lamarea.com

martes 21 agosto 2018

Opinión

¡Euroescéptico lo serás tú!

Según el autor, euroescéptica es Bruselas, es la troika, es Angela Merkel, es Hollande… son los que privilegian el libremercado, el populismo nacionalista, las restricciones a la libre circulación de personas, a la Sanidad y a la Educación públicas…

<em>¡Euroescéptico lo serás tú!</em>

“Debemos entrar en Europa para que nunca llegue a funcionar”. Esta frase aparece en una soberbia serie de televisión, Sí, ministro, y es dicha por un miembro del Gobierno británico en los años setenta. El término euroescéptico durante décadas estuvo casi exclusivamente reservado a los conservadores británicos, a los llamados tories. Luego se extendió a las diversas fuerzas nacionalistas, populistas y de extrema derecha en diferentes países de Europa. Hasta hace poco, esos eran oficialmente los euroescépticos pero, cada vez más, esa palabra se usa para calificar a una buena cantidad de ciudadanos que nada tienen que ver con posturas conservadoras, ultras o populistas. La alarma cunde entre los principales partidos porque la única opción política mayoritaria que no pierde fuerza en Europa es la de la abstención.

Si existiera un Partido de la Abstención, sacaría casi la mitad de los votos en las próximas elecciones europeas del 25 de mayo. Técnicamente hay tres formas de abstenerse. Una es no ir a votar, otra es votar en blanco y, la última, votar conscientemente de manera nula. Según los últimos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas un 49,7% de los consultados en España o no responde a la pregunta de si votará, o afirma que no sabe qué hará o, directamente, señala que se abstendrá. Desentrañar el significado de un voto es muy difícil y, en el caso de la abstención, todavía más. Sin embargo, es cada vez más frecuente escuchar a los líderes de los partidos mayoritarios explicar la abstención en razón de un creciente euroescepticismo. Parece que si uno no va a votar en las elecciones del 25 de mayo es porque no cree en Europa. Pero muy bien puede ser justamente lo contrario.

¿Cómo va a creer un europeísta en un proyecto de Unión Europea donde gobiernan los lobbys, donde las dos opciones ideológicas mayoritarias son prácticamente idénticas, donde no existe una política fiscal y bancaria común, donde se permite el ascenso de la xenofobia y el nacionalismo, donde se hace la vista gorda a paraísos fiscales -como las Islas del Canal, Luxemburgo, Holanda, etcétera- y donde cada vez hay más restricciones a las libertades de los ciudadanos? Criticar eso no es ser euroescéptico.

Euroescéptica es Bruselas, es la troika, es Angela Merkel, es Hollande… son todos aquellos que privilegian el libremercado, el populismo nacionalista, las restricciones a la libre circulación de personas, a la sanidad y a la educación públicas y que retrasan y obstaculizan las decisiones que de verdad nos llevarían hacia la constitución de un Estado federal europeo. Son precisamente los que menos fe tienen en Europa, los que se conforman con esta Eurolandia, los que acusan de euroescépticos a muchos de los auténticos europeístas.

Lo último que quieren los mercados es un nuevo sujeto colectivo internacional fuerte, una nueva estructura gubernamental supranacional, que controle y ponga coto a sus desmanes, propios de la ley de la selva. Los mercados detestan la idea de una unión política de Europa. La UE debería aspirar a ser un modelo de bienestar, convivencia y sostenibilidad para el resto del mundo, pero precisamente el bienestar, la convivencia y la sostenibilidad casan muy mal con el ultracapitalismo rampante.

Ayudados por unos Gobiernos que se dejan manejar como marionetas, los lobbys de las grandes corporaciones (financieras, bancarias, energéticas, petroleras, agrícolas, etc..) han secuestrado el proyecto europeo limitándolo a un espacio económico habitado por consumidores antes que por ciudadanos. La actual crisis económica ha puesto de manifiesto que la influencia del voto de los ciudadanos es cada vez menor. Los dirigentes nacionales han traicionado la voluntad de sus electores y la troika ha seguido las directrices dictadas por los lobbys con unos intereses muy alejados de los de la ciudadanía.

El resultado buscado por los grupos de presión al servicio de la banca y los especuladores ha sido doblemente letal: por un lado la pérdida del Estado de bienestar y, por otro, la quiebra de la confianza de los ciudadanos en el proyecto europeo. La jugada les ha salido perfecta. Los grupos de presión se han hecho con el poder en Bruselas y, desde allí, han seducido (o sometido) a los Gobiernos nacionales al tiempo que abonaban el terreno para los nacionalismos de corte populista. Con este panorama, han quedado huérfanos los ciudadanos que creen en otra Europa: en un proyecto de país con la forma de un Estado federal multinacional, en el que todo ser humano que llegue a él disfrute de los mismos derechos basados en las nociones de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

7 comentarios

  1. Sodapop
    Sodapop 14/05/2014, 10:49

    No pienso votar a unos representantes que quieren viajar en business, que no son capaces de hacer nada serio. No es la Europa que me vendieron. La Europa que me vendieron es la de Erasmus, formación, movilidad laboral, mismos derechos. Nos han vendido el Euro, y así nos va. Las mismas empresas funcionan en Suiza o en Holanda, pero aquí despiden gente y hacen mobbing, y allí ya se andan con ojo. Las mismas. Lo he visto con mis propios ojos. A un alemán lo tenían que avisar con un año de antelación de que iban a despedirlo por reducción de puestos, etc. y a un español en la misma empresa, lo he visto padecer acoso salvaje para que se fuera, que era más barato que indemnizarlo. Ganó el juicio, claro, pero el coste personal y de salud. Así somos y así nos va. Y yo votaré en blanco.

    Responder a este comentario
    • Ygritte
      Ygritte 19/05/2014, 03:52

      Pues que sepas que tu voto en blanco, que todos los votos en blanco, se los reparten los mayoritarios. Y que sepas también, que la abstención solo beneficia a los mismos. Vota, pero vota otras opciones, la que éticamente se acerque mas a tu forma de ver las cosas que hay mucho donde elegir.

      Responder a este comentario
  2. Manu
    Manu 14/05/2014, 08:57

    La Unión Europea es lo que se proyectaba que fuera ya en sus orígenes. No es otra cosa, ni se pretendía que lo fuera, aunque sí nos la han vendido como una cosa distinta para hacerla aceptable. Simplemente ahora sufrimos las consecuencias de lo que realmente es.
    Y no se puede pintar a los políticos y gobiernos como unas víctimas de los lobbies. La casta política y los lobbies son piezas del mismo engranaje. Los lobbies se encargan de vigilar que los políticos cumplan los compromisos con los grupos empresariales y financieros a cambio de las “donaciones” recibidas. Son tan culpables unos como otros y han de desaparecer ambos, tanto los lobbies como la casta política.

    Responder a este comentario
  3. Chorche
    Chorche 13/05/2014, 15:32

    A quien puede ilusionar esta Europa carente de valores, de políticas sociales.
    Tomada por individuos tan alejados de los problemas de los pueblos que la integran.

    Responder a este comentario
    • Ygritte
      Ygritte 19/05/2014, 03:56

      A muchos mas de los que imaginas. A las multinacionales, a los bancos, a los políticos, a los corruptos, a los mafiososo, a los ladrones, a los monarcas y nobleza (que los hay a miles en Europa)…

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Un generador solar fotovoltaico para contagiar la solidaridad

La campaña Recupera el Sol impulsa la socialización de plantas fotovoltaicas existentes y en desuso, poniéndolas al alcance de la mayor cantidad de personas posible.