lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Opinión

Por favor, dejen a Machado en Francia

“Le harán un parque temático y, tal y como funciona la amnesia colectiva, dentro de 50 años nadie sabrá que Machado tuvo que morir en Francia, en plena huida”, sostiene el autor

<em>Por favor, dejen a Machado en Francia</em>
Tumba de Antonio Machado en el pueblo francés de Colliure.

Ojalá nunca se cumpla lo que pidió el domingo Luciano Alonso, consejero  andaluz de Cultura, con motivo del 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado: “Como andaluz y como consejero de Educación, Cultura y Deporte de Andalucía me gustaría que volvieran sus restos a Sevilla, a la ciudad que lo vio nacer en aquel patio del autorretrato, con el huerto claro y el limonero de la casa de Alba”. Seguro que estas palabras están cargadas de buena voluntad, pero es preferible que el poeta se quede en Colliure, enterrado en el exilio. ¿Para qué traerlo a España?

Le harán un parque temático y, tal y como funciona la amnesia colectiva, dentro de 50 años nadie sabrá que Machado tuvo que morir en Francia, en plena huida. Es mejor que las generaciones futuras sepan cómo trata España a esos genios cuya principal virtud es el sentido común. Es fundamental que en el porvenir se compare el destino de esos poetas, filósofos y escritores con el boato funerario de los dictadores. Dejen a Franco en el Valle de los Caídos y a Machado en Colliure: no eliminen pruebas de la prepotencia de los totalitarismos, o se reproducirán con más facilidad.

Por la misma razón, es mejor que nunca se hallen los restos del granadino García Lorca (1898-1936), que nunca se sepa su paradero seguro. Así estará en todas partes, en el aire que respiramos, entre nosotros.  Que la gente aprenda que fue fusilado y tirado a una zanja. Que continúe el misterio sobre el destino de sus restos garantiza que perviva, generación tras generación, la curiosidad sobre las circunstancias de su muerte. Así dentro de décadas alguien todavía se preguntará cómo murió Lorca.

No son los únicos andaluces cuyo destino final debe seguir mostrando en el futuro de qué pasta están hechos los totalitarismos. Es preferible, también, que el sevillano Manuel Chaves Nogales (1897-1944) siga enterrado en el cementerio de Richmond, en Londres, y que quien se desplace hasta allí descubra a este periodista semiolvidado,  imprescindible para entender la Guerra Civil, al que quisieron fusilar ambos bandos.

Es mejor, igualmente, que los restos del también sevillano José María Blanco White (1775-1841) queden para siempre en los jardines Roscoe, de Liverpool, y que quien allí vaya a visitarlo descubra a uno de los grandes anticlericales, un sacerdote -amigo de John Stuart Mill- que se convirtió en el azote de la jerarquía católica y de los reaccionarios españoles, un filósofo, periodista y poeta, que según Coleridge, escribió el “mejor soneto en lengua inglesa”: To Night.

En la palabra ‘monumento’ está contenido el término ‘memoria’, pero a la larga las estatuas, placas, bustos y peanas sirven más para dar carpetazo y pasar página que para conservar viva la memoria colectiva. Al cabo de las décadas las estatuas acaban siendo pasto de las palomas, los balonazos y los grafitis. Así que, precisamente porque no se puede pasar página de lo que ocurrió con Machado, Lorca, Chaves  Nogales o Blanco White -por nombrar sólo a unos pocos- por favor: déjenlos descansar en paz.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

6 comentarios

  1. Carmen
    Carmen 27/02/2014, 18:54

    Es verdad. Mejor que descanse en Francia donde saben reconocer y valorar más que aquí la lucha de los republicanos españoles contra el fascismo que luego asoló a Europa.
    Máxime cuando en este país vuelven a soplar con todas sus fuerzas aquellos aires caciquiles de la España más siniestra, embrutecida y cavernícola.
    Aquella España que le heló, que nos hiela el corazón.

    Responder a este comentario
  2. Gemma
    Gemma 27/02/2014, 08:30

    Excelente artículo. Estoy completamente de acuerdo. La memoria hay que conservarla intacta y en este país es algo que nos gusta borrar muy rápidamente…

    Responder a este comentario
  3. Francisco
    Francisco 26/02/2014, 14:41

    Típica hipocresía victoriana, la del Sr. Fraguas. Detrás de los pretendidos alagos a intelectuales merecedores de todos los elogios, aparecen las orejas „liberales e anti-totalitarias“, los „dos bandos“ de nuestra pretendida guerra civil. Flaco servicio a Machado.

    Responder a este comentario
    • Santi
      Santi 27/02/2014, 11:01

      Empecemos porque, en todo caso, lo que hace el Sr. Fraguas, como usted dice, sería halagar, y no alagar. Seguidamente, ¿”dos bandos” y “pretendida”? No sé a qué quiere hacer referencia, pero en la guerra había, al menos, dos bandos, y le puedo asegurar que se produjo, no es ninguna pretensión…

      Responder a este comentario
  4. BEATRIZ
    BEATRIZ 26/02/2014, 09:14

    Totalmente de acuerdo.

    Responder a este comentario
  5. Miloz
    Miloz 25/02/2014, 17:19

    El que quiera homenajear a Machado, que se desplace a Colliure, donde está su tumba impoluta, limpia e impecable, con flores tricolores y donde se respeta al máximo. Si por desgracia, los restos de Machado volvieran a España, la ultraderecha española ya se encargaría de que a los dos días su tumba aparecería llena de pintadas ultrajantes, así es este país miserable.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.