas de los ciudadanos. Una Europa pensada para endeudar a la gente, porque una Europa sin pueblo, es un cascarón vacío donde gobiernan la casta política y los bancos.

Algunos os llaman Pablemos. El uso de tu imagen como logo, por ejemplo, generó críticas en torno al exceso de personalismo. La explicación que disteis fue la que daría cualquiera de los dos grandes partidos, puramente de marketing: la gente reconoce a Pablo Iglesias. No sé por qué me quedé con mal sabor de boca

Lo de Pablemos se le ocurrió a Javier Gallego ‘crudo’, el presentador de Carne cruda, el programa de la Cadena SER. Es una critica lógica. No te creas que a mi me sabe bien que mi cara este en una papeleta pero no confundas el marketing de los grandes partidos con la necesidad de pelear en un terreno adverso. Es como si yo te dijera que tu pregunta me parece más propia de un asalariado de intereconomia que de alguien de un medio libre. Hacer periodismo supone preguntar y hacer política supone combatir para intentar ganar. Partimos de una situación anómala que certifica cualquier encuesta o sondeo realizado, donde se señala que el candidato es infinitamente más conocido que la candidatura.

Teniendo en cuenta que Podemos nació en enero y las elecciones son en mayo, era crucial para una candidatura tan joven abrirse un hueco en la selva mediática. Eso pasa nos guste o no, por vincular mi presencia a la Podemos en aras de equilibrar la balanza entre lo mucho que se me conoce y lo poco que se conoce a Podemos. No es el terreno ideal tener que optar por una cara en una papeleta, pero los compañeros me convencieron de que era lo que tocaba hacer.

Los tiempos de Podemos desde su nacimiento han sido y lo serán mucho más hasta el 25 de mayo, tiempos frenéticos, cardíacos. La triple tarea de irrumpir en escena, desbloquear y abrir un proceso de empoderamiento ciudadano que acompañe al propio lanzamiento de la iniciativa y al mismo tiempo, sacar representación, es una tarea hercúlea. Los tiempos de las elecciones son tiempos no elegidos, son ritmos impuestos por actores y dinámicas impuestas desde afuera. Lo ideal y lo que yo mismo deseo, es que poco a poco esta situación vaya cambiando.

Dime la verdad. ¿Cuántos tirones de coleta te han dado tus amigos de IU?

Entre amigos no hay tirones de coleta. Para eso estáis los periodistas y está bien que sea así. Algunas de las personas que más quiero y con las que mejor me entiendo políticamente son militantes de IU y eso no ha cambiado. Es más, te diré que si no fuera por el trabajo y las reflexiones compartidas con amigos de IU (algunos de ellos dirigentes con responsabilidades muy importantes) durante los últimos años, seguramente no me habría embarcado en este proyecto. Lo bueno de no tener ataduras de partido es que, a veces, puedes hacer lo que toca hacer, en lugar de vivir en la desesperación de que nunca tendrás el peso orgánico suficiente para estar a la altura del momento.

¿Qué hay en juego para los ciudadanos en estas elecciones europeas? Independientemente de los resultados que obtenga Podemos, ¿qué sería un éxito, como para salir a la calle a celebrar? ¿Eres optimista?

En Europa se deciden la mayoría de medidas que luego más tarde se aplican en los países. El problema es que existe un divorcio muy grande entre unas instituciones alejadas de la vida cotidiana y una ciudadanía que no ve en ellas una herramienta de cambio. Es comprensible que sea así, no se ha hecho ningún esfuerzo por cambiar esta dinámica. Pero aunque parezca mentira, contar con muchos diputados demócratas en las instituciones europeas puede resultar muy útil para la población. Eurodiputados que estén radicalmente en contra de que se empobrezcan a los pueblos, en contra de que el sur europeo sea una periferia y que sean tajantes a la hora de de decir que nadie se recupera si se le asfixia. En el caso de Podemos soy optimista, bastante, pero no te puedo dar una cifra exacta.

¿Qué hereda Podemos del 15M?

Una lección política fundamental para cualquiera que quiera comprender cómo funcionan los procesos sociales y quiera hacer política en el siglo XXI. El 15M nos enseño que la fuerza no está en pedirle el carnet a nadie, en que no se puede ir por la vida exigiendo certificados de pureza ideológica. El 15M no es un movimiento, es la sociedad en movimiento y de ahí se movió en las réplicas de la PAH y las mareas. El 15M por decirlo de alguna manera, es la manera de sembrar un nuevo sentido común rupturista contra la falta de la democracia. Nosotros solo queremos convertirnos en un instrumento más de esa sociedad activa pero nadie puede apropiarse de la sociedad movilizada.

Conocemos la parte de indignación y exigencia de cambio con el que acude Podemos a las elecciones. ¿Cuál es la parte de política creativa, qué trae de nuevo vuestra coalición para intentar acercarnos a un sistema de democracia real?

Hemos planteado las primarias abiertas online más participadas de la historia. Nuestro programa político ha sido trabajado con las aportaciones de miles y miles de personas. En solo tres meses han surgido más de 400 Círculos Podemos que son agrupaciones ciudadanas que trabajan de forma autónoma alrededor de una serie de ejes (democracia-soberanía, derechos sociales-servicios públicos, reparto del empleo y la riqueza y método participativo), donde no se le pide el carnet a nadie.

Tenemos que avanzar mucho más todavía, tenemos que conseguir que todo ese pueblo que no puede organizarse en un Círculo pueda tener también, la oportunidad de participar y decidir adaptándonos a su situación. Internet ofrece un vasto campo de experimentación en este sentido. Planteamos que los cargos deben ser revocables, que no se puede pasar de la política a un consejo de administración, tal y como se detalla en la Directiva Villarejo que hemos presentado contra la corrupción.

¿Cuál es el presupuesto económico de Podemos para esta campaña electoral? ¿De dónde proviene?

El presupuesto que manejamos no es fijo pero está en torno a los 100.000 euros. Otros le piden dinero a los bancos y les acaban debiendo todo, en nuestro caso la única deuda que tenemos es con la gente, que son nuestra fuente de financiación. El dinero proviene de las aportaciones y donaciones voluntarias de miles de personas que han visto en Podemos una forma de recuperar la ilusión para cambiar la desastrosa realidad que tenemos delante.

No hay ni una sola mujer cabeza de lista entre las opciones IU, Primavera Europea, Podemos, Partido X y Movimiento RED. ¿Es una curiosidad estadística o en el ámbito de los partidos de izquierda hay algún problema que hay que revisar?

Totalmente de acuerdo. Las mujeres siguen sufriendo ese “techo de cristal” que muchas veces les impide ocupar los puestos de responsabilidad que deberían ocupar, pero que toda una serie de dinámicas patriarcales lo dificulta. Esto ocurre en todos los ámbitos de la sociedad, pero sí que es cierto que la izquierda debería ser mucho más sensible en este aspecto. En nuestro caso planteamos en la configuración de la lista electoral una lista cremallera, esto es, una persona de un sexo, otra de otro y así sucesivamente. Yo salí el primero elegido por la ciudadanía, por lo tanto la segunda persona tenía que ser mujer.

Para acabar, cuéntame alguna anécdota divertida que hayas vivido desde que estás en política.

Yo llevoen política desde los 14 años así que imagínate la de cosas que hay, pero te voy a contar una cosa que ocurrió en Asturias el otro día. Yo no lo viví, me lo contó Tania, nuestra candidata asturiana. Por lo visto un señor de Avilés, un socialista de toda la vida y de carnet, estaba en su bar de siempre. Alguien le preguntó a quien iba a votar esta vez. El señor sacó su carnet del PSOE, lo rompió delante de todos y dijo: Voy a votar al que se llama como el fundador de mi partido.

Gerardo Tecé

Gerardo Tecé

3 comentarios

  1. ana
    ana 10/08/2014, 15:55

    me encanta pablo iglesias tiene mi voto asegurado

    Responder a este comentario
  2. anatolio
    anatolio 28/06/2014, 18:27

    Este tipo es muy peligroso, dice todo lo necesario para cambiar tu opinión pero lo peligroso no es lo que dice es lo que hace y el que tenga ojos que vea.

    Responder a este comentario
  3. jechus
    jechus 29/05/2014, 21:54

    Leer esto me hace retroceder 40 años, a la época de la Transición, cuando los ‘pabloiglesias’ de entonces no eran aún los ‘felipegonzález’ de hoy. Bueno, hoy sigue habiendo futuros desencantados.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM53 – Octubre 2017

Tus artículos

Damos asco. Carta a nuestros hijos e hijas

"Me da mucho miedo lo que veo, pero me invade la esperanza cuando te veo. Sé que en ese cuerpo diminuto caben cosas como el respeto y la dignidad", escribe Noelia Ordieres.

Diálogo

"Mañana, o pasado, cuando nos despertemos, tendremos que volver a convivir entre nosotros. ¿Seréis capaces de miraros a la cara después de generar tanto odio?", se pregunta el autor