lamarea.com

martes 20 noviembre 2018

Internacional

Un tribunal de EEUU tacha de “corrupta” la sentencia de Ecuador contra Chevron

Un juez estadounidense impide que se embarguen los bienes de la petrolera para satisfacer el pago de los 9.500 millones de dólares a los que le condenó la justicia ecuatoriana por destruir la selva amazónica

05 marzo 2014
17:18
Compartir
Un tribunal de EEUU tacha de “corrupta” la sentencia de Ecuador contra Chevron

Los afectados por la acción de la petrolera estadounidense Chevron-Texaco en la Amazonía ecuatoriana acaban de sufrir otro gran revés en la defensa de su causa. Después de que los residuos del petróleo destruyeran su medio de vida y tras 20 años de luchas y litigios que terminaron en una condena que obligaba a Chevron a pagar 9.500 millones de dólares, el pasado martes un tribunal norteamericano decretó que esta sentencia dictada en Ecuador es “corrupta y fraudulenta”. Según el auto, el abogado neoyorquino Steven Dozinger y los abogados ecuatorianos “redactaron ellos mismos la sentencia” e incluso afirma que prometieron 500.000 dólares al juez si al final la firmaba.

La oposición de la multinacional a asumir la multa que le imponen los tribunales ecuatorianos choca con el esfuerzo que hicieron en 1993 para que el juicio se trasladara de los juzgados de Nueva York a los del país sudamericano. Esa primera denuncia en suelo estadounidense fue interpuesta por el Frente de Defensa de la Amazonía, donde se agrupan las poblaciones locales afectadas por la acción de la petrolera Texaco, comprada en 2001 por Chevron. En esa plataforma participan el abogado Pablo Fajardo y el activista Donald Moncayo, ambos nativos de la zona afectada y abanderados de la lucha por su reparación ecológica. Fajardo destaca que después de la denuncia Chevron estuvo nueve años presionando para que el caso se trasladara hasta que en 2002 el tribunal estadounidense dio el visto bueno y la compañía se comprometió a asumir cualquier sentencia que se dictara en Ecuador. “Chevron confiaba en que los presidentes que gobernaban Ecuador (siete desde el inicio del juicio hasta la llegada de Correa) dieran un trato de favor a la empresa, por eso insistían tanto. Es curioso que, desde la sentencia en su contra, el primer argumento de Chevron fue que no consideraba competentes a los jueces ecuatorianos”, asegura Pablo Fajardo.

El abogado quita valor a la reciente sentencia norteamericana ya que según su opinión, “jurídicamente es imposible de aplicar, ningún juez norteamericano tiene jurisdicción para decirle a otro juez que cumpla su orden”. Pese a ello, los afectados sienten esta noticia como un mazazo más en su lucha contra la multinacional, aunque no es el primero. Otro de los grandes contratiempos con los que se encontraron en su trabajo por la reparación ecológica surgió después de lo que en un principio era una gran noticia para los afectados, la sentencia de los 9.500 millones de dólares contra Chevron. Esta sentencia, ratificada el pasado 12 de noviembre por la Corte Nacional de Justicia de Ecuador, acabó siendo más una victoria moral que total, ya que después de salir del país en 1992 la multinacional vendió todas sus propiedades en suelo ecuatoriano, por lo que cuando los jueces quisieron ejecutar la orden, solo encontraron 352 dólares en las arcas de Chevron.

A partir de aquí, la lucha de los afectados se ha centrado en conseguir el dinero restante de la condena en otros países donde la petrolera actúa. Para Fajardo, la condena es plenamente ejecutable en otros estados  y recuerda la convención interamericana que “permite que se pueda reconocer la sentencia en otra jurisdicción o en otro país donde haya activos de Chevron”. La empresa tiene actualmente activos en Colombia, Venezuela, Argentina, Brasil, Panamá, además de EEUU y Canadá.

Precisamente en Canadá se planteó una demanda el 30 de mayo de 2012 apelando al “principio de reciprocidad” y que, en primera instancia, ha dado la razón a los demandantes. Algo similar a lo que se hizo en Nueva York donde también se les dio la razón, aunque ahora el juez Kaplan  de Estados Unidos haya decidido tumbar esa sentencia.

Además se han planteado otras acciones en Brasil o Argentina. En el primero, se está a la espera de la resolución que llegará en el tercer trimestre del año y en el segundo hay dos sentencias a favor, incluso con orden de embargo, que fueron tumbadas por la Corte Suprema el 4 de junio de 2013. “Casualmente, un mes y una semana después el gobierno argentino suscribía un acuerdo con Chevron para que esta invirtiese en el yacimiento de Vaca Muerta tras la salida de Repsol del país, el chantaje de la empresa había surgido efecto”, se lamenta Fajardo.

Por su parte la empresa, a través de su presidente ejecutivo, John Watson, ha celebrado la sentencia, que considera una “victoria contundente”, y ha anunciado que a partir de ahora espera “un rápido avance en las perforaciones de Vaca Muerta”.

Los impulsores de la demanda contra Chevron hacen hincapié en todas sus intervenciones públicas en que los 9.500 millones de dólares de la sentencia se usarán íntegramente para la reconstrucción ambiental de su zona. ¿Qué es lo que hay que reparar en esta parte del Amazonas que corresponde a Ecuador? Según Donald Moncayo uno de los grandes lastres que Texaco dejó tras pasar por su tierra son las 916 piscinas de más de tres metros de profundidad en las que la petrolera vertía los residuos de su actividad. Estos depósitos, además de estar totalmente descubiertos, se ubicaron cerca de acuíferos y de ríos, lo que ha supuesto un perjuicio directo para la salud a unas comunidades que no disfrutan de agua corriente y que basan su actividad en la agricultura.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Juan Antonio Cañero

Juan Antonio Cañero

1 comentario

  1. Carmen
    Carmen 08/03/2014, 22:21

    Por lo visto no sólo en España hay jueces corruptos y comprados.
    Las multinacionales, ninguna es buena, ni en calidad ni socialmente, pero algunas son como catástrofes naturales, siempre dejan una estela de destrucción allí por donde pasan. No hay nada que perder prescindiendo de ellas, el país y la sociedad saldríamos ganando.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.