lamarea.com

domingo 25 febrero 2018

Tus artículos

Educación y laicismo

Cada vez resulta más irritante el tono de superioridad moral con que las jerarquías católicas miran a quienes adoptan una postura laica ante cómo afrontar la convivencia civil o la organización de la enseñanza

02 mayo 2014
10:05
Compartir

LUIS CALERO // Como ha puesto de relieve Daniel Dennet, “es preciso cambiar el clima propiciado por quienes sostienen que la religión está por encima de toda discusión, de toda crítica y de todo desafío”.  Y es que cada vez resulta más irritante el tono de superioridad moral con que las jerarquías católicas miran a quienes, creyentes o no, ante el problema de cómo afrontar la convivencia civil o la organización de la enseñanza adoptan una postura laica. Y es irritante no sólo porque ignoran la evidencia de que una buena parte de los desastres morales de todos los tiempos se han producido en nombre de creencias religiosas. O porque olvidan la sorprendente facilidad con la que sus credos concilian prácticas políticas y económicas que, como las dictaduras más crueles, los nacionalismos más excluyentes y el capitalismo más despiadado, son la causa de la miseria y sufrimiento de millones de seres humanos.

Es irritante e inaceptable, sobretodo, porque desde su perspectiva intemporal y eterna, pretenden escamotearnos más de dos siglos de pensamiento ilustrado. En 1793, al inicio del prólogo a la 1ª edición de La religión dentro de los límites de la mera razón, Immanuel Kant, un filósofo nada sospechoso de ateísmo, ya asienta esta incontrovertible afirmación: “La moral no necesita de la idea de otro ser por encima del hombre para conocer el deber propio, ni de otro motivo impulsor que la ley misma para observarlo”. Es decir, la moral (como tampoco la política o el derecho, según habían mostrado con anterioridad Maquiavelo y Hugo Grocio) no necesita en modo alguno de la religión; se basta a sí misma porque encuentra suficiente sustento en la racionalidad humana. Por tanto, a partir de ahí:

  • Debe admitirse, en primer lugar, la idea de que no es la religión la que confiere cualidad moral a las personas, sino una condición anterior y universal: la dignidad humana. La religión reconoce, qué duda cabe, dignidad personal a los creyentes, pero establece una separación insalvable entre los creyentes y los no creyentes, a los que generalmente condena y asigna categorías estigmatizantes: “pecadores”, “infieles”, “hijos de las tinieblas”, “herejes”, “paganos”, etc.
  • En segundo lugar, también debe admitirse la idea de la esencial igualdad moral de los seres humanos al margen de sus convicciones religiosas; igualdad que constituye no sólo el fundamento de la ética y de los derechos humanos, sino el fundamento de toda política justa, porque exige del poder un tratamiento no discriminatorio de los ciudadanos en función de sus diferentes creencias religiosas.

Todos nuestros niños, adolescentes y jóvenes deberían tener acceso, pues, a una formación que les permitiera en su día tomar decisiones informadas y considerar sus opciones ideológicas (incluidas las religiosas) de la forma más libre y responsable. Ahora bien, la libertad de conciencia sólo es posible a partir de una conciencia educada en libertad. En este sentido, el modelo de estado laico que determinan las dos coordenadas anteriores es el único que puede garantizar, mediante la universalización de la escuela pública, el pluralismo ideológico y la libertad de pensamiento. Muy al contrario, sucede en nuestro país que el confesionalismo imperante en la práctica, evidenciado entre otros hechos por el creciente peso de la escuela religiosa concertada y las recientes disposiciones educativas plasmadas en la LOMCE, no sólo no garantiza la libertad de conciencia, sino que la obstaculiza. ¿Tan poco importa a tantos padres la libertad de pensamiento de sus hijos?

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Carta a la redacción

Carta a la redacción

1 comentario

  1. SATÁN
    SATÁN 28/06/2014, 10:51

    OPUS DEI
    ¿Quién está detrás , para que sirve y a quien sirve el sistema sanitario?
    ——————————————————————

    Yo tenía unos 14 años y una preocupación que comenté con algunas amigas de mi edad. Mi padre , enfermo crónico desde una hepatitis en su juventud, estaba en coma ingresado en la uvi con un pronóstico desfavorable , podía morir en las próximas horas. Una de mis amigas me dijo que sabía que en los hospitales había una gente que rezaba por los enfermos y que “funcionaba” de verdad, que tenía que intentarlo, me habló de un familiar suyo que estaba deshauciado y estas personas le habían salvado la vida con sus rezos y la energía que le habían transmitido . Ella lo creía verdaderamente pero a mi me costaba… Insistió tanto que , casi obligada, llamé a un número que ella me proporcionó, no me costaba nada hacerlo y mi padre era católico creyente…. Un hombre me preguntó el nombre del paciente , la planta y el número de cama y me prometió que rezarian por él , que elevarian mi petición a dios, que le transmitirían mucha energía que ayudaría en su sanación pero que tenía que tener fe y confiar en cristo , etc. Aguanté un largo sermón …
    Al día siguiente mi padre salió del coma tan fresco como sí nada.
    Yo me quedé muy sorprendida y durante mucho tiempo con una mosca enorme detrás de la oreja….
    Mi padre siguió “enfermo” y murió pocos años después a los 59 años de edad .
    Todo esto sucedió en la ciudad de Zamora a finales de los años 70.
    Nunca conseguí creer en dioses ni en milagros pero desde ese día empecé a creer muy en serio en los hijosdelagranputa.
    Más tarde he comprobado que todo lo que él tomaba por prescripción facultativa era tóxico y actualmente está prohibido y, gracias a este episodio de mi adolescencia , tengo la terrible certeza de que fué asesinado con premeditación y ensañamiento.

    ZAMORA (ESPAÑA)

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.