lamarea.com

lunes 24 septiembre 2018

Opinión

¿Mejor un trabajo precario que nada?

“La oligarquía también quiere que todos tengamos trabajo, pero precario. De hecho, podríamos llegar a ser un país lleno de pobres con pleno empleo”, sostiene el autor

<em>¿Mejor un trabajo precario que nada?</em>
Dos desempleados frente a una oficína de INEM. FERNANDO SÁNCHEZ

“Cualquier fórmula es mejor que estar en el paro”, dijo en agosto pasado Arturo Fernández, vicepresidente de la patronal española, CEOE. Gracias a las sucesivas reformas laborales está surgiendo un nuevo tipo de trabajadores. Son los trabajadores pobres. Personas que venden su fuerza de trabajo a cambio de una cantidad de dinero insuficiente para vivir con dignidad, personas que firman contratos de media jornada y trabajan más de ocho horas al día por menos del salario mínimo. Personas que trabajan gratis a cambio de una falsa promesa de permanencia. Personas, incluso, que pagan por trabajar a cambio de experiencia.

“Suponte que tú ofreces un empleo y sólo hay un tío que quiera trabajar. Tienes que pagarle lo que pida. Pero pon que haya cien hombres (…). Supón que haya cien hombres interesados en el empleo; que tengan hijos y estén hambrientos. Que por diez miserables centavos se pueda comprar una caja de gachas para los niños. Imagínate que con cinco centavos, al menos, se pueda comprar algo para los críos. Y tienes cien hombres. Ofréceles cinco centavos y se matarán unos a otros por el trabajo”.

Este párrafo sobre la vida de los jornaleros que se vieron obligados a emigrar desde Oklahoma hacia California tras el crack del 1929 fue escrito en el año 1939, pertenece a la novela Las uvas de la ira de John Steinbeck, un libro de plena actualidad.

El viernes pasado, el Gobierno anunció lleno de orgullo un descenso récord en las cifras del paro en diciembre. Sus congéneres de la CEOE, de nuevo por boca de Arturo Fernández, se apresuraron a aplaudir: “Es la mejor noticia con la que podíamos iniciar el año 2014”. La noticia, en realidad, es que sí, ha bajado el paro, pero a costa del desánimo de las miles de personas que se borran de las listas del antiguo INEM o que deciden emigrar. También ha bajado el paro porque contratar y despedir cada vez es más barato. El 93,5% de los nuevos contratos firmados son temporales. Es decir: sobre ellos no se puede planificar una vida a medio plazo, son contratos que instalan al trabajador en la precariedad. En su discurso de Navidad, el rey Juan Carlos dijo que para él la crisis no habrá terminado hasta que todos los trabajadores tengan empleo. Ya, pero ¿qué empleo? Esas palabras pueden entenderse como un respaldo a la CEOE y el PP. La oligarquía también quiere que todos tengamos trabajo, pero precario. De hecho, podríamos llegar a ser un país lleno de pobres con pleno empleo.

“Mejor eso que nada”, dirá alguno. Siguiendo ese razonamiento, ¿dónde está el límite? ¿Qué panorama nos espera con la filosofía del mejor esto que nada? ¿Qué evitará que lleguemos al mejor un latigazo, un mendrugo de pan y una escudilla de agua… que nada? Si no se rompe esta inercia la realidad cada vez se parecerá más a la novela de Steinbeck.

Hay quien pese al miedo se planta y se niega a ser un trabajador pobre. El País se hacía eco en diciembre del caso de 80 de los 210 trabajadores interinos y eventuales de la lavandería central hospitalaria de Madrid (en proceso de privatización por el PP). Esos 80 trabajadores han rechazado una rebaja salarial del 46% y han preferido irse al paro. Los que sí han aceptado el recorte van a tener que vivir con unos 640 euros al mes, cuando su salario hasta ahora rondaba los 1.100 euros.

Es lo que el ministro Montoro llama devaluación interna y es la política que está aplicando el Gobierno. Como no se puede devaluar la moneda para ganar competitividad, lo que se devalúa es el trabajo que realiza cada persona. Se obliga al trabajador, como en Las uvas de la ira, a que reconozca que su trabajo vale menos. Para la derecha el modelo a seguir en cuanto a condiciones laborales es el del sureste asiático. La patronal, desde luego, está por la labor. Nada más conocerse las positivas cifras del paro la CEOE se apresuraba a pedir en un comunicado más precariedad: “Ante esta situación de cierto optimismo, CEOE insiste en la necesidad de seguir apostando por medidas de flexibilidad que permitan a las empresas recurrir a vías alternativas a la reducción de empleo y avanzar en el proceso de reformas continuo, sobre todo en materia de contratación y negociación colectiva”.

Desde los años setenta la sociedad española (escaldada con las consecuencias de los comportamientos colectivos del pasado) ha sido sometida desde la política, los contenidos de entretenimiento y la publicidad a un bombardeo constante en el que se ensalzan los valores de un individualismo mal entendido. El espejismo de prosperidad vivido durante esos años hizo que muchos trabajadores perdieran de vista su conciencia de clase. Si a eso se suma el anquilosamiento de los sindicatos y los partidos de izquierda, sus errores y su desprestigio (que la patronal, la derecha y sus altavoces mediáticos no dejan interesadamente de amplificar), ya tenemos el cóctel para una desconfianza crónica en la lucha colectiva contra la precarización laboral. Y, sin embargo, no hay más alternativa a la explotación laboral que los comportamientos colectivos (como demostró, por ejemplo, la victoria de los trabajadores de la limpieza de Madrid).

¿Están los trabajadores (empleados o desempleados) recuperando su conciencia de clase? ¿Se está haciendo más evidente que la lucha sindical es tan imprescindible como lo es una profunda renovación de los sindicatos? En cualquier caso la resistencia colectiva a la explotación laboral no sólo se juega en el campo sindical. También se juega en las urnas, en el asociacionismo, en los movimientos vecinales.

Para evitar que un trabajador ceda al miedo o al chantaje y tome la decisión personal de reventar una huelga o de aceptar unas condiciones laborales peores (comportamientos ambos que tanto benefician a los explotadores y que, a la larga, acaban volviéndose contra todos los trabajadores, también contra los que ceden) es imprescindible un tejido ciudadano fuerte y cohesionado. Contrariamente a lo que creen la patronal y el PP, “cualquier fórmula” (de explotación laboral) no es mejor que el paro.

Existe una estrategia del sindicalismo clásico llamada caja de resistencia. Es una medida colectiva basada en la solidaridad y el apoyo mutuo: consiste simplemente en que los trabajadores ponen algo de dinero en un fondo común para ayudar a otros compañeros en dificultades por haber secundado una huelga o realizado cualquier otra acción sindical. Pero no se trata sólo de dinero, sino de cooperación y apoyo. De hecho necesitamos más que nunca una caja de resistencia ética, de valores: un fondo común de principios en los que todo trabajador pueda reconocerse. La unidad es, y siempre será, la clave de las conquistas sociales, por eso la unidad debería ser la prioridad de los partidos y movimientos de izquierda. Por eso la unidad es lo primero que atacan los explotadores, aplicando mediante amenazas, premios, sobornos o chantajes el famoso divide y vencerás. Y contra el tópico del divide y vencerás cabe anteponer otro igual de válido: la unidad hace la fuerza.

Desde que John Steinbeck publicara Las uvas de la ira han pasado 75 años. Fue su gran contribución a nuestra caja de resistencia ética. Su llamada a la unidad de los trabajadores está más vigente que nunca: “Trescientas mil personas, hambrientas y abatidas; si alguna vez llegan a tomar conciencia de ellos mismos, la tierra será suya”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toño Fraguas

Toño Fraguas

11 comentarios

  1. Ana Rodriguez Martinez
    Ana Rodriguez Martinez 26/08/2014, 20:04

    Muy buenas realmente bochornosos y vergonzosos los que se tnedrian que ir con la merkel son monarquia politicos y banqueros y quedarse alli haciendole la pelota riendole las gracias y probar ellos lo que es agachar el lomo y sudar de verdad no denigrarlo todo siempre a favor de ellos aqui si no tienes papa don enchufe u don braguetazo estas listo y vendido vaya politicos que se tenian que haber recortado ellos los primeros y dejarse de tantas fiestorras con todo pagado y ahora me salto a otro puesto.LICENCIADOS EN CABRONES HABRIA QUE REVISARLOS A TODOS LOS DE AHORA Y LOS EXS.

    Responder a este comentario
  2. Renta Básica YA!
    Renta Básica YA! 10/01/2014, 11:00

    RENTA BÁSICA YA!

    Responder a este comentario
  3. NN
    NN 09/01/2014, 10:10

    Este artículo no dice más que una verdad, a todas luces, incómoda para todos.
    Un ejemplo real: 250€ por 8 horas (dos más para «ayudar» a la empresa que, lógicamente, no computan) y debes darte de alta como autónomo… Me vais a perdonar (o no, me importa bien poco) pero es insultante.
    Viendo los 4 comentarios… ¿500€ supone el alquiler? Bien, ¿y cuánto supone, una vez pagado el alquiler, poder comer? ¿Y los otros gastos tan necesarios y vitales como el alquiler? ¿El transporte, sea público o tengas coche propio? ¿Qué? ¿Lo mejor es agachar la cabeza y joderse? ¡Ya no hablemos de una familia! Pero si hay gente que debe pedirle a su vecino que le caliente el agua de una olla para poder lavarse en invierno… ¡Venga hombre! ¡Hablemos de la lucha de clases! ¡Del miedo a una guerra civil! … Y seguirá habiendo gente que lo haga, que todo lo vea normal, algo pasajero. «Mis hijos vivirán mejor.» ¿Si? ¿En serio? ¿Por qué no preguntas a las generaciones del 40, 50, 60…? No. Pero tranquilos, los que tengan formación acabarán por irse dejando un país de marginados y borregos (con perdón). Thumbs up!

    Responder a este comentario
  4. Pecas
    Pecas 08/01/2014, 18:43

    Lo que me sorprende más que la ideología es la práctica. O sea, está claro, y creo que en eso estamos todos de acuerdo, que aquel que acepta 500 euros lo hará por unas necesidades u otras. En el caso de un joven puede ver por inexperiencia la posibilidad de empezar una carrera. En el caso de un parado sencillamente se aferra a lo que puede. Pero es que con hijos 500 euros puede significar ni más ni menos que el alquiler, por ejemplo.

    Ese trabajador por supuesto estaría explotado, qué duda cabe, e incluso puede que humillado. Pero quizá la otra posibilidad sea sencillamente insostenible. Así que me parece tremendo que se llame a los necesitados a una especie de “resistencia digna” mediante citas literarias, cuando pueden estar viviendo un drama del que, ay, los alivian esos 500 lamentables euros.

    Incluso el autor, en su Twitter, desde donde llegué al artículo, escribe textualmente: “Si piensas que cualquier trabajo precario es mejor que estar en paro, quizá seas parte del problema”.

    Lo que hay entrecomillado sí que me parece una auténtica desfachatez e incluso vergonzoso. O bien producto de la ignorancia y distancia que da una vida acomodada y tranquila, aunque pueda no haber mala intención y se haya escrito todo esto incluso con las mejores intenciones.

    Responder a este comentario
    • Mendoca
      Mendoca 09/01/2014, 09:37

      En el artículo el autor redacta una realidad, sin la lucha de los trabajadores nunca se hubiesen conseguido todos los derechos que tenemos ahora, jornada de 40 horas, vacaciones, derecho a paro, jubilación, sueldo mínimo, el cual se ha quedado obsoleto, la vida sube y ese sueldo no, por lo tanto somos más pobres como sociedad, hay que votar a partidos políticos que defiendan una subida del salario mínimo, la refistribución de la riqueza y defender el honor de los trabajadores, a día de hoy ninguno de los partidos que han gobernado lo han hecho, solo han defendido un sistema económico que produce pobreza y hace que los trabajadores tengan que asumir esos sueldos abusivos y tengan que conformarse con ello como mal menor. Estoy contigo en cuanto que es complicado situarse en la posición de alguien con necesidades reales, pero no por ello no se puede denunciar un hecho que está provocando una situación laboral insostenible.

      Responder a este comentario
  5. oulanem
    oulanem 08/01/2014, 11:20

    No sólo ha vivido entre algodones, es que ha sido alimentado con todos los codimentos de la manipulación propios de la progresía, en esa cocina de El País que hizo pasar por demócratas de toda la vida a los teóricos falangistas como Laín Entralgo, Tovar, Aranguren…. Para empezar la frase de Arturo Fernández la puede encontrar en boca de los socialistas Felipe González, Solchaga, etc, que inventaron los contratos basura y todo lo demás. Para seguir hace una demagógica confusión entre conciencia de clase, trabajadora, y ciudadanos, cuando sabemos que los ciudadanos, como el pueblo, se dividen en clases sociales enfrentadas, y no unidas. Y esa petición de unidad la hace en base a esa ideología de las clases medias, clases medias que tanto gustaban al Caudillo porque impedirían los enfrentamientos clasistas, y en eso está empeñado Toño Fraguas difundiendo ese discurso confusionista Nos habla de unidad, de unidad ciudadana, cuando lo que se necesita es unidad de clase, y demuestra que en realidad nunca ha pertenecido a la izquierda trabajadora pues entonces sabría que a esas peticiones de unidad de los reformistas durante décadas se ha contestado en las reuniones obreras aquello de “Sí, sí, unidad, pero para luchar”, no para ir a las urnas que es lo que nos aconseja en última instancia como publicista de una izquierda que en los 80 según The Economist era un gobierno bastante más a la derecha que la Sra. Thatcher. Y por último no necesitamos ninguna “caja de resistencia ética”, Trotsky aconsejaba agarrar bien fuerte la cartera cuando los moralistas pequeños burgueses hablan de ética pues quieren robarnosla, sino volver a tomar la teoría revolucionaria de la lucha de clases y la organización del proletariado en partido político enfrentado a todos los demás, sobre todo a los defensores de las clases medias.

    Responder a este comentario
  6. Pecas
    Pecas 07/01/2014, 19:39

    Este artículo sólo lo puede escribir alguien que ha vivido entre algodones y que desconoce aquello de verse con el agua al cuello. El texto es el reverso tenebroso de “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, ahora convertido en “no cojas trabajos precarios y vete al comedor social mientras yo hago la revolución en pijama”.

    Responder a este comentario
    • M.A.
      M.A. 11/01/2014, 16:45

      Y el tuyo seguramente de esos que revientan las huelgas o creen que hacerlas no valen para nada, seguramente te han pitado los oídos al leer el articulo, por la conciencia que te remuerde, cierto?

      Responder a este comentario
  7. Ya he vuelto
    Ya he vuelto 07/01/2014, 18:56

    En absoluto. Mejor darle con un palo en la cabeza al empresario de mierda. A ese hijoputa que intenta esclavizarte y que hunde al país.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".