lamarea.com

viernes 23 febrero 2018

Sociedad

Votar contra la homofobia en Europa

El 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, al mensaje habitual se une una demanda muy concreta: “Da el paso y vota por la igualdad LGBTI, por los Derechos Humanos, por Europa”

<em>Votar contra la homofobia en Europa</em>
Un hombre observa la celebración del orgullo gay desde su balcón. FERNANDO SÁNCHEZ

Ni siquiera en Chueca las personas homosexuales se encuentran a salvo de la violencia. Hace sólo unas semanas, en la Gran Vía de Madrid a la altura del famoso barrio gay, una pareja de hombres fue agredida al grito de “¡Maricones, os vais a enterar!” por dos varones. Las víctimas, que han sufrido lesiones leves, han anunciado que denunciarán los hechos en comisaría.

Una de cada cuatro personas LGTB (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en Europa ha sufrido agresiones en los últimos 12 meses. De los cerca de 93.000 participantes en la última encuesta de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), un 66% afirmaba que evita darse la mano en público con su pareja del mismo sexo por miedo a las agresiones.

El 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, al mensaje habitual se une una demanda muy concreta: “Da el paso y vota por la igualdad LGBTI, por los Derechos Humanos, por Europa.” La FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) ha adaptado la campaña europea Come Out, que busca situar el debate sobre los derechos de este colectivo en el centro del las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 25 de mayo.

La campaña impulsada por la ILGA tiene un objetivo muy concreto: que las y los candidatos al Próximo Parlamento Europeo se comprometan a defender los derechos humanos de todas las persona y a promover la igualdad LGTBI (de personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales). En una segunda fase, se ofrecerá formación a las personas electas para que cumplan de forma efectiva su compromiso.

“Me comprometo a alzarme en defensa de los Derechos Humanos y la igualdad en Europa como miembro del Parlamento Europeo, incluyendo los derechos humanos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).” Así se inicia el compromiso que la ILGA invita a firmar a todos los candidatos. En esta ocasión, los representantes electos tendrán algo más difícil traicionar las promesas realizadas durante la campaña.

Hasta el momento, han firmado este manifiesto 979 candidatos en toda Europa y 142 en el territorio estatal. Entre estos últimos, hay nombres pertenecientes a las listas de PSOE, La Izquierda Plural, Los Pueblos Deciden, Coalición por Europa, Primavera Europea, L’Esquerra pel Dret a Decidir, el Partido Andalucista, Piratas y PACMA.

“Pese a que en España pervive la lacra de la LGTBfobia, siendo la orientación sexual y la identidad de género las principales causas de agresión por odio, nuestro país es uno de los más avanzados en el reconocimiento de la igualdad legal”, reconoce la FELGTB en un comunicado. “En la propia Unión Europea hay países como Hungría, Croacia, Rumanía o Albania donde los colectivos LGTB se encuentran arrinconados”.

La directora de ILGA-Europa, Evelyne Paradis, ha querido aprovechar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia para expresar su preocupación por el aumento de los ataques a la libertad de expresión de las personas LGTB por parte de diversos gobiernos europeos. Además de la polémica ley “anti-propaganda gay” aprobada por Rusia, Paradis ha resaltado que otras ex-repúblicas socialistas, como Armenia, Georgia o Ucrania, están debatiendo proyectos similares.

El Mapa Arociris de Europa, elaborado por la ILGA, dibuja unos fuertes contrastes en cuanto a protección de los derechos LGTB, también dentro de las fronteras de la Unión Europea. Mientras el matrimonio igualitario ha experimentado un gran avance (Reino Unido ha sido el último en legalizarlo), países como Croacia o Eslovaquia están introduciendo reformas constitucionales para blindar el matrimonio y excluir a las parejas del mismo sexo.

16 de los 26 países que se enfrentaron en el Festival de la Canción de Eurovisión el pasado fin de semana forman parte de la Unión Europea. Entre el referéndum pop que es el festival y las elecciones para elegir a los representantes en las instituciones europeas media un gran trecho. Pero quizá la arrolladora victoria de la austríaca Conchita Wurst augure una mejora en los derechos de las diversas expresiones de la orientación e identidad sexual.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Laura Gaelx Montero

Laura Gaelx Montero

1 comentario

  1. ateo666666
    ateo666666 18/05/2014, 21:45

    Pero ¿cómo van a votar los homosexuales contra los partidos homófobos si hay muchos de ellos que son cristianos fervorosos, aun cuando la iglesia y demás sectas cristianos lleva siglos humillándolos y persiguiéndolos? http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2011/03/la-paradoja-de-los-cristianos-gays-o-el.html

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.