La jueza pide a FGV las piezas del tren siniestrado el 3 de julio de 2006

Estas son las primeras actuaciones de la magistrada tras la reapertura de la causa que investiga el accidente de metro de Valencia que costó la vida de 43 personas

El juzgado de instrucción numero 21 de Valencia, que investiga las causas del accidente de metro del 3 de julio de 2006, ha comenzado a pedir a la Administración nuevas pruebas para determinar los motivos del descarrilamiento del metro que provocó 43 muertos y 46 heridos.

En la primera providencia, la magistrada Nieves Molina requiere a Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) “si posee en sus instalaciones piezas de la unidad siniestrada» y si es así, le requiere «que proceda a identificar las mismas, así como informe del tamaño de éstas”.

Esta petición llega después de que los fiscales solicitaran a FGV que remita al juzgado las partes de la unidad siniestrada, la UTA 3736. Además, también pidieron que se guarden en calidad de depósito esas piezas para su examen por los peritos en el proceso judicial.

Al día siguiente, el 4 de febrero, la jueza, le exige a FGV en una nueva providencia que “aporte el libro de incidencias a objeto de que sea testimoniado”. La jueza solicita dicha información porque, constata, “es imposible saber el número de la unidad que sufrió la avería en los frenos”.

aportacion la marea
PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner