lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Cultura

El mundo de la cultura se muestra cauto ante la promesa de bajar el IVA al 10%

Tras más de un año de aplicación del IVA al 21%, se ha experimentado un descenso de la recaudación en la música en vivo, las artes escénicas y el cine

05 febrero 2014
09:41
Compartir
El mundo de la cultura se muestra cauto ante la promesa de bajar el IVA al 10%
El teatro ha sido uno de los más castigados con la subida del IVA.

Trabajadores y empresarios de la industria cultural no acaban de creerse del todo el anuncio del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de que habrá una bajada en el IVA cultural del 21% actual a un 10%. El anuncio lo hizo público este martes al diario Expansión, que sin embargo no dio detalles sobre la medida. “Estamos trabajando en el resto de la reforma fiscal de la cultura, pero nos tienen que dejar trabajar. Iremos paso a paso”, se limitó a afirmar el ministro, en declaraciones recogidas por la publicación económica.

El Gobierno pondría remedio así a la subida del IVA cultural, que, sin embargo, no llegará al 8% anterior a septiembre de 2012 y que, de momento, se trata de una vaga promesa. Tras más de un año de aplicación del IVA al 21%, se ha experimentado un descenso de la recaudación en música en vivo, artes escénicas o cine, según recogía el Anuario 2013 de la SGAE, un efecto alejado del que, en teoría, pretendía la medida.

Las asociaciones del sector ven la promesa de Montoro con “esperanza” pero, al mismo tiempo, con cautela. “Celebramos que eso ocurra, pero de momento se trata sólo de un anuncio, del que sólo sabemos lo que se ha dicho en prensa, así que hay que esperar a que se materialice en una propuesta concreta”, explica Xosé Paulo Rodríguez, presidente de La Red Española de Teatros, Circuitos, Auditorios y Festivales. Además, este director de teatro defiende que la bajada debe aplicarse a todas las artes escénicas.

Según un estudio elaborado por La Red, ya a finales de 2012 la medida había afectado a casi la mitad de los espacios asociados a la organización, pese a que los efectos se han notado de forma progresiva. Ya por aquellas fechas, un 46’24% había visto descender su volumen de contratación entre un 1% y un 25%, mientras que un 7’53% señaló una bajada “notable” de entre un 25% y un 75%.

La Asociación para el Desarrollo de la Propiedad Intelectual (ADEPI), que engloba a entidades como la SGAE, ha emitido un breve comunicado en el que compara el IVA cultural en España con el de países como Francia, Italia o Alemania, más de 10 puntos por debajo. “Por ello ADEPI espera y desea que dicho anuncio se convierta pronto en una realidad”, han declarado. Otras organizaciones como la Federación de Cines de España (FECE) valoran “positivamente la línea en la que están trabajando”.

Mucho más dura con el ministro se ha mostrado la Unión de Actores. “La subida del IVA ha sido una medida torpe que ha hecho desaparecer a muchas empresas y que estemos al borde de la extinción, así que no vamos a aplaudir su rectificación. Nunca se tenía que haber llevado a cabo el ascenso”, denuncia Iñaki Guevara, presidente de la organización, quien cree que este cambio se hace a la vista de las elecciones europeas y regionales.

Guevara señala que el teatro, que se venía manteniendo a pesar de la crisis, quedó “destrozado” a partir de la aplicación de la medida. “Deberían admitir su torpeza y reconocer que el IVA está en contra de los trabajadores y de los empresarios del mundo de la cultura”, ha declarado el presidente de la organización, quien achaca la subida a una “especie de venganza ideológica” por parte del Gobierno contra el mundo de la cultura.

En términos similares se expresó el actor José Coronado en una entrevista hace unos días con Cadena Ser, donde afirmó que “alguien del Gobierno me dijo que se habían equivocado y que esto [el IVA cultural] lo volverían a bajar”. “Un pueblo sin cultura es un pueblo sin identidad. No puedo entenderlo, me parece penoso” Y sigo pensando que es una venganza”, continuaba en la misma entrevista.

Lo cierto es que en el seno del PP se siguen oyendo críticas al 21% de IVA cultural. Este lunes, el presidente del partido conservador en Madrid ha vuelto a abogar por “una fiscalidad cultural más baja”. Y es que la industria cultural supone en Madrid cerca del 4% del PIB, por encima de la media nacional, que se encuentra en el 3’5%, y da empleo a más de 126.000 madrileños. “Tenemos que conseguir que, igual que en otras actividades económicas, la cultura tenga una fiscalidad que no disuada ni a la producción ni a la posibilidad de acceso al público”, ha defendido.

La Marea está editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

1 comentario

  1. Vetinari
    Vetinari 06/02/2014, 09:00

    Lo de bajar el IVA está muy bien pero, si mi sueldo sigue (en el mejor de los casos) congelado, ¿qué gasto voy a hacer en cultura?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.