lamarea.com

lunes 26 febrero 2018

Política

Pablo Iglesias llama a las fuerzas de izquierda a unirse en listas electorales abiertas

El objetivo a largo plazo sería comenzar un “proceso de unidad” de las organizaciones y formaciones políticas que luchan contra la austeridad

17 enero 2014
14:15
Compartir
Pablo Iglesias llama a las fuerzas de izquierda a unirse en listas electorales abiertas
Pablo Iglesias durante la presentación de su proyecto político. FERNANDO SÁNCHEZ

El escritor, politólogo, profesor universitario, tertuliano y ahora aspirante a candidato político Pablo Iglesias ha presentado esta mañana, rodeado por un nutrido plantel de activistas y referentes dentro de los movimientos sociales, su candidatura Podemos, con la que pretende concurrir a las elecciones europeas.

“Dijeron en las plazas que sí se puede y hoy queremos decir que sí, que podemos”, ha comenzado Iglesias su discurso en el Teatro de Barrio, en Lavapiés (Madrid), ante una sala abarrotada. Mientras, decenas de personas que pretendían escucharle se quedaban fuera.

El conocido impulsor de La Tuerka ha defendido que la política no es sólo para “señores encorbatados”. “Si la gente normal no hace política, la harán otros”, ha advertido, en referencia a unos políticos que, según él, son simples “agentes contables de poderes exteriores”.

Pero no se trata solamente de concurrir a unas elecciones. Iglesias se marca un objetivo más ambicioso: hacer confluir a la izquierda en un frente común mediante listas abiertas en las que se impliquen otros partidos progresistas.

El “método”

El plan de Iglesias tiene varias etapas: primero, lograr un “mínimo de apoyo popular”, que sitúa en 50.000 firmas a recoger a través de la web. En segundo lugar, dar comienzo a un “proceso de unidad de fuerzas que luchan contra la austeridad”, entre las que ha nombrado a IU, Anova, las CUP o el SAT. “Les tendemos la mano para unir fuerzas”, ha afirmado.

Y, por último lugar, el “método”. “El método es lo más importante”, ha remarcado. Éste consiste, básicamente en “primarias abiertas”, listas donde participen candidatos de otros partidos -como IU- para que sean los simpatizantes los que elijan a quienes les van a representar.

“Si un candidato de IU tiene más apoyo, me retiraré y me pondré detrás de él”, ha declarado Iglesias. Antes de eso, no obstante, tienen que demostrar “que somos algo”, es decir, lograr apoyo para forzar a otros partidos a participar en este mecanismo de elección de candidatos.

Ante las críticas que alegan que la candidatura tiene una base demasiado personalista, Iglesias ha admitido que en parte es cierto, algo que achaca a la “debilidad de la sociedad civil” en la actualidad. “El paso lo podían haber dado otros como Alberto Garzón, Ada Colau, y unos poquitos más”, ha opinado.

“Nos hemos cansado de ponernos excusas”

Al lado de Iglesias han estado varios activistas y algunas referencias en los movimientos sociales de izquierda. El profesor de Ciencias Políticas, Juan Carlos Monedero, ha tomado la palabra para defender que la iniciativa Podemos es un “desafío” necesario en un tiempo en el que da la “sensación de que no se está haciendo lo suficiente” contra los recortes.

Monedero ha apelado también a la unidad y ha hecho un paralelismo entre lo que las mareas ciudadanas supusieron para el mundo laboral y lo que supondrá Podemos a nivel político. “Nos hemos cansado de ponernos excusas”, ha asegurado. “Somos la piedra en el estanque y esperamos que las ondas lleguen a la orilla y despierten al que está dormido”.

Financiación de base

Por su parte, el responsable de organización, Miguel Urbán, ha querido dejar claro que Podemos será una iniciativa totalmente participativa, que pasará por esa primera consulta para recabar apoyos. “Si la gente no lo ve, no seguiremos adelante”, ha afirmado.

Tras esta primera etapa, ha explicado Urbán, se pondrán en marcha espacios de organización con comités de apoyo y asambleas, y se abrirá a la participación tanto online como física.

Podemos nace también con la vocación de ser lo más independiente posible de los poderes económicos. “No vamos a pedir un solo euro a la banca que queremos expropiar ni a los políticos que queremos echar”, ha aclarado, tajante. “La financiación será ciudadana, ahí deberán estar nuestras lealtades”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

27 comentarios

  1. incredulo
    incredulo 08/06/2014, 00:41

    De verdad creemos saber hasta donde llegan los tentaculos de las multinacionales y los paraisos fiscales??? eso sin hablar de los miles de funcionarios, politicos, jueces, abogados, medios de comunicacion, banqueros, empresarios, notarios, registradores de la propiedad y mandos de los cuerpos de seguridad del estado que estaran sobornados por mafias que cooperan reciprocamente para repartir beneficios e intereses de toda indole. Ellos nos han subestimado siempre. No les devolvamos el favor. El cambio es posible. Pero desgraciadamente las palabras no seran suficientes.

    Responder a este comentario
  2. El Centrista
    El Centrista 27/02/2014, 21:55

    Pablo Iglesas en un muchacho inteligente espero que su inteligencia sea para el bien comun, no solo para la izquierda según dicen los de izquierdas que es su líder. el líder tiene que se para todos de izquierda de derechas y centro, y esto quiere decir que tiene que UNIFICAR LA UNIÓN POPULAR si quiere cambiar las cosas lo ha dicho él, el problema está si le dejan los que le acompañan en su campaña. Una idea, tiene que conseguir unir partidos de todas las tendencias que esten limpios de polvo y paja y hacer UNA COALICIÓN para las europeas y generales.-. Alfonso Blanco.- expresidente CDS en Cy L.y miembro del 15M en la comisión de dasahucios de Valladolid.

    Responder a este comentario
  3. PEPE
    PEPE 28/01/2014, 17:36

    Dejaros de líderes, de personalismos”
    el enmigo es el PODER, el ESTADO….
    Como estructura, hay que pensar más en los MUNICIPIOS, y a partir de ahí, hablar y sobre todo pensar.
    Cuando querais empezamos a debatir.

    Responder a este comentario
  4. Guillermo
    Guillermo 20/01/2014, 23:32

    Profesor de secundaria, doctor, ateo, europeísta, políglota: me apunto.

    Responder a este comentario
  5. Fructidor
    Fructidor 20/01/2014, 16:12

    O sea que como los que militamos en la izquierda transformadora desde hace décadas somos unos anticuados, ahora tienen que venir con mercadotecnia y líderes mediáticos impuestos para decirnos cómo se han de hacer las cosas. Miren ustedes, en IU se trabaja los 365 días del año en miles de municipios de todo el Estado, no solo la víspera de unas elecciones europeas y desde unos púlpitos mediáticos prestados. Convergencia en el proceso de debate de las ideas, coparticipación en la lucha social, pero quien decide en IU son sus militantes. Y se podrá llegar a amplias alianzas con otras organizaciones, pero desde la soberanía de cada cual, no desde órdagos o imposiciones. http://hijodefructidor.blogspot.com.es/2014/01/es-la-hora.html

    Responder a este comentario
  6. a.casero
    a.casero 19/01/2014, 23:44

    Hay que empezar a unificar criterios políticos para ir sumando fuerzas, si nos quedamos en otra candidatura hemos hundido muchos sueños de cambios y de transformaciones.
    No nos dejemos llevar por los impulsos y demostremos seriedad y credibilidad.Me temo que puedan utilizarnos a través de personas que utilizan las redes anónimas para provocar una mayor crispación entre los que intentamos crear un gran movimiento de izquierda. Tengo mis dudas, pero hay que saber correr con el compromiso.

    Responder a este comentario
  7. María
    María 19/01/2014, 19:13

    El cambio no tiene por qué venir de uno o dos partidos políticos o movimientos sociales.
    Puede muy bien ser y creo que será la suma de todos ellos. De los que estamos integrados en unos u otros.Todos tenemos puntos en común y debemos ponerlos en acción, ya.
    La diversidad es riqueza y alienta el debate y la crítica.
    “que cien flores florezcan y que cien escuelas de pensamiento compitan”.

    Responder a este comentario
  8. Oráculo de Delfos
    Oráculo de Delfos 19/01/2014, 15:39

    Otro salvador más para regenerar a España. Después del Cid, tenemos a Pablo Iglesias. La historia de siempre: a través de sus buenos contactos se promociona en los medios y ahora entra en política para ser eurodiputado. Dietas, viajes gratis en clase preferente, sueldos astronómicos. Todo para “el bien del pueblo” y a nuestra costa. Ya hace dos mil quinientos años Platón dijo unas cuantas verdades sobre estos salvadores. Pena que la humanidad nunca haya aprendido.

    Responder a este comentario
    • Plebeyo en la plaza
      Plebeyo en la plaza 20/01/2014, 21:17

      Muy de agradecer si nos pones el pasaje de Platón que citas. Tras reponernos de la sorpresa-soponcio, bastante gente nos tememos lo que dices aquí. El tiempo, ya queda poco, nos dirá.

      Responder a este comentario
    • Dino
      Dino 26/01/2014, 23:46

      Oráculo, no se debe demonizar algo que desconoces, hasta ahora en mes de 30 años nada ha cambiado, y si este movimiento se ofrece para unir a toda la “IZQUIERDA”, pues veámos que se puede hacer ya de una vez, pero no para hacer críticas y suposiciones, sino para que de una vez por todas las personas de izquierdas se una todas y acepten lo nuevo, lo que de verdad pueda cambiar este montage que nunca ha sido de izquierdas, y deben se los grupos de izquierdas lo primeros en habrir esas puertas a la unidad de todos, sin miedos a que puedan ser elegados y con el ánimo de que sean los que más apoyo tengan en esas primerias lo que puedan llegar al Parlamento, en este caso a Europa.

      Responder a este comentario
  9. berciano
    berciano 19/01/2014, 13:26

    Mucha verborrea, incluida la de los comentaristas y nada de acción política. Una alternativa verdadera tiene que mostrar sus intenciones de profundo cambio del sistema. Pocos objetivos pero con un fin claro y la gente nos movilizaremos:
    1) bajar los sueldos de los políticos al sueldo medio profesional. Sin coches oficiales ni dietas.
    2) elaborar una ley estatal de participación ciudadana. En todas las decisiones importantes del Estado, los ciudadanos tienen la última palabra.
    3) Cambiar la ley de partidos. Eliminar la financiación. Solamente se harán difusión en los medios de comunicación. El mismo espacio, tiempo, etc. Tendrán que proponerse objetivos concisos y habrá que cumplirlos, sino, de nuevo elecciones.
    4) Separación del poder judicial del político. Los jueces que formen parte de los diferentes estamentos judiciales lo harán por méritos profesionales y oposición, siendo evaluados por lod propios profesionales del sector.
    5) Nueva ley anticorrupción. Cualquier imputado con cargos fundados, tendrá prisión sin fianza. Hasta que el dinero no aparezca, no habrá juicio. Penas muy duras sin posibilidad de reducción por buen comportamiento. Los ladrones de guante blanco, bien sabemos todos que se saben comportar educadamente.

    Más cosas hay que cambiar, pero con que un grupo político prometa esto y lo cumpla, tiene la mayoría absoluta asegurada.
    Todo lo demás, a estas alturas, es un engañabobos.

    Saludos.

    Responder a este comentario
  10. Antonio
    Antonio 18/01/2014, 23:17

    todas las candidaturas de izquierdas deben unirse y toda en una asin se cactaran votos para hacer un gran grupo al parlamento Europeo.

    Responder a este comentario
  11. Eduardo
    Eduardo 18/01/2014, 20:22

    Todo proyecto que no incluya democracia directa (ILPY referendums vinculantes) y listas abiertas suena a: “quítate tu para ponerme yo”.

    Responder a este comentario
  12. Stepario
    Stepario 18/01/2014, 15:12

    Vais a acabar a navajazos entre vosotros por conseguir una butaca del régimen corrupto, mafioso y dictatorial.
    El sistema es obsoleto, caduco y agonizante. No puede resolver las necesidades de las personas, solo importa el dinero.
    Esas futuras candidaturas servirán para apuntalar el régimen que se derrumba, cuidado no os vaya a caer todo encima.
    ¡Que no, que no nos representan, que no!
    No os confundáis de trinchera.

    Responder a este comentario
    • Isabel
      Isabel 18/01/2014, 17:16

      Es necesario un partido político que jugando el mismo juego que los represores desmonten el sistema desde dentro como un caballo de troya. Luchas desde fuera está visto que es bastante ineficaz, y quedarse en casa sin votar solo beneficia a la corrupción del sistema.

      Responder a este comentario
  13. José
    José 18/01/2014, 08:53

    En algún momento, en algún lugar, de cualquier forma…
    Hemos de romper el inmovilismo que nos ha traido hasta aquí.
    Este puede ser un magnífico principio.
    Cuestionarlo todo, seguirá dejandonos aqui, bañados por el negro e incierto futuro.

    Responder a este comentario
  14. Antonio
    Antonio 18/01/2014, 00:37

    Buenas intenciones, pero no lo veo, cansados ya de tanta plataforma política que se pisan unas a otras. Serán como el último anuncio del año, que sale más caro pero sólo se le ve antes de las uvas.
    La solución pasa por la lucha social, ahí sí podemos.

    Responder a este comentario
  15. Burua
    Burua 17/01/2014, 22:59

    Señores de “podemos”.

    La web va fatal y da errores, si rellenas los datos al dar a enviar se cuelga. Mirarlo por favor.

    Responder a este comentario
  16. Sebastopol
    Sebastopol 17/01/2014, 19:07

    Las acusaciones de personalismo son ciertas pero también entendibles y, creo, deberían hacer pedagogía sobre esto. Es evidente que tras 6 años de recortes y de políticas contra la ciudadanía la gran mayoría social no se ha movilizado de una forma masiva y determinante para cambiar el rumbo y por tanto se impone cambiar la estrategia y cambiarlo desde dentro. Y si vamos a entrar en su “sistema” tenemos que jugar con sus mismas armas y elementos. Estamos en la “sociedad del espectáculo” y la imagen”. Y ese es su sistema, su club, su cortijo y su chiringuito…. Por desgracia tenemos una sociedad condicionada como un perrito de Pavlov a votar cada cuatros años, y hasta ahí llega en la gran mayoría de la sociedad el ejercicio de ciudadanía consciente, exigente y defensora de sus derechos. Y como siempre el tiempo, el tiempo que corre en contra de todos nosotros y a favor de ellos…Otra cosa, ¿en qué iniciativa de las surgidas del 15M no está afectada de personalismos? Adelante

    Responder a este comentario
  17. Wally
    Wally 17/01/2014, 18:35

    Comparto plenamente este análisis:

    Sobre métodos y contenidos
    (Consideraciones sobre la candidatura de Pablo Iglesias)

    Hace ya tal vez demasiado tiempo, alguien a quien pienso seguramente admirará Pablo Iglesias, Guy Debord, escribía que “no se puede combatir ya la alienación bajo formas alienadas”. Y hace bastantes más Antonio Gramsci escribía también que “‘en la política de masas decir la verdad es una necesidad política”.

    No pretendo que este artículo se convierta en una sucesión de citas inconexas en las que el lector se pueda perder, pero creo que cada una de ellas expresa las principales críticas que voy a tratar de exponer: una sobre el método y otra sobre el contenido. Ambos no deben ir separados y ,posiblemente, uno sea, en buena parte, consecuencia del otro, pero tratarlos aparte se me antoja una cuestión de orden.

    En ningún caso es mi intención elaborar una crítica que tenga que ver con el despecho porque esta candidatura pudiese perjudicar a otra que me pueda parecer más oportuna o porque “mi grupito” esté o no esté incluido en ella. Han surgido y surgirán críticas, legítimas por supuesto, a las que podemos considerar “partidistas”, pero esta no va a ser ninguna de ellas. Incluso es posible que el grupo al que pertenezco manifieste su apoyo, de una u otra manera a esta candidatura.

    Pasemos entonces a la cuestión del método. Tal vez resulte demasiado contundente calificar de alienado al método para construir esta candidatura. Aún reconociendo esto, sí pienso que resulta un calificativo descriptivo que pretende llamar la atención. Una vez más, la enésima, nos encontramos con la construcción de una candidatura a toda prisa, con una carrera en la que parece que lo único que importa es “aprovechar la ocasión”. Y volvemos a hallarnos ante una supuesta unidad que en realidad es muy pobre y poco unitaria, y que deja a una multitud de sujetos que podrían estar fuera del proyecto.

    Como siempre, se dan todos los llamamientos a la horizontalidad, a la representación de los movimientos sociales o a la construcción desde abajo, mientras que, en realidad, la decisión procede más de la intención de algún partido por no quedarse fuera del juego electoral en el escenario europeo. Por supuesto, todo esto vía estimulación del natural ego de un cabeza de lista que tiene una enorme capacidad para la comunicación. En mi opinión se vuelve a caer en el error de centrar todos los esfuerzos y las esperanzas en las contiendas electorales, repitiendo lo que ya ha hecho muchas veces IU, mientras que no se consigue un arraigo social real. Tal vez esa ausencia de arraigo y esa impotencia para construir sociedad alternativa son las que impulsan a esa irrefrenable tendencia electoralista.

    Hay en la historia reciente de la izquierda española numerosos ejemplos, por no decir todos, de agrupamientos y candidaturas que han nacido con vocación de futuro, con la intención de construir algo sólido, desde abajo, para trabajar con largo aliento, y que se han disuelto al día siguiente del mayor o menor fracaso electoral. De todos modos, al igual que en este caso, en mi opinión, siempre estos agrupamientos han carecido de un apoyo social relevante y han fiado su proyecto a que un resultado electoral importante fuese la palanca para construir un movimiento fuerte; craso error una vez más intentar colocar a los bueyes delante del carro…

    Y, como ya se ha apuntado en algún que otro artículo al respecto, siempre se nos llena la boca con nuestra inquebrantable adhesión a “lo colectivo” y nuestro rechazo al caudillismo y a las figuras que representen cualquier tipo de hiperliderazgo. Pero, cuando llega la hora de la verdad, cuando nos entran las prisas porque los otros se presentan y nosotros, claro, no vamos a ser menos, olvidamos el ya famoso “Ni en dioses, reyes ni tribunos está el supremo salvador”, de la Internacional y buscamos al más famoso de los tribunos, a un “supremo salvador” que pueda conseguir un buen puñado de votos que nos deje, de momento, en buen lugar. Y, sin embargo, olvidamos lo principal, que solo un potente y amplio movimiento de masas es capaz de cambiar las cosas de modo radical.

    Todo esto sin tener en cuenta el daño que puede hacer a futuros procesos unitarios la ausencia de numerosos grupos que se reclaman de la izquierda, y, lo que puede ser más importante, el sentimiento de instrumentalización electoralista que puede cundir en algunos movimientos sociales. Estos procesos de “unidad”, apresurados y casi siempre sesgados, dejan cadáveres y malas sensaciones por el camino en todas las ocasiones. Debería ser mucho más importante la consolidación de alianzas y de relaciones con la sociedad que las urgencias por participar en las elecciones. No contemplo, por incredulidad, el inmenso daño que podría hacer al conjunto del movimiento si el objetivo de esta candidatura no fuese más que el de constituirse en grupo de presión para negociar puestos en un eventual proceso de fusión con la candidatura de IU. Esto ya sería más trágico que cómico.

    Resulta ya un poco agobiante que cada vez que se abordan este tipo de procesos, se exprese la voluntad de que el siguiente se hará con más tiempo y que se iniciará una elaboración realmente “desde abajo”. La razón por la cual ocurre esto una y otra vez, me parece evidente: no existe una base social real, los grupos políticos que impulsan estas candidaturas no tienen ni la implantación ni la influencia necesarias para que su programa sea reflejo de las aspiraciones populares; de ahí que esa tendencia, ante la propia debilidad, a fiar su suerte a personajes mediáticos, sea bastante natural.

    La cuestión de los contenidos también va muy ligada con el tema del método. Los contenidos, también elaborados a toda prisa y con no demasiada discusión colectiva, no son casuales y sí más bien causales. Cuando se pretende armar una candidatura como ésta, en lo que lo menos importante es el manifiesto, y lo más importante las figuras que la encabezan, los contenidos que “triunfan” son los que ya han sido discutidos previamente por el grupo más organizado que integra esa candidatura. No pienso que se trate de una táctica traicionera o fruto de la perfidia de un Comité Central en la sombra que pretende imponer sus ideas, pero sí debemos reconocer que la pasividad o la buena voluntad del resto hacen que determinadas ideas se vean plasmadas u obviadas en los documentos.

    En el manifiesto de esta candidatura nos encontramos con alguna ausencia clamorosa. Yo diría que falta lo principal, y por eso pienso que esa necesidad de decir la verdad al pueblo no queda cubierta en este caso. ¿Qué es lo principal? Creo que resulta indispensable que una candidatura de izquierdas que quiere un cambio social radical plantee la necesidad de la salida del Euro y el cuestionamiento de la presencia española en la UE. Hay que decir la verdad porque hay que dejar muy claro que con el euro y con este modelo de Unión Europea no son posibles otro tipo de políticas que las neoliberales que hemos conocido hasta ahora.

    No es posible hurtar a nuestros conciudadanos un debate que ya está surgiendo en muchos países de la UE. Y salir del euro o de la Unión Europea no es ponerse del lado de Marine Le Pen o de la extrema derecha europea, no se está hablando de una vuelta al pasado o de la recuperación de la peseta. Cuando se habla de estas cuestiones desde la izquierda, estamos pensando en una salida organizada de un grupo de países de tamaño cuando menos medio y de la creación de un área económica propia basada en los intereses de las personas y no el de los mercados. Un ALBA a la mediterránea, por buscar un referente. Que IU no se haya atrevido a plantear esta cuestión puede tener una cierta lógica, pero una candidatura de “la izquierda de la izquierda” sí debería plantear estas cosas sin ningún miedo.

    Y una izquierda sin miedo y que tenga la intención de decirle la verdad al pueblo debe hablar de la Unión Europea claramente y denunciar el proceso colonial al que nos está sometiendo el capitalismo alemán. Hay que decirle al pueblo que las enormes tasas de paro que sufre nuestro país se deben, fundamentalmente, al papel que se nos ha otorgado en la división del trabajo en el interior de la UE: servicios, fundamentalmente turismo y muy poco más. Hay que contarle también a nuestro pueblo que este proceso se inició con la integración en la UE, que no se ha detenido ni por un momento, y que ha sido favorecido tanto por los gobiernos del PSOE como los del PP. Y hay que explicar, también, que en la Unión Europea actual no hay espacio para políticas distintas y que Europa no es necesariamente la UE:

    No se trata de guardar ninguna ortodoxia ni de descalificar a esta candidatura porque no reparten panfletos en las fábricas. La izquierda tiene que darse cuenta de que al igual que la explotación del capitalismo se ha ido extendiendo a todos los aspectos de la vida del ser humano, los escenarios de rebelión y de resistencia se han multiplicado. La fábrica se ha desparramado por los barrios, decía hace poco un compañero. De nada sirve hoy en día agarrarse a ortodoxias o a fórmulas predeterminadas. Los hechos de Burgos son paradigmáticos. Tal vez esa multiplicación de escenarios de conflicto social ha pillado a la izquierda con el más bajo grado de organización y de extensión de su historia, pero las cosas son así, la retirada y el acomodamiento de la izquierda política y sindical mayoritarias hacen que las tareas nos parezcan ahora más colosales. Solo identificando los lugares del conflicto social y construyéndose en ellos podrá la izquierda empezar a luchar por la hegemonía.

    Esta crítica a la candidatura que parece va a encabezar Pablo Iglesias no pretende ser destructiva y está escrita desde la completa seguridad de que tanto Pablo como todos los que participan y apoyan su candidatura son “de los nuestros” y están en la misma trinchera que el resto. También es evidente que habrá “de los nuestros” en las diversas candidaturas de izquierda que se presenten a estas elecciones, y, por supuesto, entre los que no se presenten. La candidatura encabezada por Pablo Iglesias tiene apoyos importantes y, con toda seguridad contará con activistas comprometidos y honestos, pero creo que era necesario breve análisis de las debilidades que presenta. En tanto en cuanto sirva de espacio de encuentro de diversos grupos y experiencias de lucha, podremos decir que la candidatura ha jugado un papel positivo. Esperemos, al menos, que esta convergencia sirva para que, de una vez por todas y sin urgencias electorales, se empiece la paciente construcción de un proyecto con una amplia base social.

    Carlos Gutiérrez. (MIA-Pinto)

    Responder a este comentario
  18. Teu
    Teu 17/01/2014, 16:44

    “Pablo Iglesias ha presentado”
    “con la que pretende concurrir”
    “su discurso”
    “decenas de personas que pretendían escucharle”
    “El conocido impulsor de La Tuerka ha defendido”
    “ha advertido, según él”
    “Iglesias se marca un objetivo más ambicioso”

    Eso sólo en la entradilla. Madre mía. Y más:

    Ante las críticas que alegan que la candidatura tiene una base demasiado personalista, Iglesias ha admitido que en parte es cierto, algo que achaca a la “debilidad de la sociedad civil” en la actualidad. “El paso lo podían haber dado otros como Alberto Garzón, Ada Colau, y unos poquitos más”, ha opinado.

    Pero esto qué es?!?!? Una broma? Así tenéis las cosas en Madrid? Dios mío! Un ‘mira quien baila’? Un show de TV star? Esto es la izquierda transformadora?

    Así pretendéis armar un proyecto rupturista des de las instituciones? Anticapitalistas de base sin empezar des de abajo? Quizás seria bueno que aprendierais un poco de Euskal Herria y de la CUP… Qué es eso de empezar la casa por el tejado de las Europeas?

    La verdad es que me sabe mal porque con tanto ruido creía que era algo serio, pero ya veo que esta vez tampoco. Y aunque no vaya conmigo (soy catalán) hubiera preferido leer algo más ilusionante.

    Responder a este comentario
  19. Psicoloco
    Psicoloco 17/01/2014, 15:02

    Ojalá no sea el enésimo proyecto de debilitamiento de las izquierdas.
    En cualquier caso, estoy de acuerdo en que hacen falta nuevos procesos desde abajo a los que se puedan incroporar los partidos políticos tradicionales, pero evitando personalismos.
    En este sentido, cuidado con este proyecto también.

    Responder a este comentario
  20. Retra
    Retra 17/01/2014, 14:42

    Creo que representa la idea de que este chico tiene luces.

    Responder a este comentario
  21. ester
    ester 17/01/2014, 14:22

    ¿Qué es lo que pretende decirnos el fotógrafo con esta fotografía amorfa?

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.