lamarea.com

martes 21 agosto 2018

Sociedad

La lucha del Centro de Transfusiones continúa pese a que no habrá despidos

Los trabajadores exigen a la Consejería de Sanidad que anule el convenio con Cruz Roja. “Rechazamos la privatización”, mantienen

13 febrero 2014
13:35
Compartir
La lucha del Centro de Transfusiones continúa pese a que no habrá despidos
Centro móvil de donación de sangre en la Puerta del Sol de Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ

MADRID // La Consejería de Sanidad y los sindicatos que representan a los trabajadores del Centro de Transfusiones de Madrid firmaron el pasado martes un acuerdo por el que se reubicará al personal a partir del 1 de marzo para evitar despidos.

Ese día entrará en vigor el convenio con Cruz Roja para gestionar las extracciones de sangre en la calle al precio de 67 euros por bolsa extraída. Esa privatización del servicio es la que ha llevado a los trabajadores a encerrarse en el Centro de Transfusiones, un encierro que continuará ya que “el proceso privatizador continúa”.

“Aunque no cabe duda de que el mantenimiento de la totalidad de los puestos de trabajo es una excelente noticia, no queremos dejar pasar la oportunidad de recordar que nuestra lucha no se limita a esto”, explican los trabajadores.

Deli Edreira, de la Asociación de Empleados del Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid (Adecetma), recuerda que “desde el primer momento nuestro objetivo principal ha sido, y sigue siendo, la defensa de una donación 100% pública, y por tanto seguimos encerrados en el Centro de Transfusión en defensa de la no privatización de sus colectas externas”.

Desde el pasado día 3 de febrero, los trabajadores del Centro mantienen un encierro rotativo “para no dejar de ofrecer este servicio público”. En cada turno (de mañana tarde y noche) hay aproximadamente entre 30 ó 40 personas encerradas.

El martes llegó la propuesta de la Consejería de Sanidad sobre la reubicación de los trabajadores, pero ese mismo día la asamblea decidió mantener las protestas, una decisión a la que se sumaron los sindicatos. “Seguimos unidos, este acuerdo nos ha reforzado”, explica Deli Edreira, quien ha anunciado que están preparando una demanda para impugnar el convenio ya que, “como nos dice la misma Consejería, esto es una decisión política”.

Este domingo, los trabajadores realizarán una marcha desde el Centro de Transfusiones hasta la marcha convocada por la Marea Blanca en defensa de la Sanidad pública y contra la privatización de la misma.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

2 comentarios

  1. Despertad
    Despertad 15/02/2014, 21:26

    Era socia de Cruz Roja. Por este motivo me he dado de baja.

    Responder a este comentario
  2. ateo666666
    ateo666666 13/02/2014, 16:22

    Cada vez está más claro que la privatización encubierta de la sanidad pública, que está llevando a cabo la Comunidad de Madrid, lejos de ser un ahorro para las arcas públicas es directamente una estafa en toda regla, orquestada únicamente para beneficiar a las empresas y lo que es peor para hundir al resto de hospitales que todavía quedan en manos públicas.http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2014/01/las-tramposas-cuentas-de-la-gestion.html

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

El viejo oficio de hablar mal de Barcelona

"¿Existirá también una campaña inversa equivalente? De medios catalanes que hablen mal de Madrid, justificada o injustificadamente, los hay y bastantes. Que hablen de España como una sociedad al borde de un conflicto violento sin justificación alguna, no", argumenta Èric Lluent