lamarea.com

miércoles 19 septiembre 2018

Opinión

Los marroquíes críticos y el conflicto del Sáhara

Más allá de las reservas de fosfato, los acuerdos de pesca o la represión, tanto españoles como saharauis conocen poco respecto a movimientos combativos dentro de Marruecos

<em>Los marroquíes críticos y el conflicto del Sáhara</em>

“La mujer saharaui es muy luchadora, no como las marroquíes”. Esta frase, que demuestra un absoluto desconocimiento de lo que ocurre en Marruecos, la escuché el otro día durante unas jornadas sobre el conflicto del Sáhara, pronunciada por una joven saharui. No es algo aislado. Cuando un marroquí se acerca en España de manera respetuosa al conflicto del Sáhara, se encuentra con este tipo de situaciones. “A esta gente hay que darle leña”, soltó un asistente durante otra charla hace unos meses, tras la intervención de una joven marroquí que defendía la colaboración entre las dos partes del conflicto contra el mismo régimen. El que habló era esta vez un español que, para colmo, llevaba puesta una camiseta del Che, aquel revolucionario que dejaba claro que la guerra era contra los regímenes, no entre los pueblos.

Estas muestras de desconocimiento, a veces desprecio y odio, a ratos desconfianza -“creía que eras espía”-, son más comunes de lo que deberían. De manera continua, se generaliza y se construye una imagen salvaje y retrógrada de los ciudadanos marroquíes. Por otro lado, es necesario recordar que el régimen usa a parte de la población marroquí en el Sáhara para reprimir manifestaciones. Este tipo de actuaciones ciega y lleva a generalizaciones, un peligro del que hay que huir.

Lo cierto es que más allá de las reservas de fosfato, los acuerdos de pesca o la represión en ciudades como El Aaiún, Smara o Dajla, la mayoría de españoles y saharauis conocen poco respecto a los movimientos combativos dentro de Marruecos. “¿Por qué no luchan los marroquíes por la causa saharaui?”, se nos pregunta a veces con indignación. Aquí el problema está en cargar de responsabilidad a un pueblo, el marroquí, que sufre el mismo régimen, que lucha también contra él a un precio muy alto -cárcel, torturas, acoso, exilio-, que se manifiesta por el precio de la comida, la vivienda, la educación y su propia dignidad. Si sufren por reclamar sus libertades, ¿cómo se les va a pedir que lo arriesguen todo por una causa que no es la suya? Si trasladásemos el sistema represivo marroquí a España, seguramente no veríamos tantas manifestaciones como se producen aquí, y menos por batallas ajenas.

Pero, aun así, muchos marroquíes denuncian públicamente los abusos de derechos humanos en el Sáhara y reivindican su derecho a decidir. Uno de ellos es el partido Vía Democrática, que, desde su creación en 1995 -heredero de Ila Lamam, brutalmente reprimido por el régimen en los años 80- ha exigido de forma continua el derecho de autodeterminación del Sáhara, en respeto a la legalidad internacional. El actual secretario general de esta formación de izquierdas, Mustafa Brahma, ha cumplido 10 años de cárcel por su militancia política. El pasado diciembre estuvo en Madrid dando una charla. Una joven que asistió al acto le preguntó sobre su postura ante el Sáhara, a lo que él respondió, en alusión a su periodo entre rejas: “Hoy puedo decir libremente que apoyo la autodeterminación del Sáhara porque ya he pagado el precio de mi libertad”.

Otra organización que denuncia la actitud del régimen en el Sáhara es la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), hasta hace pocos meses liderada por una mujer, Khadiya Riadi, que ganó recientemente un premio de derechos humanos de la ONU. Riadi, como sus compañeros, ha recibido innumerables golpes de la policía marroquí. La AMDH, con más de 70 secciones, tiene también presencia en El Aaiún, desde la que vigila y denuncia los excesos del régimen, como la represión de la manifestación en Smara del pasado mayo, tras lo que emitió un duro comunicado en el que exigía abrir una investigación sobre la grave represión y que se “castigase a los autores sea cual sea su rango y función”.

La sede de la AMDH en Rabat ha dado cobijo a los familiares de los presos políticos de Gdeim Izik, que fueron encerrados en la cárcel de la vecina población de Salé. También hizo una fuerte oposición -llegando a ponerse en contacto con el ministro de Justicia marroquí- al denunciar la situación en la que se encontraban estos presos. Además, estuvo presente mediante observadores en el juicio de Gdeim Izik.

El movimiento 20-F -equivalente en Marruecos al español 15-M- ha vuelto a politizar a grandes capas de la población magrebí. Aunque ahora no muestra su fuerza en las calles como hace dos años, sí se ha materializado en una red de pequeñas iniciativas. Es un oportunidad muy buena para que se cree un entendimiento entre la juventud de ambas partes del conflicto y que se extiendan actitudes que, desgraciadamente, hoy son aún minoritarias. Para que podamos sentarnos todos a beber té bajo la misma jaima, sabiendo quién es el verdadero enemigo.

“El pueblo norteamericano no es culpable de la barbarie y de la injusticia
de sus gobernantes, sino que también es victima inocente de la ira de todos los
pueblos del mundo, que confunden a veces sistema social con pueblo”
Ernesto Che Guevara

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Omnia Nur

Omnia Nur

2 comentarios

  1. Migue
    Migue 03/05/2014, 22:42

    No es mi intención ir en contra de la población marroquí, bastante tienen con aguantar un régimen feudal en pleno s.XXI, pero hay que tener bien claro que los marroquíes son súbditos de la monarquía alauita, los saharauis NO, y esa es la diferencia, los saharauis son ciudadanos de un territorio ocupados hace algunas décadas, que jamás en su historia tuvo nada que ver con los sultanes de Marruecos, son un pueblo ocupado ilegalmente por eso la lucha de los marruquies no puede ser la misma que la de los saharauis, unos están en su país, pero los otros no tienen ni país. No es mi intención meter a todos los marroquies en el mismo saco, pero los colonos con los que Marruecos ha plagado el Sahara, que normalmente son gente de pocos recursos y que en su mayoría provienen de la zona de Tarfaya, a menudo son utilizados para delatar a todo aquel saharaui sospechoso de simpatizar con el Polisario, por eso la relación de la población ocupante con la población ocupada no es buena.
    Y sí, sí hay diferencias culturales entre unos y otros, los saharauis siempre han vivido el islam de una manera mucho mas tolerante que los marroquies, por eso sus mujeres son mas libres y no tan sumisas como en Marruecos.

    Responder a este comentario
  2. Psicoloco
    Psicoloco 07/01/2014, 14:43

    Totalmente de acuerdo. Por muy genocida que se un gobierno y por mucho apoyo popular que tenga, nunca se debe generalizar sus decisiones al pueblo que a menudo las padece.
    Además, la legitimidad democrática es muy cuestionable, no sólo por su falta de respeto a los derechos humanos de tantos saharauis y marroquiés, sino también porque hay partidos que lo tienen muy difícil sino imposible para presentarse, lo cual también se muestra en la poca participación de la ciudadanía en las elecciones.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".